CIENCIA

¿Tembló porque hubo luna llena?

Un nuevo estudio desmiente la relación de la luna llena con los terremotos más fuertes ocurridos a nivel global.

Luna llena. foto: Reuters
Luna llena. foto: Reuters

El 26 de diciembre de 2004, un terremoto de magnitud 9,1 fracturó el lecho marino de la costa oeste de Sumatra. El resultado fue un tsunami que mató a casi 230.000 personas en catorce países, lo cual lo convirtió en uno de los desastres naturales más mortíferos de la historia. Y ocurrió durante una luna llena.

El sismo de Sumatra no es el único gran terremoto que haya ocurrido bajo el brillo resplandeciente de la luna. Tanto el sismo que azotó Chile en 2010 como el gran terremoto de Alaska en 1964 también tuvieron lugar en una fecha lunar llamativa. Por lo tanto, es tentador argumentar que ocurren más sismos de gran magnitud cuando hay luna llena.

Sin embargo, un nuevo estudio publicado en Seismological Research Letters menciona que la relación no tiene fundamentos científicos.

Para analizar la supuesta conexión, Susan Hough, una sismóloga del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por su sigla en inglés), estudió 204 terremotos de magnitud ocho o más durante los últimos cuatro siglos. Después los relacionó con el calendario lunar y encontró que no ocurrían más durante una luna llena o nueva que en cualquier otro día del ciclo lunar.

"La creencia popular que relaciona los grandes terremotos con la luna llena no tiene cabida en lo descubierto por la ciencia", mencionó Hough.

Hay ciencia sólida que establece una relación entre los temblores de la Tierra y la Luna. Debido a que durante las lunas llenas y nuevas, la Tierra, el Sol y la Luna quedan prácticamente colocados en línea recta. Esta alineación celestial jala a nuestro planeta y provoca que crezcan las mareas en los océanos y la tierra firme.

Ese efecto es demasiado débil para causar un terremoto por sí solo. No obstante, si la fuerza gravitacional de la Luna jala en una falla que está peligrosamente cerca de una fisura, no es imposible que ocurra un temblor.

"No es una idea descabellada", afirmó Hough.

Sin embargo, el efecto gravitacional es casi nulo y solo sucede bajo ciertas circunstancias, así que nunca se podría traducir en una fuerza notable y, ciertamente, no en una que se pueda ver en un calendario o utilizar para realizar predicciones.

En 2004, por ejemplo, Elizabeth Cochran, una geofísica del USGS que no estuvo involucrada en este estudio, y sus colegas publicaron un estudio que sí mostró un ligero incremento en la cantidad de terremotos que sucedieron durante mareas bajas, pero solo en las de cuencas oceánicas profundas.

Anterior.

Hace dos años, un estudio que llevaron a cabo Satoshi Ide, un sismólogo de la Universidad de Tokio, y sus colegas llegó a los titulares de los periódicos porque sugería que el número de terremotos de magnitudes altas (como el que ocurrió en Sumatra) también incrementa ligeramente cuando aumenta la fuerza de la marea.

Pero, de nueva cuenta, este efecto es tan pequeño que la probabilidad de que ocurra un terremoto durante una luna llena sigue siendo la misma que la de cualquier otro día del ciclo lunar.

Un cambio tan diminuto no sirve para que los científicos predigan cuándo podrían darse terremotos de grandes magnitudes ni tampoco ayuda a los ciudadanos promedio ni a los servicios de emergencia. Simplemente, las mareas lunares son demasiado débiles.

Ya en el estdio realizado por Satoshi Ide aconsejabana las autoridades evitar "obsesionarse" con no deben obsesionarse con el calendario lunar en los modelos de predicción de este tipo de fenónenos naturales.

En resumen, el estudio de Hough "desmiente la superstición prevalente de algunas personas respecto de que la Luna nos advierte sobre el peligro", señaló John Vidale, un sismólogo de la Universidad del Sur de California, quien dirige el Centro Sismológico del Sur de California y no participó en el nuevo estudio.

Por desgracia, Hough no cree que la superstición vaya a desaparecer pronto. Aun así, espera que estudios como este puedan eliminar poco a poco las ideas equivocadas y ayudar a la gente a que con el tiempo se percate de que no, la próxima luna llena no engendrará una serie de terremotos apocalípticos.

EN BREVE

Fenómenos. Existen a nivel global y múltiples

El terremoto de Sumatra en 2004, el de Chile en 2010 y Alaska en 1964, son algunos de los movimientos tectónicos que se asocian a la luna llena. Sin embargo, los investigadores niegan la influencia.

Mareas. Establecen que hay mínima variación

El estudio realizado por la Universidad de Tokio establecía una relación entre distintos terremotos y las mareas provocadas por la luna. Sin embargo, las variaciones son mínimas dice esta investigación.

Insuficiente. No se debe culparla sin pruebas

La tierra tiene un único satélite -la luna- el nuevo estudio asegura que no es posible que la incidencia de él sea tal que logre provocar fenómenos tan fuertes como terremotos gravísimos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)