tecnología sin control

Drones: los ojos del cielo

Para el 1° de marzo, día de la asunción del nuevo de gobierno, la advertencia fue clara. “Prohibido el vuelo de drones en la zona de exclusión”, se avisó, y se alertó que de ser detectada una de estas aeronaves, sería derribada, además de las posibles sanciones a aplicar al operador de la misma.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los drones son una de las estrellas de la última ola tecnológica. Foto. M. Bonjour

Si bien la imagen parece salida de una película con mucho de ciencia ficción, la realidad determina que el vuelo de estos artefactos ya es cosa frecuente en cielo uruguayo.

Los primeros drones, o aviones no tripulados, comenzaron a volar en el país en el primer semestre de 2013. Eran una gran novedad, pero con muy altos costos y de acceso sólo para entendidos. Dos años después, se ven casi sin falta en los eventos masivos, suman usos comerciales -desde la publicidad al negocio agrícola- y se presentan amigables para el manejo doméstico, a cada vez menor precio.

Tal fue la expansión de estos artefactos que en setiembre de 2014 la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia) reguló su uso y determinó que quienes utilicen drones de más de 25 kilogramos (algo poco común) o con fines comerciales, deben registrarse y obtener un permiso especial.

El organismo entendió que “el uso indiscriminado de dichos dispositivos puede llegar a comprometer la seguridad de la actividad aeronáutica en nuestro país”. Igual, si bien reconoció distintos peligros asociados a la utilización de estos artefactos (hecho por el cual se prohibieron el 1° de marzo) y por más que los drones están impedidos -salvo autorización expresa- de volar en áreas restringidas, pobladas o concentraciones de personas y en zonas de tráfico de aeropuertos y aeródromos, la Dinacia no ejerce ningún control.

“No tenemos la gente suficiente para eso. Es algo que habrá que hacer a futuro, pero hoy no podemos cubrir ese tema”, admitió una fuente de la oficina. También se informó que de momento no se recibieron denuncias por mal uso de drones. De setiembre hasta ahora, se presentaron 50 personas para registrar drones, y aún no se culminó ningún trámite.

(Lea el informe completo en la edición impresa de El País o suscríbase aquí a la edición digital)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)