ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Ruidos molestos


@|Me presento ante ustedes en calidad de un residente permanente, con domicilio radicado en Soriano xxxx. 

He constatando en el domicilio aledaño un grupo de personas que arrendaron un local en el cual llevan a cabo actividades que distorsionan gravemente la convivencia desde hace meses. 

Existe una denuncia precedente desde hace meses, y se les realizó una inspección el 12 de febrero del corriente, pero los propietarios de este local no han cesado, sino todo lo contrario, se ha vuelto cada vez peor y más intolerante la coexistencia con dichos vecinos. 

Paso a enumerar las actividades que desarrollan y que me consta que no tienen ningún tipo de habilitación. 

Música en vivo prácticamente todos los días de la semana y hasta altas horas de la madrugada (tal como lo detallan en su página de Facebook). El local evidentemente no cuenta con ningún tipo de sistema que aísle los sonidos que provoca, ya que se dificulta el descanso nocturno.
Sirven comidas en un medio tanque, chorizos al pan, también lo promocionan en una página en Internet alegremente y a la vista de todas (autoridades municipales incluidas). 

Fuman marihuana y tabaco, sobre la primera no tengo certeza alguna, pero la segunda me consta que existe una ley que lo prohíbe terminantemente. 

Dichas actividades ilícitas que se llevan con total libertad e impunidad desde hace casi 6 meses, han causado numerosos perjuicios en todo el vecindario. Las calles Soriano y Carlos Quijano, se encuentran a escasos metros del Palacio Municipal, siendo una ubicación repleta de edificaciones, donde se pagan altísimos impuestos, a quienes deberían velar por nuestros derechos. 

Paso a enumerar los perjuicios. 

No poder abrir más la ventana por la espantosa contaminación sonora que ocasionan las actividades de shows en vivo, aglomeración de casi 100 personas, charlas, risas, carcajadas, todo esto hasta las 3 de la mañana, todos los días salvo los lunes. 

No poder colgar ropa. Mi vivienda y la de otros vecinos cuenta con este único desahogo, pero debido al humo y alimañas que atrae el medio tanque de chorizos, no hubo otra alternativa que llevar la ropa a un lavadero con un gran perjuicio económico. 

Cabe señalar que en mi domicilio se encuentra mi padre de 78 años quien cursa una enfermedad terminal y grave; todas estas actividades que se desarrollan impunemente han deteriorado su salud irremediablemente y al igual que varios vecinos, debí instalar una segunda ventana para mitigar la contaminación sonora, pero con poco éxito, no sólo con un gran perjuicio económico sino gran frustración por quien suscribe. 

Se exhorta a que las autoridades competentes tomen medidas urgentes sobre este asunto ya que he constatado que el local no cuenta con ningún tipo de habilitación para las actividades que realizan. 

Por tanto exijo se tomen las medidas y cese toda actividad ilícita que se desarrolla cotidianamente en el mismo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas