conrad angels

Ángeles en la costa

Las cuatro bellezas que se ponen en la piel de las Conrad Angels este verano cuentan sus peripecias por la privilegiada costa puntaesteña: la convivencia, las salidas y el cruce de una de ellas con el Dj internacional Deadmau5. Las chicas más hermosas y cool de Punta aseguran que el balneario “tiene mucha onda, glamour, noche y fiesta. Es para pasar un verano inolvidable”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Conrad Angels

Las cuatro bellezas que se ponen en la piel de las Conrad Angels este verano cuentan sus peripecias por la privilegiada costa puntaesteña: la convivencia, las salidas y el cruce de una de ellas con el Dj internacional Deadmau5. Las chicas más hermosas y cool de Punta aseguran que el balneario “tiene mucha onda, glamour, noche y fiesta. Es para pasar un verano inolvidable”.

Tamara Acuña (Uruguay), Taynara Santana (Brasil), Sofía González (Argentina) y Romina Zalazar (Chile) juegan en el agua azul de Punta del Este y se roban la atención de toda la playa. Lucen sus curvas para las cámaras frente al majestuoso hotel cinco estrellas que es su hogar este verano. Se trata de los cuatro ángeles que se convirtieron en las anfitrionas del paraíso puntaesteño: las "Conrad Angels".

Desde hace varias temporadas, Conrad elige chicas despampanantes de Uruguay, Brasil, Argentina (y ahora también Chile) para oficiar como cara del hotel a lo largo de la temporada. Ellas presentan entonces la amplia gama de propuestas del resort al turismo internacional que visita el balneario.

La selección del 2015 no era habitué de Punta del Este, ni siquiera la representante uruguaya. "No era de venir, soy más tranquila", explica Tamara. Pero tras un mes en el rol de Conrad Angels, las cuatro están maravilladas con los encantos de la exclusiva costa uruguaya. "Es increíble la variedad de playas y fiestas", se sorprende el crédito local. Taynara, de Brasil, suma elogios: "es increíble y bello como ningún otro lugar".

Al finalizar la sesión de fotos en la playa, las cuatro llevan su belleza al flamante parador Ovo beach, donde tiene lugar la charla. Romina, modelo chilena y de experiencia en televisión, se muestra como la más verborrágica y con ganas de contar de qué se trata la ajetreada rutina en el Este: "estamos permanentemente en producciones mostrándole a la gente todo lo que tiene para disfrutar de Conrad y pasar súper bien: la playa, el boliche Ovo, el parador, el spa, la peluquería", enumera.

A pesar de la saturada agenda, los ángeles se hacen un tiempo para salir juntas y sobrevolar por la noche esteña. "Los hombres se acercan a conversar un poco, pero con respeto", revela Taynara, y Sofía complementa: "No es como cualquier boliche de Argentina, por ejemplo. La gente es muy educada".

Las cuatro están juntas prácticamente desde que se despiertan hasta que se van a dormir. Se dividen en dos habitaciones: Argentina y Chile por un lado, y Brasil y Uruguay por otro. "La convivencia a veces se puede volver complicada pero todo se resuelve hablando", confiesa la belleza transandina, y añade: "la clave es el respeto. No tenemos problemas de desorden ni de ruidos".

En la de Tamara y Taynara tampoco hay problemas de ruidos. De hecho, siempre hay música sonando: "Nuestra habitación es alegre y animada. Nos llevamos bien entre nosotras porque tenemos la misma energía", detalla Taynara, y su compañera uruguaya asiente: "Nuestra habitación es la más divertida".

Estrellas.

El lugar de Conrad Angels les permitió codearse con el jet set que descansa en Punta. Cada una se topó con celebridades de sus respectivos países. Romina se cruzó con Don Francisco en la fiesta de fin de año, y Tamara dialogó y se tomó una foto con Michel Teló. "Su fiesta fue la mejor, muy brasilera", recuerda.

Sofía, en tanto, ya conocía gran parte de la farándula argentina por trabajar en Canal 13 de Buenos Aires. Pero hubo una estrella internacional con la que se sacó chispas: Deadmau5, el dj canadiense que se presentó en Ovo a fines de diciembre. Así recuerda Sofía el episodio: "Lo vi en el restaurante del hotel y le saqué una foto a lo lejos. La subí a Twitter y lo etiqueté a él. Al rato me gritó desde la otra mesa: revisá tu celular. Me había contestado: escalofriante, no?, con una foto mía comiendo. Después publicó otro mensaje quejándose de que no podía comer tranquilo".

En lo que resta del verano, las espera una gira por Chile, y el tramo más calmo de la temporada hacia el carnaval. Al terminar febrero, cada una volará por su propio camino.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)