ENTREVISTA

Noelia Campo, entre televisión, el teatro por Whatsapp y la vida durante el confinamiento

La actriz y conductora habla de sus proyectos, cuenta de una modalidad de teatro por Whatsapp y cuenta cómo se maneja con las medidas de aislamiento

Noelia Campo. Foto: Darwin Borrelli
Noelia Campo. Foto: Darwin Borrelli

Es una de las actrices y comunicadoras más conocidas y versátiles del país. La jornada laboral de Noelia Campo se divide entre el programa Informe Capital Especial que emite el canal TV Ciudad y los preparativos para algunas obras de teatro que está desarrollando desde su casa y que ensaya a través de la aplicación Zoom. Desde que comenzó el aislamiento social, esta actriz se tiene que maquillar y peinar sola para salir en televisión, como si fuera una obra de teatro. Sobre el lado amable de esta pandemia que aborda desde la televisión, sus proyectos para este año, la experiencia de haber protagonizado su primer unipersonal, los cambios en su rutina laboral que ha traído la pandemia y estas nuevas formas de ensayo teatral, en linea, charló Noelia Campo con Sábado Show.

Al igual que muchos artistas en el mundo, Noelia Campo vio cómo sus proyectos teatrales se vieron suspendidos indefinidamente por las medidas del gobierno ante el coronavirus. De todos modos y en su doble rol de actriz y conductora, Campo no pierde su sonrisa y le mira el lado positivo a estas situaciones. Continúa haciendo televisión en las tardes de TV Ciudad con un programa sobre las iniciativas solidarias que ha traído consigo esta pandemia; también cuenta que tiene varios proyectos para los próximos meses y que está ensayando obras de teatro gracias a plataformas como Zoom. Sobre sus medidas de precaución, dice que sale solo cuando es necesario y que le hace los mandados a sus padres cada cuatro días.

Noelia Campo está por reestrenar unipersonal
Noelia Campo y las nuevas modalidades de ensayo teatral, a través de Zoom. Foto: D. Borrelli

—¿Cómo estás pasando estos días de cuarentena?

—Bien, porque estoy trabajando haciendo Informe Capital Especial en TV Ciudad, que es media hora antes de Informe Capital central. Ahí estamos pasando información de utilidad para esta etapa que nos ha tocado vivir. Hablamos de todas las iniciativas solidarias que hay y hacemos entrevistas. La semana pasada hicimos una entrevista con un médico uruguayo que vive en Barcelona y hemos entrevistado a psicólogos y diversos especialistas. Me da placer ese trabajo.

—Salís para hacer un programa con una mirada un tanto positiva sobre lo que está pasando.

—Sí, claro, ese era el objetivo, tratar de llevar a la gente información que esté buena. También iniciativas que tienen que ver con el entretenimiento y por eso Jorge Temponi, mi compañero en el programa, entrevistó a Facundo de Almeida, director del Mapi para contarnos las propuestas que tiene el Museo, por ejemplo. Ahí la vamos llevando y yo aprovecho para salir de casa y ver algunas personas. Después el resto del día estoy en mi casa, le hago mandados a mis padres una vez cada cuatro días y así se resume la vida de cuarentena.

Noelia Campo. Foto: Darwin Borrelli
Noelia Campo. Foto: Darwin Borrelli

—La temporada de teatro está suspendida, ¿igual surgen proyectos en estos tiempos?

—Sí, pero lo que pasa es que no sabemos cuándo van a estrenarse. Estamos ensayando una obra por Zoom, pero va a llegar un momento en el que vamos a tener que vernos personalmente y si eso no se puede dar, quedará todo medio en stand-by. Ahora justo me llamaron para un proyecto nuevo que está buenísima la propuesta. Se trata de cómo llevar el teatro a tu WhatsApp.

—Contame cómo es eso.

—Son varios capítulos y es como si fuera una serie telefónica, algo así. Cuando nos juntemos, por Zoom, me voy a enterar bien, pero la idea sería que vos elegís al actor que represente un personaje y pagas una entrada a través de Tickantel, entonces si me elegís, te voy mandando mensajes a tu Whatsapp donde va apareciendo esta historia desde mi personaje.

Noelia Campo en Los Modernos
Noelia Campo también protagoniza "Los Modernos", disponible en Vera TV. Foto: Difusión

—Así que pese a la cuarentena y el aislamiento se siguen preparando espectáculos y se sigue ensayando.

—Si, exacto, como está pasando con el proyecto de Marianella Morena de Teatro en casa.

—Esa serie de monólogos es una buena idea como alternativa para seguir trabajando. ¿Cómo fue la experiencia?

—Sí, sin dudas. Para mí fue linda la propuesta. Yo ya hice mi parte. Marianella en realidad convocó a actores y bailarines de distintos países y nos mandó un texto a todos y después a cada uno indicaciones específicas.

