ENTREVISTA

Lucía Ugarte de "Chicas guapas": "No sé si quiero ser madre, me respeto ese proceso"

La influencer y conductora de televisión cuenta cómo convirtió su blog de modas en un programa de televisión, y su decisión de congelar sus óvulos

Lucía Ugarte. Foto: Difusión
Lucía Ugarte. Foto: Difusión

Su historia es de perseverancia y transformación. “Cuando comenzó la crisis del Coronavirus no paré, por suerte sigo tratando de trabajar y de generar contenidos”, dice Lucía Ugarte, conductora del programa Chicas guapas que se emite en el canal América, los domingos a las 12.00. En esta entrevista con Sábado Show la conductora e influencer argentina habla sobre la transformación de su blog de moda a un programa de televisión que ya lleva 50 programas al aire, su carrera en los medios que comenzó trabajando junto a Topa para la señal Disney Channel y los diseñadores uruguayos que más admira. Ugarte también habla sobre la maternidad postergada y la discusión que inició cuando decidió compartir su decisión de congelar óvulos.

—Diste el salto de un blog a un programa de televisión.

—Iba a durar solo ocho ediciones y ya vamos a cumplir 50 programas. Para mí la crisis es una oportunidad. Capaz que en un contexto ideal había producciones tremendas, pero seguimos nosotros porque no había muchas opciones por la pandemia. Siempre digo: lo mío es la historia de la crisis, hay que sobrevivir.

Lucía Ugarte. Foto: Difusión
Lucía Ugarte. Foto: Difusión

—Hay que adaptarse para sobrevivir.

—No queda otra. Hay que buscar la forma de ser creativo, de avanzar, reinventarse. Es lo que intentamos, hacer algo distinto.

—El canal América se puede ver, así que hay un público local para las Chicas guapas.

—Hemos hecho eventos en Uruguay antes de que sea un programa de televisión. Hicimos eventos en Punta del Este, Manantiales y cubriendo a los diseñadores uruguayos que nos encantan. Entrevistamos a la gente de la MoWeek, y la moda de Uruguay me encanta y por eso intentamos apoyarlos.

—Al ser un mercado pequeño, es difícil para los diseñadores uruguayos lograr destacarse.

—Sí, pero tienen mucho talento ahí. Me encanta Margo Baridón, Caro Criado, hay un montón de propuestas increíbles, está en uno el valorarlas. Me pasó cuando volvía de Miami, mis amigas me decían: no vuelvas. Y yo amo Argentina, ¿por qué no volver? Uno siempre idealiza lo de afuera, pero hay que valorar lo que hay adentro.

Lucía Ugarte. Foto: Difusión
Lucía Ugarte. Foto: Difusión

—¿Esa valoración de lo de adentro fue lo que te hizo trascender fronteras para convertirte en bloguera y después conductora de televisión?

—Puede ser. Arranqué como actriz y bailarina con Topa de Disney, así que recorrí todo el país, y en paralelo estudiaba licenciatura en artes combinadas con crítica de cine, teatro y danza. Y la realidad es que la parte tan académica mezclado con el trabajo en Disney chocaban entre sí. Siempre me gustó estar en el escenario y Chicas guapas nació como una serie de ficción. Todo lo que tiene que ver con la plataforma digital se lanzó pensado como un apéndice de un proyecto transmedia de una serie que no se hizo porque era muy costosa. Cuando empezó a trascender lo armé como un canal digital, más magazine de modas, tutoriales, los emprendedores que hace siete años no era algo tan común. Entonces al final en vez de tener un programa de ficción hice una plataforma y una comunidad que fue sin querer, porque quería actuar.

—Con el entrenamiento que da Disney para actuar, cantar y bailar, no faltarán oportunidades.

—Si, pero después depende de uno, el trascender, generarse proyectos distintos. Hoy Chicas guapas me lleva todo el tiempo porque estoy arriba del programa, cree una productora, conducirlo, detrás de todo lo que se ve en el programa y la comunidad, estoy yo.

—Es un trabajo agotador.

—Hay días peores que otros, porque hoy me siento mal pero tengo que grabar el programa y tengo otras notas para hacer. Ahí le tenés que poner más ganas, pero son los gajes del oficio que uno tiene que ir entrenando.

Lucía Ugarte. Foto: Difusión
Lucía Ugarte. Foto: Difusión

—También hablaste sobre la congelación de óvulos y posponer la maternidad. ¿Cómo te sentiste hablando de ese tema?

—Eso también es lo que tiene Chicas guapas, porque llegan a proponernos notas de todo tipo, a veces temas serios como el congelamiento de óvulos. El año pasado me llegó la información que el límite ideal para congelar los óvulos eran los 35 años, y tenía 32 años, así que el tema me resonó muchísimo porque me quedaban tres años nada más. Y encima es un proceso que no es de un día para el otro. Hay que hacer estudios hormonales, inyección de hormonas y todas las personas son distintas, y con tantos viajes me era imposible hacerlo. Entonces cuando empezó la pandemia me dije que era algo que tenía que hacer. Tengo amigas que ya lo hicieron pero tímidamente al compartir que estaba haciendo el tratamiento me llegaron historias fuertes de mujeres que me escribían que tenían problemas con la cobertura del gobierno, que por la pandemia le suspendieron el tratamiento. También de gente que lo quiso hacer y ya era tarde, porque la mujer suele averiguar cómo es el tratamiento cuando tiene cerca de 40 años. Entonces el sábado pasado lanzamos una campaña de concientización sobre el congelamiento de óvulos. Me parece bueno compartir esta información, porque en el protocolo ginecológico no te avisan y te enterás de casualidad y tarde. También pasa que en pacientes con tratamientos oncológicos es un bálsamo de esperanza porque están con una enfermedad terminal y pueden congelar sus óvulos, y eso les genera esperanza de poder ser madres. O quienes quieren retrasar la maternidad por un tema laboral, o lo que quieran. Entonces tenemos información que queremos divulgar, por eso compartí mi experiencia que además me resultó dolorosa, no fue todo tan fácil.

—Hablando del tema se desmitifica y deja de ser un tema tabú la postergación de la maternidad.

—Es la realidad y por eso elegimos para la campaña: respeto mi tiempo. Porque todas tenemos tiempos distintos para ser profesionales, madres u organizarnos la vida. Con este empoderamiento femenino se puede elegir. También leí gente del otro palo que decía que postergar la maternidad es mercantilizar nuestro cuerpo para ponerlo en función del trabajo. No lo entiendo así, porque podés ser madre ahora por un objetivo propio de vida, porque es una elección, como la orientación sexual. Cada uno puede elegir, y por suerte hay más libertades para que cada uno forme su camino. Por eso hoy decidí congelar mis óvulos, y puede que cuando tenga 40 años quiera ser madre, por suerte con esto pude prevenir eso.

—Igualmente sigue habiendo una resistencia a la congelación de óvulos.

—Lo primero que te dicen es: te separaste. No, ni me separé ni tampoco voy a ser mamá, porque dudo, no sé si quiero ser madre, me respeto ese proceso. No hay información, entonces la gente asocia con que una se separó o que quiere ser madre ya. En mi caso ni una cosa ni la otra.

—Me parece bueno que sea tema de conversación. Como lo fue el otro año el tema del aborto en Argentina. Tiene que ser un tema para discutirse como sociedad.

—Sí, es difícil porque hoy sigue siendo un tratamiento privado y para una mujer de menos de 35 años es difícil porque es caro. Ojalá que a futuro haya planes sociales que ayuden a estos temas femeninos. En Argentina está la ley de fertilidad, pero te cubre solo tres tratamientos y cuando ya no podés tener hijos. Estaría bueno que se pudiera prevenir y no ser abordado como un tratamiento tardío a los temas de salud. Es una pena que sea un tema para unos pocos, igual en Argentina sale 10 veces menos que en Estados Unidos o Europa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error