ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Todos somos "autoconvocados"


@|Los “autoconvocados” efectúan un planteamiento valiente y básicamente atendible, a nuestro entender, en casi todos sus puntos y que el FA a tratado de diluir las críticas, porque no son precisamente los que hoy protestan, quienes a lo largo de la segunda mitad del siglo XX trataron de desestabilizar a los gobiernos elegidos en votación sino todo lo contrario, y porque es de su responsabilidad - por políticas muchas veces erróneas - con las que inevitable terminamos hoy con un país económicamente enfermo grave, donde si curamos un problema surgen otros (devaluación, Inflación, empleo, etc.). 

Y si será tan grave que aunque tanto el Gobierno Nacional como los Departamentales, tomaran hoy todas las medidas necesarias llevaría más de una década salir, salvo una favorable situación internacional. El Presupuesto Nacional se presenta con Ingresos y Egresos. No habiendo manejado inteligentemente los recursos en las épocas de auge y hoy se recurre a todos los métodos de extraerle a la ciudadanía para equilibrar el Presupuesto. Y aumentar la Deuda Externa. De los Egresos no se han puesto de acuerdo para reducirlos en un plan de austeridad ante la situación.

Ningún vocero del FA expone claramente cómo salir de esta “crisis País”. Porque el mismo sufrimiento lo tienen también otros sectores (industria, exportadores, comercios medios y pequeños, empleados medios, profesionales, etc.).

A saber: 1) Si los costos y tarifas suben en un porcentaje mayor que el precio de venta –por no subir igualmente la cotización del dólar -los productores e industriales van a tener problemas de subsistencia.

-2) ¿Cuánto bajaría el precio del combustible si no hubiera pasado el desastre de gestión Ancap y sus subsidiarias?

3) ¿Cuánto se tiró con Pluna?, lo que podría ser utilizado en los sumergidos.

4) ¿Cuánto bajaría el costo de la energía eléctrica si UTE fuera gestionada como lo hacen normalmente las empresas en el mundo y además no tuviera que financiar el déficit presupuestal?
5) ¿Cuánto bajaría el déficit presupuestal si las oficinas públicas fueran también gestionadas como se hace normalmente en las entidades en el mundo y como trabajamos los empleados de la actividad privada (horas semanales de trabajo, licencias, feriados, ausencias)? Probablemente un 33% de los rubros de retribuciones del Presupuesto. ¿Cuánto bajaría el déficit presupuestal si se hubiera sido cuidadoso con los “préstamos” irrecuperables a empresas no viables?

6) ¿Cuánto ahorraría la población y las empresas si no tuvieran que gastar en Seguridad lo que le correspondería al Estado?

7) ¿Cuánto se pierde de vender y ganar por no poder viabilizar tratados comerciales con el exterior que son prohibidos por el FA?

8) ¿Cuánto se pierde por no instalar una metodología de control de blanqueos de capitales asumiendo las funciones el Estado y no sólo pasar la responsabilidad a profesionales, cuando mejoraría que estos comunicaran la operación a realizarse y en término de pocos días el propio Estado dictamine si hay impedimentos?

9) ¿Cuánto se le quita a los empleados por no legislar un IRPF justo y no a los ingresos como tenemos, sin las deducciones correspondientes (salud, educación, etc.), como es universal?

10) ¿Por qué no darle mayor profesionalidad y eficiencia en la gestión de la Educación, la Salud y la Vivienda y aprovechar mejor los escasos recursos, que nadie pide bajar? Y un país sin excelente Educación no tiene futuro.

11) ¿Por qué no dejar de hacer autobombos de medidas municipales que son ineficientes (como el corredor Garzón, o las sendas para bicicletas sin abundantes bicicletas que circulen, pudiendo haber mejorado las condiciones de carenciados?

12) ¿Por qué no hacer definitivamente una política de austeridad del gasto público: número de funcionarios, viáticos, celulares, cargos de confianza, secretarios, reducción de vehículos, costos de funcionamiento, horas extras, etc. para bajar impuestos y tarifas y por lo tanto mejorar la competitividad y la ocupación.

Si a título de ejemplo se pensara en los puntos anteriores seguramente el Gobierno no tendría dificultades en elegir con quien dialogar sino que seríamos todos los uruguayos no solo empresarios sino fundamentalmente los empleados y los desocupados que son los más perjudicados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas