Diego Presa

Desde la trinchera de un puñado de canciones

El año pasado Diego Presa, el integrante de Buceo Invisible, se mandó un disco solista que lo muestra como un cantautor en su madurez: 13 canciones. Y ahora hay que presentarlo. Será el 21 de marzo en la Sala Hugo Balzo del Sodre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Me gusta caminar por Montevideo, y sentir la ciudad como un cuerpo, latiendo", dijo. Foto: F.Flores.

Presa, que tiene un hablar calmo y reflexiona lo que dice, sabe del honor que es tocar en un lugar así. Pero lo que no sabe es que canciones tan buenas se merecían un lugar así.

Si no puede ver el video correctamente, haga click aquí

—Mucha de la música uruguaya se genera en "movidas" fácilmente identificables porque su origen viene de reunirse en un boliche o de gente que pertenece a la misma tribu urbana, por ejemplo. En ese sentido, ¿de qué movida viene Diego Presa?

—De una especie de "no movida" (se ríe). A mí me resulta difícil rastrear mis orígenes. Quizás porque la historia de Buceo Invisible fue un tanto endogámica, nos encerramos mucho en nosotros mismos y en nuestro trabajo y el contacto que tuvimos con otros músicos o con otros poetas fue tangencial. No fue una intención a priori de encerrarnos: se dio así. Durante muchos años trabajamos en la interna y el contacto con la movida musical de fines de los 90 fue bastante poco.

—La primera vez que oí hablar de ustedes fue a través de Ángel Atienza, cuando estaba por editar su primer disco en Perro Andaluz en 2005. Y a mí me pareció que salían de la nada. ¿Cuántos años de carrera ya tenían entonces?

—Nueve años. Esa sensación de no saber de dónde habíamos salido fue una reacción de mucha gente. Es que siempre habíamos trabajado de una manera "secreta". Nos reuníamos todas las semanas, yo escribía canciones, se escribían poemas, aparecían dibujos y cuadros. Y preparábamos muestras que hacíamos dos veces por año que no difundíamos a través de la prensa, sino "boca a boca". Se armaban unas lindas instancias de 100, 150 personas. Igual eran cosas desmesuradas con estructuras difíciles de sostener, pero no encontrábamos la necesidad de hacerlo de otra forma.

—Buceo Invisibleera la conjunción de varias disciplinas. ¿Eso lo mantiene como solista?

—No. Hago canciones. Entra en otro juego, en otra estructura. Necesitaba un espacio donde pudiese trabajar canciones y solo eso. Algunos podrán decir que son iguales a las de Buceo Invisible, pero yo sentía esa necesidad.

—Usted hizo primero poesía y luego canciones pero que no dejan de parecer poemas.

—Sí, es que las canciones que a mí más me gustan son las que tienen una carga poética importante. Siempre me gustó Bob Dylan, Leonard Cohen, REM, Lou Reed, Eduardo Darnauchans.

—Otra influencia en sus letras parece ser el cine.

—Es una influencia importantísima en toda mi vida.

—Y en sus letras hay algo muy montevideano, de cronista de la ciudad. ¿Es así?

—Está buenísimo que se perciba así porque no creo que sea algo tan explícito. Pero sí, la ciudad es una protagonista en mis canciones.

—¿Cómo es su vínculo con Montevideo?

—De caminarla desde adolescente. La película de Álvaro Buela, La deriva, transmite esa sensación. Montevideo es eso: atravesarla, caminarla. Sentir la ciudad como un cuerpo latiendo.

—Y en sus canciones hay mucha melancolía que también es algo bien montevideano.

—Puede ser. A mí cuesta disecarlas. Por ejemplo, el tema de la melancolía que es un color muy presente en mis canciones, no viene de una intención de escribir desde ese lugar. Pero quizás sea una forma de mirar las cosas que seguramente tenga que ver con el río.

—¿Por qué este disco se llama 13 canciones, dejando explícita la condición de canciones que parece obvia?

—Los títulos de mis dos discos tienen una intención de diferenciarse de los títulos de los discos de Buceo Invisible que tiene una carga poética mayor. Y remarcar el hecho de que acá lo que importan son las canciones. Que esa es la trinchera desde la que hablo.

—¿Cómo fue trabajar con Alejandro Ferradás como productor?

—Es la primera vez que trabajo con un productor y la experiencia fue muy buena. En 2013 compartí un recital con Ferradás y ahí lo vi trabajando con sus músicos; cuando fui grabar el disco y como tenía ganas de cambiar el sonido del anterior que había sido muy lo-fi, Ferradás y su banda fueron la elección lógica.

—¿Qué sonido quería conseguir en el disco?

—Quería rescatar cierta austeridad y que estuviera la canción adelante. Que el disco pudiera mostrar eso: una banda tocando en vivo en donde al frente esté la canción.

—¿Cómo va ser el show del sábado 21 en la sala Hugo Balzo?

—Vamos a tocar todo 13 canciones, canciones del disco anterior y versiones de músicos uruguayos. Seguramente haya invitados, pero aún no lo sé. La invitación tiene que tener un sentido musical y ser una cuestión espontánea: tiene que ser gente que esté alrededor de uno.

Perfil. Cantautor urbano

Nombre: Diego Presa

Nació: Buceo

Otros datos:Prepara un nuevo disco con su banda, el colectivo Buceo Invisible.

El colectivo Buceo Invisible viene trabajando hace tiempo y aunque incluye poesía y artes plásticas, ha trascendido por sus canciones incluidas en discos como Música para niños tristes, Cierro los ojos y todo respira, y Disfraces para el frío. Muchas de esas canciones eran de Diego Presa, quien desde 2013 está encarando una carrera solista que incluye dos discos Diego Presa y 13 canciones, editado el año pasado por el sello Bizarro. En la tradición del cantautor, Presa insiste en la importancia de la canción por sí misma y vaya si lo consigue. Ejemplos como "Le robamos la noche al invierno" o "S. Fair" son prueba de ello. Estarán el 21 de marzo en la Sala Hugo Balzo. Defendiéndose en vivo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados