ASONADA EN EL MARCONI: DELINCUENTES CONTRA POLICÍAS

Juez y fiscal fueron recibidos por una lluvia de cascotes

Usaron contenedores como barricadas y disparaban contra los policías.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Incidentes en el barrio Marconi. Foto: Marcelo Bonjour

El juez penal de 15° Turno, Ricardo Míguez, y la fiscal de 11° Turno, Cristina González, llegaron ayer de tarde al Marconi. Una lluvia de cascotes cayó sobre los autos de los operadores judiciales.

El magistrado resolvió que la Policía levantara el cuerpo del adolescente fallecido y se lo llevara al Instituto Técnico Forense (ITF). Poco después, se escucharon ocho detonaciones, dos de ellas de armas largas. Por lo menos tres delincuentes resultaron heridos. Ningún policía fue baleado.

En la calle Juan Acosta, a metros de Aparicio Saravia, una veintena de efectivos de la Guardia Republicana impedía el paso de vehículos. Desde un pasaje, varias personas los insultaban. Dos madres veían cómo sus pequeños hijos correteaban por la vereda. Nadie se preocupaba por la seguridad de esos niños. Otro sujeto, ubicado en la puerta de un rancho, hacía gestos obscenos hacia los policías. Los niños lo miraban y se reían.

Presión.

A las 17:00 horas, un centenar de policías de choque, apoyados por blindados, camionetas e información suministrada desde el aire por el avión "Águila Uno", se desplegaron "en pinza" por los pasajes del Marconi.

Los policías "peinaban" la zona y detenían a aquellas personas que tiraban piedras o eran capturados con armas de fuego. Camionetas con detenidos salían a toda velocidad por Aparicio Saravia en dirección a la Seccional 17°.

Una pequeña camioneta azul, con un cartel de fletes, pidió autorización al piquete policial para pasar por Simón del Pino y Aparicio Saravia. A unos 80 metros de esa esquina, un individuo se bajó de la camioneta. Alarmados, varios policías corrieron en su dirección. Uno de ellos era un jerarca de la Zona III. El oficial superior pensó que el sujeto bajó un palo de la camioneta. Cuando éste movió el percutor hacia atrás, se dio cuenta que era una escopeta. Se parapetó contra una columna. El escopetazo resonó. Los perdigones golpearon el pavimento. Varias piedras impactaron en la mano del jerarca. Luego el individuo se perdió en uno de los múltiples pasajes del asentamiento ubicado sobre Simón del Pino.

"Ese disparo tiene un significado. Quiso decir que ellos (los delincuentes) estaban ahí y no se iban a ir aunque la zona estaba llena de policías", dijo una fuente del Ministerio del Interior a El País.

Seis funcionarios quedaron atrapados en las instalaciones de la policlínica barrial sin poder salir. También fueron rescatados trabajadores de las ONG Tacurú y San Vicente y los centros CAIF del barrio Marconi.

Al caer la noche, la Policía controló el lugar. Un patrullaje preventivo se realizaría durante toda la noche de ayer. Jerarcas policiales vaticinaban que, durante el fin de semana, podría haber nuevas protestas en el Marconi.


Si no puede ver el video haga click aquí

La línea 405 no entra hasta el lunes.

Los sindicatos del transporte colectivo mantuvieron una reunión ayer al caer la tarde con autoridades policiales a las que plantearon que la línea 405 de Coetc no regresará al barrio Marconi por lo menos hasta el lunes. Las autoridades policiales ofrecieron presencia policial dentro de los buses pero la Unott mantuvo la decisión de que la 405 no ingrese al Marconi al menos hasta ese día. Habrá una nueva reunión de evaluación entre las partes a las 12.30 horas del lunes para determinar si están dadas las condiciones de seguridad para que se produzca el reingreso de la línea a la zona.

Hasta que no se reanude la totalidad del trayecto, la línea no irá más allá de Libia y Camino Maldonado.

