STREAMING

"Las cosas por limpiar": la historia real detrás del nuevo éxito de Netflix

Una de las series más vistas de la plataforma de streaming está inspirada en la vida de Stephanie Land, escritora con duro pasado

Imagen de la serie "Las cosas por limpiar". Foto: Netflix
Imagen de la serie "Las cosas por limpiar". Foto: Netflix

El juego del calamar continúa como líder de las tendencias de Netflix en Uruguay, pero otra serie la acecha de cerca: Las cosas por limpiar. El nuevo éxito de la plataforma de streaming está basado en una historia real, la de una mujer estadounidense que lucha por sobrevivir en un contexto de situaciones límites.

En concreto, la ficción está basada en la vida de Stephanie Land, una escritora que en sus memorias Maid: Hard Work, Low Pay, and a Mother’s Will to Survive, cuenta todo lo que tuvo que pasar tras separarse de un marido que le ejercía violencia de género. Best seller lanzado en 2019, no está disponible en Uruguay.

La serie toma esos hechos y los adapta, en clave de ficción, en 10 episodios que siguen los pasos de Alex (Margaret Qualley), una chica de 23 años y madre de una niña de dos, que se separa de Sean (Nick Robinson), su pareja abusiva. Urgida por cubrir necesidades básicas como el techo o la comida, acepta un trabajo como empleada doméstica mientras enfrenta todas las adversidades posibles. Eso implica sanar como persona, salir adelante y poder mantener la custodia de la niña.

En la historia real, Land tenía 28 años cuando quedó embarazada de un hombre con el que llevaba saliendo cuatro meses, y que ejercía violencia psicológica sobre ella, repasa el diario The New York Times. Lo abandonó, en medio de una situación agresiva, cuando la bebé tenía siete meses; se fue a buscar lugar en la casa de su padre, se encontró con otro panorama hostil, y terminó en un refugio para personas sin hogar.

Stephanie Land. Foto: Instagram @stepville
Stephanie Land en 2008. Foto: Instagram @stepville

Land tuvo que pedir ayuda al Gobierno estadounidense, como vales de vivienda, subsidios económicos y cupones para alimentación. Luego consiguió un trabajo como empleada doméstica, sin seguro social, con gran precarización y una remuneración de nueve dólares por hora.

De a poco, sumó horas de limpieza y consolidó una fuente de ingresos que le permitían llevar una vida estable, aunque agotadora y desgastante. Hizo ese trabajo por seis años, hasta que pudo acceder a un préstamo estudiantil y formarse en idiomas y escritura a nievl universitario. Maid: Hard Work, Low Pay and a Mother's Will to Survive es su primer libro, y fue un éxito.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados