EDITORIAL
diario El País

La interna de la coalición

A la vez que los ministros Arbeleche y Salinas se vieron muy respaldados por los principales senadores de todos los partidos que integran la coalición republicana (CR) cuando la interpelación del Frente Amplio (FA), 

aparecieron resultados de un sondeo de opinión que refirieron a la intención de voto actual a los diferentes partidos.

Es cierto que esos resultados son tremendamente prematuros: ¡faltan 3 años para el inicio del ciclo electoral de 2024! También es cierto que los principales partidos ni siquiera tienen definidos sus precandidatos presidenciales que son, se sabe, las piezas claves de cualquier elección. Por último, una de las enseñanzas que está dejando la terrible experiencia de la pandemia por la cual estamos atravesando, es que los escenarios políticos son muy dinámicos, por momentos incluso a veces impredecibles, y que, faltando tantos años para realmente enfocarse en lo electoral, mal puede la ciudadanía tener enteras y completas certezas de cuáles serán sus preferencias para los próximos comicios.

Sin embargo, con ser todo ello verdad, no dejan de ser relevantes los dos siguientes datos que arroja ese sondeo de Opción consultores, y que refieren a dimensiones de larga duración de nuestro sistema político.

En primer lugar, el FA recibe un 34% de intención de voto: es menos que su guarismo de octubre de 2019, y menos que su respaldo, leído en clave nacional, de setiembre de 2020. Esto puede entenderse como algo natural, teniendo en cuenta de que por lo general una parte de los encuestados que se terminan decidiendo por tal o cual al momento de votar, francamente hoy en día no tienen opinión formada (y por eso también los no sabe/no contesta son un porcentaje relativamente alto).

Pero lo interesante es que ese 34% es una porción de electorado muy parecida a la que marcaron las encuestas, por años, en el período 2016- 2019. Esto indirectamente ratifica que han quedado atrás aquellos resultados de votaciones y de apoyos en encuestas siempre superiores al 40%, propios de la mejor época electoral del FA. Esta encuesta lleva a pensar pues en un FA en el eje de un tercio agrandado del total del electorado, similar a las fotografías de 1994 o de 1999, y no tanto en un FA cercano al 50%, como fueron los resultados de 2009 o de 2014.

Sería un enorme error concluir de esta encuesta que la CR será monopolizada por el PN. Para que la CR funcione bien y siga siendo mayoría en las futuras elecciones, cada partido que la integra tiene que conservar su perfil propio y sumar sus distintos matices .

En segundo lugar, la sumatoria de los partidos de la CR sí se sitúa en el entorno del 45%, es decir, un resultado similar al que acompañaba al FA en sus años de gobierno con mejores respaldos de intención de voto en encuestas de opinión. Pero lo interesante ocurre dentro de la CR y con el Partido Nacional (PN): lejos de bajar en su intención de voto con relación a octubre de 2019, como es lo esperable en estos casos, pasa del 28% de las urnas al 33% de este sondeo. En paralelo, sus dos socios principales, Cabildo Abierto (CA) y Partido Colorado (PC), reciben el 5% de intención de voto cada uno.

Por un lado, es bastante razonable que un gobierno que se mantiene por más de un año y en plena pandemia en el eje del 60% de la aprobación ciudadana tenga al principal partido de la CR con un comparativamente robusto respaldo de intención de voto. El PN es el partido del presidente; el de mayor presencia en el gabinete; el de mayor estructura y más diseminada por todo el país; el que dirige 15 de los 19 gobiernos departamentales; y el que naturalmente más defiende a la gestión oficialista. Si al gobierno le va bien, al PN le irá bien en las encuestas.

Por otro lado, no es extraño que partidos que recibieron menos del 15% de los votos en octubre de 2019 aparezcan con apoyos relativos menores en encuestas posteriores. El PC es puntal clave de la CR, pero no tiene aún candidatos presidenciales visibles luego del portazo de Talvi. Y CA conserva un fuerte liderazgo, pero tiene en el debe una amplia y ordenada expansión en tanto partido político por todo el país.

Sería un enorme error concluir de esta encuesta que la CR será monopolizada por el PN. Para que la CR funcione bien y siga siendo mayoría en las futuras elecciones, cada partido que la integra tiene que conservar su perfil propio y sumar así a través de sus distintos matices al cauce común de la coalición. Los blancos podrán legítimamente alegrarse por esta encuesta optimista. Pero sería un gravísimo error desdeñar por ello la importancia política de CA y del PC.

La foto del respaldo parlamentario habla más y mejor de la realidad política actual que esta encuesta de Opción. Allí estuvieron todos respaldando al gobierno. La fuerza de la CR radica en preservar esa interna amplia y diversa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error