ENTREVISTA

La nueva reinvención de Raquel Daruech: es Youtuber y tiene su archivo para ver online

La reconocida periodista habla de su constante reinvención y cuenta cómo llegó a digitalizar todo su archivo para que pueda ser visto por las nuevas generaciones

Raquel Daruech. Foto: Gentileza Raquel Daruech
Raquel Daruech. Foto: Gentileza Raquel Daruech

Empezó su carrera en 1983 y desde entonces Raquel Daruech no ha pasado desapercibida. Fue la primera mujer en cubrir temas de Parlamento, y luego condujo durante muchos años La sed y el agua por Canal 5. Luego de su salida, por cinco años estuvo al frente de Uno por uno en VTV. Ahora, Daruech trabaja para distintas organizaciones sociales y también tiene un canal en streaming, porque si hay algo que define a esta periodista de raza, es que sabe amoldarse a los tiempos que corren. De su carrera y el streaming habló con Sábado Show.

Raquel Daruech atiende el teléfono y cuenta que se está cuidando, como todos, y trabajando mucho. “No he parado de trabajar en distintas organizaciones sociales”, dice. Lo último que armó en marzo, fue Damas Orientales 21 que fue una revisión de distintas mujeres filantrópicas uruguayas del siglo XIX. “Hemos hecho conferencias, entrevistas, me encargo de la comunicación de esa organización y la verdad es que resultó bastante interesante”, dice.

Raquel Daruech. Foto: Gentileza Raquel Daruech
Raquel Daruech. Foto: Gentileza Raquel Daruech

El año pasado se encargó del remate 33 orientales, una cadena solidaria que fue un éxito con muchos artistas uruguayos y cuyo destino fue ayudar a artistas, y lo repartido fue para el MEC y las canastas solidarias. “Después me convocó la gente de dos colectivos: la feria de Tristán Narvaja que cumplía 150 años y un colectivo de artistas, porque siempre estoy muy conectada con los artistas”, agrega.

“Los festejos por la feria de Tristán Narvaja fueron preciosos y contó con muchos artistas que hicieron un espectáculo. De un evento voy desembarcando en otro y también estoy trabajando en mis canales en Vera y en Youtube”, dice.

En estos años de carrera, Daruech ha cambiado de formatos y de canales, pero nunca ha perdido esa simpatía y alegría que contagia. “Una vez estaba con un excelente fotógrafo a quien no conocía y le digo: ‘mire que yo soy muy difícil para fotografiar’, y él me pregunta por qué y le digo: ‘porque cada día estoy más joven, y eso hace que el fotógrafo se vuelva loco’”, dice entre risas.

Raquel Daruech. Foto: archivo
Raquel Daruech. Foto: archivo

—Siempre se reinventa y ya llegó a Youtube. ¿Cómo fue ese proceso?

—Tengo un canal hace dos años que es el único canal de archivo mi carrera periodística y fue declarado de Interés del Ministerio de Educación y Cultura. Esa distinción la recibí de la administración anterior y ahora vuelve a generarse en esta nueva administración, así que lo que hago transversaliza lo político. Es aceptado por todos, tengo esa suerte. Y ahora tengo en mi canal en Vera que es de 24 horas de programación y tiene on demand, 10 programas que podés ver como si fuera Netflix, cuando quieras.

—También tiene un programa, El espejo.

—Sí, lo hago por Zoom yo misma y lo disfruto mucho. Eso se debe a que la calidad de los invitados es muy importante, y eso hace atractivo al programa. Por lo menos lo es para mí, y espero que también lo sea para la gente.

Raquel Daruech. Foto: Gentileza Raquel Daruech
Raquel Daruech. Foto: Gentileza Raquel Daruech

—Como decía, su carrera ha sido transversal a los gobiernos, y todos los gobiernos han estado en su programa.

—Sí, por eso tengo muchas anécdotas que a veces cuento en los programas. Durante años, la última entrevista preelectoral a las elecciones nacionales que hiciera, ese era el presidente, y así fue hasta esta última elección. Una vez tuve que convencer a José Mujica que no quería ir al programa en ese entonces era La sed y el agua, entonces fui hasta su casa y le dije: usted puede hacer lo que quiera y si no quiere ir al programa no vaya, pero le dije que los entrevistados antes de las elecciones siempre ganan; y aunque sea por cábala, va a tener que ir. Y así surgió esa entrevista. Y para estas elecciones, al único que entrevisté fue a Luis Lacalle Pou. Es muy fuerte, como que decretás algo y eso pasa. Es como una psicomagia.

—Entre tantas anécdotas, ¿qué programa recuerda con claridad?

—Un programa en la época de Batlle justo después de la crisis del 2002. Salía los domingos en ese entonces y fui especialmente convocada por el gobierno y los actores políticos, sociales y economistas donde se dirimió ahí cómo iba a ser la ayuda al Uruguay. Jugué un rol, ayudé un poco.

—Y en los inicios de su carrera estuvo persiguiendo a los Reyes de España en su visita, allá por los años ochenta.

—Sí. Empezás a recordar y hay muchas anécdotas. Lo más interesante para mí es poder reinventarme. Ahora se utiliza mucho el término resiliencia, pero yo lo llamaría longanimidad, es decir, la posibilidad de reinventarse, reinserntarse desde un lugar donde tu alma y corazón están satisfechos, no importan las dificultades. Ahora con Damas orientales estamos trabajando con la Vicepresidenta de la república y somos 16 mujeres, ocho en el consejo en el cual estoy, y está hasta la nieta de Seregni. El tema es tejer, encontrarnos en puntos de coincidencia, las mujeres decimos sororidad que es la solidaridad entre mujeres y estamos haciendo de todo. La semana pasada subí la conferencia de Beatríz Argimón, porque ya hicimos otras con científicas uruguayas en este momento, y Beatríz con todo el tema de la mujer, muy político, estuvo bueno. Y es con mujeres de primera línea del Uruguay y todo el mundo. Tengo tantas cosas que ya me olvidaba del Concurso de etiquetas de vinos. Logramos que Stagnari lanzara un vino de Damas Orientales y llamamos a un concurso para artistas emergentes de etiquetas para tres tipos de vinos y el primer premio es una carrera completa en la Universidad de la Empresa. Está bueno siempre estudiar, y está bueno regalar formación.

—¿Cuándo sintió que tenía que hacer esta nueva reinvención?

—Cuando salí de VTV, que fue por por un tema económico, aunque fue una etapa espectacular haciendo Uno por uno porque fue muy cuidado y trabajado por los técnicos. Estaba entrevistando al Presidente de Antel quien era de Salto y me dijo: si la habré visto en Salto cuando era chico. Y le digo: no me hable de esos tiempos que el archivo me está aplastando en mi casa. Terminó el programa y se fue. A los pocos días me llama y me dice que no tire nada que el Directorio me quería otorgar un canal, y así fue. Ahora, lo que trabajé junto a chicos jóvenes, para transformar los cassettes en todos los formatos habidos y por haber, porque fueron 37 años, fue una locura. Mi marido me decía: te he visto trabajar, pero este año, nunca. Y eso salió porque le puse toda mi dedicación y fuerza, sino no se hubiera podido hacer. Primero por costos, porque transformar material es carísimo, pero ahora ya es parte de la historia uruguaya, ya ni me pertenece. Y en un país donde la historia no se guarda, lo sé porque trabajé en canales grandes, se pasaba por encima de otros programas, y se tapaba todo. Se borraba todo. Y yo me dije: no lo puedo hacer y empecé a guardar y guardar programas. Por suerte surgió lo del canal, sino no había más espacio.

—Tiene que ser muy reconfortante para usted que cualquier persona pueda repasar su carrera.

—Sí, esa cosa democrática de que todos puedan tener acceso, es algo que siempre me inspiró. Tengo esa cosa de hacer y transmitir, mientras acompañe la fuerza.

—Ya es una de las referentes de la entrevista televisiva en Uruguay, y ahora también una pionera del streaming.

—Era el paso natural. Con la pandemia todos nos dimos cuenta de golpe que esa era la modernidad, pero como lo hice un poco antes ya estaba preparada. No me agarró de sorpresa, aunque fue una continuidad, lo que siempre ha sido igual en mi vida. Se cierra una puerta y se abre otra, yo no me hago drama. Alguna vez me ha dolido, pero por lo general espero lo nuevo. Dice la filosofía zen: ¿para qué habría de cambiar si no es para mejor?

—Pero la necesidad de cambiar estaba en usted.

—Sí, estoy abierta a aceptar. Hoy arreglé entrevistas con personalidades de Chile, y es así, rápido porque siempre produje, entonces no me resulta difícil. Me resulta fácil, bien y encima soy muy entusiasta que significa con amor. Si no querés lo que estás haciendo ni le impregnás tu alegría y dedicación, no sirve para nada. Hay que reírse, hay que cantar y bailar hasta el último aliento.

—¿Siempre fue así de positiva?

—Sí, siempre muy alegre. Cada vez más y atisbando cosas nuevas para entendernos más, entenderme, comprender, porque cuando uno comprende, acomoda los zapallos en el carro. Y hacer conciencia es algo que no ves, pero que ocurre.

—¿No extraña estar en televisión?

—Sí, pero estoy, no en televisión abierta.

—Parece que nunca se alejó de la televisión.

—No, nunca dejé. Solo fui pasando de formato en formato.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados