ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

María Julia engraçada


@| El refrán dice que uno/a es dueño/a de sus silencios y esclavo de sus palabras. Los uruguayos/as le pagamos el sueldo a una señora doctora en medicina que ha acompañado al señor Presidente de la República en múltiples cargos: 1. Secretaria de la Intendencia Municipal de Montevideo, 2. Ministra de Salud en su primera administración y 3. Ministra de Educación y Cultura en la actual.

Existen grandes posibilidades de que su gestión en este ministerio no sea recordada como de las más eficaces. La Misión establecida por sus autoridades dice: “El Ministerio de Educación y Cultura es el responsable de la coordinación de la educación nacional; de la promoción del desarrollo cultural del país; de la preservación del patrimonio artístico, histórico y cultural de la nación; de la innovación, la ciencia y la tecnología y de la promoción y fortalecimiento de la vigencia de los derechos humanos.” En lo que tiene que ver con la coordinación de la educación, la titular del ministerio ha sido expeditiva en cuanto a borrar de sus planteles a aquellos que no decían lo que ella quería escuchar, como ser al director de Educación Juan Pedro Mir, al Subsecretario Fernando Filgueira, al Director General de Secretaría Jorge Papadópulos y al Director de la Biblioteca Nacional Carlos Liscano y ha sido muy complaciente con el Presidente del Codicen de la ANEP Sr. Wilson Netto, designado por el expresidente Sr. José Mujica y mantenido en el cargo por el Dr. Tabaré Vázquez, de quién supo calificar como el “Varela” de la enseñanza – quizás por las “reformas” que introdujo…

Ahora, después del ostracismo que le ha derivado de su inacción al frente de su ministerio y quizás impulsada por la adrenalina que le proporciona aparecer ante cámaras de televisión tocando el tamboril en las Llamadas, salió a hacer politiquería sucia, criticando sin justificación alguna – más allá de la afrenta gratuita – a un pre-candidato de un partido opositor. Actitud deleznable de una universitaria, que otro titulado puso al frente de la Educación y Cultura de nuestro país y que hace la vista gorda porque siempre han gobernado exclusivamente para sus huestes. Luego en un programa televisivo hablo de las “fuck news” trabalenguas de “fake news”. No sabemos si fue un lapsus-lingue provocado por alguna sustancia alcohólica o por humor de dudoso gusto – como luego las conductoras del programa pretendieron mostrar – ya que su traducción es: “noticias jodiendo, en su versión más castiza” y “noticias falsas”. Educación, educación, educación...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas