Entrevista

El regreso a la pantalla de Daniel Javier

Luego de casi 10 años fuera del país y de la TV, Daniel Javier regresa a los medios con el magazine vespertino Más vale tarde, conducido por Mónica Willengton en TNU y cuyo estreno está previsto para la semana próxima. 

Daniel Javier
Daniel Javier. Foto: Fernando Ponzetto. 

El conductor de 57 años, exmarido de Victoria Zangaro, estuvo varios años en Italia dedicado a la navegación de embarcaciones de lujo y también en Estados Unidos. Hoy se casó con Carolina y tienen una hija de dos años. La paternidad fue decisiva para que regresara al país.

—En 2009 dejaste todo en Uruguay y te fuiste a vivir a Italia. ¿Cuáles fueron los desencadenantes?

—Me había separado (de Victoria Zangaro) y no estaba muy conforme con la situación laboral de ese momento. Un tiempo antes me había vinculado, por intermedio de algún amigo, con la navegación, que era y sigue siendo algo que me apasiona. Tuve la suerte de que había una posibilidad laboral con una empresa italiana dedicada a veleros y yates de alta gama y me fui allá a trabajar en barcos de lujo.

—¿Cuál era en concreto el trabajo?

—Recorrer el Mar Mediterráneo en esas embarcaciones como miembro de la tripulación. Mi formación en Uruguay era muy básica, pero allá me fui especializando y llegué a ser primer oficial. Fue una experiencia maravillosa.

—¿Entonces por qué volviste?

—La razón principal es que empecé a hacer esas cosas con 50 años. Es un trabajo muy exigente, que implica una dedicación de 24 horas cuando uno está embarcado. Es también exigente desde el punto de vista físico, porque sobre todo en los veleros, gran parte de la operativa de manipulación de las velas sigue siendo manual. Hay que treparse a los mástiles, tirar de las sogas... En paralelo, me surgió una posibilidad de trabajo en una empresa dedicada a la certificación de calidad y a normas de responsabilidad social con sede central en Houston. Yo trabajo para ellos desde 2006 y en cierto momento me ofrecieron un puesto en las oficinas en Estados Unidos y decidí aceptar. En ese entonces ya había conocido a Carolina (mi actual esposa) en uno de mis viajes a Uruguay y comenzamos una vida juntos. Ella me acompañó a Houston y allá estuvimos tres años.

—Y la vuelta a Uruguay, ¿cómo se procesó?

—Fue cuando Carolina quedó embarazada. Los dos pensamos que lo mejor era que nuestra hija naciera en Uruguay, donde tendría a los abuelos cerca, así que empezamos a planificar el regreso. Por suerte podemos trabajar a distancia en la empresa y estamos felices desde hace dos años en Uruguay. El trabajo implica conferencias diarias con empresas de distintas partes del mundo y con frecuencia viajar a diferentes países. Trabajamos con certificados de calidad y normas de responsabilidad social y tenemos a más de 300 empresas en el mundo certificadas con esa norma.

—¿Volviste a navegar?

—Poco y nada. Pensaba que al volver a Uruguay, me iba a comprar un barquito para regresar. Pero acá me saca las ganas. El color del agua no se compara. Hay que ir a aguas oceánicas que son más movidas y exigentes... así que por el momento no navego.

—Este lunes volvés a la TV con el programa Más vale tarde, que irá de lunes a viernes a las 17:30 por TNU, ¿qué sensaciones te produce?

—Muy gratas. La conductora del programa Mónica Willengton me convocó para que la acompañe desde la coconducción. Trabajamos mucho tiempo juntos en Punta del Este y forjamos una buena amistad. Estamos muy alineados con la idea y la propuesta del programa. Va a ser una locura para mi agenda, pero estoy feliz. La comunicación me encanta.

Daniel Javier
Daniel Javier con su esposa Carolina y su hija de dos años. 

—¿Han hablado de algún perfil en particular para el programa?

—Es un magazine de la tarde. Yo quiero aportar mis conocimientos en responsabilidad social empresarial. Es una linda veta para explorar.

—¿Nervios?

—No. Estoy muy tranquilo. Es algo que me gusta hacer. Si bien hace mucho tiempo que no lo hago, no creo que presente dificultad. Desde el primer día nos pusimos de acuerdo con Mónica y la consiga es divertirnos, ser naturales y atraer la audiencia.

—¿Cuánto te cambió paternidad?

—Fue un cambio muy grande, más a mi edad. Tengo 57 años. De algún modo, pienso que tuve la suerte de que vino a esta edad. No sé qué hubiera pasado antes... seguramente no hubiera podido tener la vida viajera que tuve. También pienso que era una persona muy egoísta y no sé si hubiera estado en el pasado preparado para el grado de renuncia y cambio de prioridades que implica tener un hijo. Es una cosa que te transforma completamente.

Daniel Javier
Daniel Javier en sus tiempos de tripulante de embarcaciones de lujo. 

—Con Victoria Zangaro estuvieron muchos años juntos, ¿mantienen en la actualidad algún tipo de relación?

—Estuvimos 21 años juntos. Siete años de novio y 14 de casados. Fue un vida. Pero todo brillante. Para mí es una persona maravillosa. Me alegré cuando supe que había rehecho su vida amorosa (con Martín Sarthou). Pero no es un persona con la que tenga vínculo en la actualidad. Si tenemos que conversar por algún tema, lo hacemos, pero no se da a menudo. De repente tengo más trato con su hermano que con ella. Porque se ha dado así. No estuve en el país muchos años ni en los medios, así que prácticamente no nos cruzamos. Las veces que nos encontramos en casa de algún amigo en común, nos saludamos.

—¿Dirías que fue una divorcio en paz?

—Sí. Fue una cosa de muchos años. A veces las relaciones mejoran con el tiempo y a veces se estancan y se pierde la magia. Eso fue lo que pasó. Con respeto, cuidado y cariño tratamos de resolverlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º