Jueza, fiscal y jerarcas policiales definen estrategia; hay más sospechosos

Declaró secuestrador y surge un giro inesperado en investigación

Las declaraciones del secuestrador de Milvana Salomone, Pedro Leone Echart, y escuchas telefónicas efectuadas por la Policía dieron un vuelco inesperado a la investigación del caso.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jueza Sánchez remitió a la cárcel a Pedro Leone como autor del secuestro. Foto: M.Bonjour.

En un hecho inusual, la jueza penal de 10° Turno, Dolores Sánchez. y la fiscal de 2° Turno, María Camiño, se reunieron durante tres horas y media con el subsecretario del Ministerio del Interior, Jorge Vázquez, el Director Nacional de Policía, Julio Guarteche y el jefe de Montevideo, Mario Layera.

Fuentes del caso indicaron a El País que, tras las declaraciones de Leone Echart, ahora se abre una nueva línea de investigación que podría tener "derivaciones insospechadas", ya que existen otras personas sospechosas vinculadas al secuestro de Milvana ocurrido en la tarde del domingo 17 de mayo en Parque Batlle mientras se jugaba el partido clásico.

El miércoles 24, las principales autoridades recibieron a Milvana, a su esposo, Germán Álvarez, a su hermano, Pablo Salomone y a los abogados Jorge Barrera y Leonardo Costa.

En la reunión, Milvana agradeció el trabajo policial. En tanto, integrantes del equipo investigador señalaron que el secuestro de Milvana fue fortuito y que los delincuentes tenían a otra persona como objetivo.

Los policías también señalaron a Milvana que la banda pensaba utilizar el sótano de la calle Watt (barrio Peñarol) en una especie de "industria del secuestro".

Perdón.

El lunes 15, después que se constató que Milvana había sido liberada, la Policía apretó el cerco que había armado alrededor de la banda por lo menos 15 días antes gracias a informaciones proporcionadas por un recluso.

Fuentes del caso señalaron a El País que Leone Echart se tiroteó con la Policía cuando trataba de escapar en un Chevrolet Corsa Classic, gris, alquilado. En el auto también iba el otro cabecilla de la banda, Gustavo Lepere Mederos y un tercer sujeto sin antecedentes penales. Los delincuentes lograron burlar el cerco policial. Luego fueron atrapados Lepere Mederos, un peón de 23 años y un hombre que hacía changas en la construcción.

Los investigadores lograron monitorear a Leone Echart mientras estuvo prófugo mediante seguimientos electrónicos e intervenciones telefónicas. De esa forma, la Policía logró detectar los contactos que mantuvo el individuo cuando estuvo prófugo.

A las 14 horas del miércoles 24, el entonces prófugo considerado en ese momento uno de los cabecillas de la banda, tomó un café en un bar de Carrasco. Luego hizo varias llamadas telefónicas, entre ellas a su hermana. Esta mujer es esposa de Mariano F., un integrante de la banda detenido y encarcelado el miércoles 17.

Posteriormente, el prófugo se entregó a efectivos de la Dirección de Información Táctica de la Jefatura de Montevideo.

Leone Echart declaró que Lepere Mederos, un sujeto que integró la "banda del Tacoma" a fines de la década de los 90, era el principal cabecilla de la banda. También dio nombres de otros integrantes de la gavilla.

En ambientes judiciales trascendió que la familia Salomone habría pagado una cifra superior a los US$ 300.000 solicitados por la banda de secuestradores.

Cualquier delincuente sabe que en una "salidera bancaria" puede obtener más que arriesgarse a secuestrar a una persona y mantenerla cautiva durante un mes. Además, percibe que la pena por un secuestro es el doble que la de una rapiña.

La investigación policial, dirigida personalmente por el jefe de Policía, Mario Layera, también constató que Lepere Mederos logró juntar un capital mediante distintas actividades ilícitas.

Durante los 7 años que pasó en prisión por el crimen de una joven de Soca, Mariana Denis Pérez, de 24 años, Lepere Mederos cursó varias materias de la Facultad de Psicología. Docentes concurrían a la Cárcel Central a tomarle exámenes.

Carpintero de oficio, la Policía maneja como una segunda línea de investigación que alguien que efectuó obras de remodelación del haras del hermano de Milvana Salomone dio detalles sobre el movimiento económico del establecimiento.

Ayer Leone Echart fue remitido a la cárcel como autor intelectual de un delito de secuestro. Otro detenido, de 18 años (O.W.S.P.) que fue en moto a recoger el bolso con el dinero del rescate, fue remitido a la cárcel por colaborar en el secuestro. A este joven se le prometió un pago de US$ 10.000 para levantar el bolso.

Un hermano mellizo de uno de los secuestradores fue liberado por la Justicia.

Milvana Salomone: "Mi hijo sabía que yo la iba a luchar"

Horas después de ser liberada el martes 16, la médica Milvana Salomone declaró ante la jueza penal Dolores Sánchez y la fiscal María Camiño sobre los 29 días que estuvo secuestrada en un sótano en la calle Watt (Peñarol). El sótano se encontraba debajo del piso de un galpón ubicado detrás de la casa de uno de los secuestradores, Gustavo Lepere Mederos.

La magistrada le preguntó a la médica ginecóloga si, en los días previos al secuestro, había recibido algún mensaje o amenaza.

"No. Me queda una anécdota: hace un par de semanas, mi hijo (de 12 años), me preguntó: ¿Qué pasa si me secuestran? Yo le respondí: Antes que te secuestren, hay miles de personas para secuestrar. Yo por vos doy la casa (ubicada en Parque Batlle). Eso le sirvió para darse cuenta que yo la iba a luchar".

El relato de Milvana en el Juzgado, al que tuvo acceso El País, muestra las penurias que debió enfrentar la médica ginecóloga en un sótano de la calle Watt. "Fue horrible lo que viví, pero pudo haber sido peor", dijo.

Enseguida agregó: "Mirando hacia atrás, no hay ninguna persona tan enojada como para hacerme esto. En mi familia tampoco. En el entorno de mi hermano no creo. La interna de los caballos no la sé".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)