LOS JUEGOS Y LOS JÓVENES VULNERABLES

La ballena azul desembarcó en Uruguay con sus retos macabros

En Rivera quedó internada la primera víctima del juego que lleva al colapso psicológico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Alerta: Desde 2015 el juego dejó más de 100 víctimas fatales en Rusia. Foto: F. Ponzetto

Fue confirmado en la ciudad de Rivera el primer caso conocido en Uruguay de una joven víctima del macabro juego llamado La Ballena Azul. La adolescente —de 13 años— debió ser internada el pasado martes en el hospital local una vez que le descubrieran, en el brazo izquierdo, heridas autoinfligidas para cumplir con uno de los retos que le exigió el "juego" que circula por las redes sociales de Internet: tatuarse una silueta de ballena que cubriera 20 centímetros.

El encargado de la sección Trata y Tráfico de Personas de Rivera, suboficial mayor Óscar Borba, dijo a El País que hasta ahora en la ciudad norteña no se constató ningún otro caso similar. La adolescente estaba llorando en un baño del liceo N° 4 cuando fue asistida por una profesora, quien descubrió los cortes que se hizo en un brazo para dibujarse la ballena. Una versión policial indicó que se los efectuó con un compás, pero declaraciones de la madre de la joven establecieron que usó la lámina de un sacapuntas.

Ni bien se constató la autoagresión física, desde el liceo se llamó a la madre y esta, junto a las autoridades del centro educativo, se dirigieron a la subcomisaría del barrio.

A posteriori el caso pasó a la órbita del Juzgado Penal de 2° Turno y del juez de Familia; a instancias de la magistrada Montans, el caso fue derivado a la Oficina Departamental de Violencia Doméstica y Género para que se realice un diagnóstico de la situación, mientras que en lo penal, tras la resolución del juez actuante, Darwin Rampoldi, la investigación pasó a la Sección Trata y Tráfico de Personas de la División Especializada en Materia de Delitos Complejos de la Jefatura de Policía de Rivera.

Borba agregó que la joven está internada y siendo atendida por un cuerpo multidisciplinario y no corre ningún tipo de riesgo físico. La invitación al juego le llegó desde Bolivia, de parte de un hombre de 30 años que cumpliría el rol de tutor.

Ahora se está investigando el teléfono celular de la joven menor de edad por parte de peritos del centro de cómputos de la policía riverense.

Salud pública.

Horacio Porciúncula, director de Salud Mental y Poblaciones Vulnerables de ASSE, dijo que la usuaria está en tratamiento después de ser atendida por el equipo de salud mental local. Hoy será vista por un especialista más vinculado a la psiquiatría pediátrica y luego se realizará un seguimiento tanto de la joven como de la familia.

Según el médico, los retos de La Ballena Azul van aumentando la fragilidad del jugador a medida que este cumple con cada paso ordenado.

"Es el primer caso que vemos en Uruguay, y esto no se da en cualquier adolescente, se da en donde hay un territorio biológico, un territorio de vulnerabilidad psicológica, un aislamiento muchas veces", sostuvo el doctor Porciúncula.

El Ministerio de Salud Pública, a través de su Programa de Salud Mental, emitió ayer un comunicado advirtiendo acerca de los riesgos del juego La Ballena Azul. Por él se exhorta a la población a acercarse hasta el equipo de salud de referencia cuando sean notorios, en niños y jóvenes, los cambios en los vínculos habituales y círculos de amistades, alteraciones del sueño o consumo de sustancias, que configuran señales de vulnerabilidad psicosocial y demandan apoyo y acompañamiento familiar y/o profesional.

Según contó a Subrayado la madre de la joven internada en el hospital de Rivera, antes de grabarse la figura de la ballena su hija ya había cumplido otros dos retos. "El primero era mirar un video suicida, el segundo mirar diez películas de terror".

Mecánica perversa.

Los denominados líderes de La Ballena Azul invitan a jugar utilizando perfiles falsos en Facebook y reparten mensajes a adolescentes en sus perfiles o a través de Whatsapp convocándolos a unirse a grupos cerrados.

En general extorsionan a los adolescentes con múltiples amenazas de muerte dirigidas a ellos o allegados. Una vez que la víctima cumple cada reto, debe enviar fotografías que lo certifiquen. Así van transcurriendo las pruebas, a cada paso más truculentas, hasta llegar a la número 50, ni más ni menos que la intimación al intento de suicidio. Justamente, el nombre del juego se debe al hecho de que las ballenas se acercan a las costas para morir.

En medios de prensa de la región, en estos días el tema ha merecido difusión debido a situaciones fatales registradas en Brasil y Colombia. El especialista en redes sociales y docente Germán Peña, en una entrevista con EFE enfatizó que detrás de este siniestro "juego" se esconden personas con "trastornos mentales" o traumas infantiles relacionados con la violencia sexual o el maltrato, que encuentran en la red la forma de "devolver" su sufrimiento.

La intensidad de los retos va en aumento al pasar de peticiones como la de comer huevos hervidos o no hablar durante todo el día, hasta invocar espíritus, pararse en medio de un puente sobre un solo pie o quedarse quietos en medio de carreteras transitadas.

Para proteger a las posibles víctimas, el experto también recomienda el monitoreo por parte de los adultos de la actividad en red de los menores.

FORMAS DE PREVENIR.

Manipulaciones - Eduardo Bonomi - Ministro del Interior.

"Esto es lamentable. Hasta ahora se dice en redes y se comenta el juego como que es un juego que juegan los que tienen que pasar ciertas pruebas riesgosas, muy difíciles, y que terminan con la muerte del que participa. Pero el juego es del manipulador, que tiene éxito cuando el manipulado se suicida. Entonces, inducen al suicidio generalmente a adolescentes o personas que estén con depresión psíquica. La policía de Rivera judicializó el tema (de la niña de Rivera) y el director de la Policía Nacional derivó la investigación a Interpol".

Prohibiciones - Horacio Porciúncula - Director de Salud Mental de ASSE.

"Para las prevenciones, como padre, más que prohibir, que controlar, debe haber una actitud de acompañamiento, de saber qué están haciendo nuestros hijos, de negociar permanentemente sobre todo con el adolescente, participar de las cosas que está haciendo, entenderlo, saber quiénes son los amigos, dónde viven, estar atento a alteraciones como las del sueño, de la conducta, cambios de los vínculos habituales, pérdida del apetito, irritabilidad. Y hay que pedir la ayuda profesional si es necesario".

Cercanías - Natalia Trenchi - Psiquiatra Infantil.

"Quiero advertirles a todas las madres y padres, y educadores y adultos que estamos con chiquilines que tenemos que cuidarlos mucho y bien. Andan en la vuelta nuevos peligros que a los adultos pueden pasársenos desapercibidos y vienen por las pantallas. ¿Oyeron hablar del "juego" Ballena Azul? ¿Vieron la serie bestseller de Netflix "13 reasons why"? No barran bajo la alfombra ni crean que solucionan nada con prohibiciones. El partido se gana estando cerca de los chiquilines, alimentándoles sus propios recursos para defenderse".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Tags relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)