—En base a eso fueron trabajando cada uno de ustedes el personaje que les dio.

—Si, en base a eso fuimos trabajando. Teníamos libertad para elegir la parte del texto que quisiéramos, y le íbamos mandando a Marianella lo que hacíamos, entonces ella después nos hacia una devolución y nos volvíamos a filmar con los cambios que ella pedía.

Después vemos, con Noelia Campo y Jorge Temponi
Después vemos, con Noelia Campo y Jorge Temponi en TV Ciudad.

—¿Cómo es ensayar teatro por Zoom?

—Lo que estamos haciendo es más bien el principio de la obra, que implica reforzar el vínculo con los personajes. Entonces lo hacemos por Zoom y tenemos también un grupo de WhatAapp donde solo se publican cosas desde los personajes, mandar mensajes, tirar material pero que sea parte del personaje. Después por Zoom hablamos de cada personaje, qué le está sucediendo, sería una cosa más intelectual como reflexión sobre la obra.

—Es un proceso similar al que se hace siempre, pero ahora usando una plataforma distinta.

—Sí, claro, el tema es que después en esa obra vamos a necesitar vernos. Los actores están juntos en un lugar en la obra y va a tener que suceder, pero todavía no se sabe cuándo. Después tengo otro proyecto que íbamos a empezar a ensayar en marzo que es para agosto en el Solis, pero está en veremos.

—El año pasado hiciste la obra La bailarina de Maguncia que escribió y dirigió Sandra Massera, inspirada en Desviación, la novela de Luce D’Eramo. ¿Qué te dejo esa obra de experiencia?

—Fue el primer unipersonal que hice en mi vida, lo estrenamos el año pasado en el Ciclo Ellas en la Delmira en el Solís, también hicimos una temporada en el Mapi y fuimos al interior. Íbamos a reestrenar con dos funciones en un ciclo que había organizado el Anglo para marzo y justo empezó la cuarentena. Se suspendieron los espectáculos públicos y no pudimos reestrenar. Pero bueno, ojalá se reprograme para más adelante. La experiencia fue muy fuerte, porque era la primera vez que hacia un unipersonal y yo me tiré al agua, de cabeza como que fuera una obra común con compañeros, y en realidad un unipersonal es muy diferente. Las inseguridades te afloran mucho más.

—¿Por qué?

—Porque estás sola con la directora, entonces te pasa un poco eso. Y era un personaje muy difícil, porque era una mujer que había tenido una vida bastante trágica a pesar de que la vivió sin tragedia. Era una escritora y activista política italiana que nació en una familia fascista, su padre era secretario de Mussolini y en un momento decide irse de voluntaria en una fábrica en Alemania, justo donde se hacía el gas para los campos de exterminio y comprueba allí que todo lo que se decía de los nazis era cierto. A ella se le despierta esa realidad y empieza a organizar una huelga general, la mandan a un campo de concentración y hay algunos momentos bastante terribles.

—Es una de esas historias que parecen de ficción y lamentablemente son ciertas.

—Y eso le pasa cuando tenía 18 años. Además, cuando está terminando la guerra se le cae una pared encima de las piernas y queda paralítica. Después ella tiene una vida muy rica, tiene un hijo, estudia letras, se hace escritora, docente, ha dado conferencias por toda Europa y tiene muchos libros. Fue una librepensadora y tiene una frase que me encanta, decía que “nunca se compró una conciencia social con las cuatro monedas de una ideología”. Fue una mujer que se ve era muy atractiva y con una cabeza muy rica, porque pasaba de hospital en hospital por sus enfermedades, su habitación siempre estaba llena de pacientes que iban a escucharla por todo lo que decía y el pensamiento que tenía. Y entonces, para mí fue impresionante hacer una mujer así y representar desde un lugar no trágico, porque la tragedia con más tragedia como que empalaga un poco, sino desde otro lugar. A pesar de no haber vivido nada trágico en mi vida realmente.

—¿Cómo es la vida familiar con esta pandemia y vos entrando y saliendo de la casa?

—Bien, llego a mi casa, me baño, me cambio y por ahora bien. Voy a trabajar y en el canal se toman todas las precauciones, hay tapabocas, alcohol en gel, se está turnando la gente.

—¿Cómo es hacer televisión en estos tiempos?

—Cuando llego, acomodan la cámara, es un plano y se van del estudio. Allí me quedo sola para salir al aire. En el control hay tres personas con tapabocas, vestuario va dos veces por semana y te dejan la ropa, nos maquillamos nosotros con la maquilladora y peluquera mirando pero sin acercarse. Se están haciendo bien muy bien las cosas.

—Es como hacer teatro under.

—Si, en teatro siempre lo hacés. Va alguien el primer día para contarte por donde va el maquillaje de tu personaje y después sos vos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados