LA CLAVE

Presión sindical

Dos hechos de estas horas muestran como, tras una pausa forzada por la pandemia, el “poder sindical” se moviliza para acosar al gobierno, aunque signifique perjudicar al país. Primero, la seguidilla de conflictos ridículos en torno a la nueva planta de UPM, donde no hay día que no aparezca algún nuevo reclamo. Segundo, el paro en el Puerto, que perjudica seriamente nada menos que al sector logístico al que el gobierno apuesta de manera expresa. La consigna es clara: primero nosotros, después el país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error