Ayer un ómnibus de Coetc fue atacado con piedras por un grupo de personas y su chofer y la guarda resultaron golpeados. Decenas de personas con palos ingresaron al ómnibus y los dos trabajadores fueron robados al igual que los pasajeros. El vehículo fue luego incendiado.

Los dos trabajadores debieron ser internados en el sanatorio del Banco de Seguros. La situación llevó a que Coetc realizase un paro ayer que fue levantado sobre las 20 horas.

En los incidentes de ayer también fue vandalizado un taxi que circulaba por el lugar. Su pasajero fue rapiñado y los atacantes rompieron los vidrios del vehículo.

Las ambulancias que vayan al Marconi se ajustarán a un protocolo de seguridad.

SALUD.

Médicos irán solo si hay vidas en riesgo.

La Policlínica de Capitán Tula cerrará al menos hasta el lunes, cuando se realizará una reunión a las 10 de la mañana en la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), donde se decidirá su destino.

De ella participarán las autoridades de la Federación de Funcionarios de Salud Pública, el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) y el Ministerio del Interior. "Vamos a ver cómo se sigue, porque no hubo fallas en el protocolo. Lo que pasó tiene que ver con un tema de seguridad que afecta tanto a usuarios como trabajadores", dijeron fuentes de la ASSE a El País.

La Federación, en tanto, resolvió que entrará al Marconi solo en caso de Clave 1, o sea si hay vidas en riesgo.

Tanto el SMU como el Sindicato Anestésico Quirúrgico (SAQ) expresaron ayer su preocupación por los problemas de seguridad que afectan a los médicos, al tiempo que prestaron su solidaridad con el médico de la policlínica que fue herido.

Este se encontraba ayer en el Hospital Maciel, en la sala de cuidados intermedio. Está en observación luego de que fuera constatada una fractura de cráneo. El médico, que fue atacado cuando entraba a la policlínica, es atendido por el director del Maciel, Álvaro Villar, que es neurocirujano.

Sindicato: "Se deben recuperar los códigos".

La Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP) expresó anoche que se deben "recuperar los viejos códigos" de que al personal de la salud "se lo cuida y respeta" ante hechos de violencia como los de ayer en el Marconi. El sindicato repudió la agresión de un médico de la policlínica de la zona, y anunció que solo atenderán por el servicio SAME 105 Clave 1 (vidas en riesgo) y que los móviles deberán ser acompañados por policías. Tampoco realizarán tareas fuera del centro de salud hasta el miércoles.

"Se deben recuperar los viejos códigos, que al personal de la Salud se lo cuidaba y respetaba; el problema de la violencia está en nuestra sociedad y solo se podrá superar con más educación y políticas sociales que abarquen e incluyan a toda la sociedad", dice la FFSP.

Al final, el comunicado del sindicato le reclama al Ministerio del Interior que atienda "la situación que se vive a diario" en los hospitales, y al gobierno le dice que "no debe analizar nuestra seguridad y la del usuario desde un punto de vista económico y se deben destinar los funcionarios policiales para cubrir nuestros servicios".

Pobreza y menores - Cuenca Casavalle / Marconi.

El Marconi integra lo que se llama la Cuenca Casavalle, al igual que su vecino Las Acacias. Es de las zonas con los mayores niveles de pobreza del país. Según un informe del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), los menores de edad son el 34% de la población de la Cuenca Casavalle, y tres de cada cuatro menores de esa zona son pobres. Allí viven 3,6 menores por cada adulto mayor; el promedio en todo el país es de 1,9.

Educación y Empleo - Bajo nivel.

Los niveles de educación formal de los hogares de la Cuenca Casavalle son muy bajos: cuatro de cinco hogares presentan un nivel bajo, y tan solo uno de cinco alcanza el nivel medio o alto, dice un informe del Mides. En cuanto al empleo, cada diez trabajadores que viven en la Cuenca Casavalle, cuatro presentan algún tipo de restricción. Entre los trabajadores pobres de la zona, la relación es de seis cada diez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)