¿enamorada?

Ángela Torres: "Agus (Casanova) es hermoso"

El sábado pasado asistió a la gala de #LosMásVistos, contó que está soltera, y que no le molesta que se “fantasee” con que tiene un romance con Agustín Casanova, su compañero en la ficción Simona. Este fin de semana volvió a Uruguay para cantar hoy en La Trastienda junto a Natalie Pérez. 

Agustín  Casanova y Ángela Torres posaron juntos en la alfombra roja de #LosMásVistos
Agustín Casanova y Ángela Torres posaron juntos en la alfombra roja de #LosMásVistos.

—A los tres años te subiste al escenario de River a cantar con tu tío, Diego Torres, ¿te marcó?

—Fue hermoso. Tengo un recuerdo fijo en mi cerebro que no olvidé jamás. Haber mamado todo eso desde tan pequeña despertó algo en mí.

—¿Cuánto influyó la admiración por tu abuela, Lolita Torres, para que decidieras ser artista?

—No tiene mucho que ver una cosa con la otra. A mi abuela la admiraría aunque hubiera sido abogada. Decidí este trabajo por algo que me pasaba a nivel personal con el arte.

—¿Imaginás qué te diría tu abuela si viera tu éxito hoy?

—Me imagino que estaría orgullosa, trataría de ayudarme a tener los pies en la tierra y me daría consejos sinceros. Me encantaría que estuviera acompañándome. Sé que me cuidaría.

—Con 9 años le pediste al autor de Patito Feo que te escribiera una escena y actuaste ocho capítulos, ¿cómo lo convenciste?

—Se lo dije una sola vez, pero lo deseé tanto que tenía todo armado: el personaje era "Bolo 4" y yo decía que se llamaba Antonia porque quería ser igual a Antonella (el rol de Brenda Asnicar) y tenía que tener una lapicera con brillitos. Fui con una historia y un rol creados siendo tan pequeña, y eso les debe de haber divertido.

—¿Sentís que se te abrieron puertas más fácil por tu familia?

—Creo que fue más fácil para mí. A Adrián (Suar) lo conozco por mi mamá, lo veía en los cumpleaños, y tuve una llegada más instantánea. Después depende de cómo formás tu camino y qué hacés con lo que tenés.

—¿Cuánto te costó salir del anonimato siendo tan chica?

—No me cuesta, trato de naturalizarlo. Estoy acostumbrada porque desde que nací lo vi en mi mamá (Gloria Carrá), mi padrastro (Luciano Cáceres), mi tío y mi abuela. Mi familia me ha dado buenos consejos y me han enseñado a manejarlo de forma tranquila. No fue que de un día para el otro dije, "¿qué es todo esto?, ¿cómo me hago cargo?" Lo venía observando y sabía que en algún momento me iba a tocar.

—¿Te has sentido invadida?

—Sí. A veces la gente no entiende que estás descansando y te dicen, "vos sos famoso", pero lo soy en consecuencia a mi rol de actriz, porque me dedico al arte, lo otro es un combo que viene y no lo elegís, te toca.

—¿Es cierto que cuando fuiste a terapia le mentiste al psicólogo?

—Sí, fui cinco sesiones y le inventé toda una historia. No me gustaba ir a hablar con un desconocido entonces actuaba. Ahora siento que quizá debería implementarlo.

—Empezaste a escribir un diario íntimo y pintar mandalas durante Esperanza Mía, ¿por qué?

—Era una ayuda para tranquilizarme y darme un espacio para pensar en mí porque fue un programa bastante intenso donde no había la mejor energía. A la tira le fue muy bien pero adentro todo era un poco caótico y ninguno podía disfrutarlo.

—Te quedó el hábito de escribir antes de dormir, ¿sobre vos o ficción?

—Sobre mí, lo hago como terapia. Trato de encontrar tiempo porque me gusta escribir. Y también pinto.

—¿El tributo a tu abuela fue lo mejor que te pasó en el Bailando?

—No, lo mejor que me pasó fue que me encontré con un lugar muy distinto a lo que estaba acostumbrada y a lo que yo soy, y eso me enseñó, un poco a las patadas, a crecer.

—¿Te faltaron el respeto en algún momento?, ¿volverías?

—Yo no la pasé tan bien, quizá porque me tomé las cosas muy personales. No sé qué tan preparada estoy para volver a estar en ese lugar, y además no me llaman. Yo no les servía.

—¿Sentiste contención al lado de Marcelo Tinelli?

—No, pero no creo que fuera él quien tuviera que darme contención.

—Vivís sola desde los 17, ¿siempre fuiste independiente?

—Toda la vida, desde los dos años, nunca me apegué a nada, ni a nadie. A mí mamá le decía que me iba a ir de casa a los 28 años, pero no aguanté, me fui apenas pude. Me cambió la vida vivir sola. Necesitaba esa paz.

—Estás soltera y se habla mucho de la química entre vos y Agustín Casanova, ¿cómo es la relación entre ustedes?

—Tenemos una muy buena relación. Hemos encontrado una química que no sucede a menudo y hacemos uso de poder. Está bien que fantaseen, suele suceder cuando uno hace de pareja en la ficción. Yo siento, además, que Agus es de esas personas que uno encuentra para toda la vida. Nos queremos mucho, somos muy amigos.

—¿Comparten muchas cosas?

—Compartimos muchos momentos, maneras de pensar, de ver la vida y el mundo. Él es un chico muy sabio y estoy muy contenta de tenerlo al lado en este proceso. Nos hacemos bien el uno al otro.

—Hablan mucho sobre música, ¿te ha dado algún consejo?

—Me da consejos para todo. Te das vuelta y está hablando con alguien. Es muy dulce para charlar, le gusta escucharte, estar atento, observar.

—Tiene un costado muy espiritual, ¿te lo transmite?

—Sí, él es hermoso. Te da mucha calma. Es maravilloso estar con él porque tiene una energía muy linda.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)