ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Hepatitis E en Uruguay


@| Ante la nota publicada en el diario El País en su Edición del 2 de Agosto de 2018 titulada “Casi el 50% de los cerdos de granja portan hepatitis E”, y a fin de evitar la alarma pública es que realizo la siguiente aclaración.
Del informe resulta necesario realizar las siguientes puntualizaciones: La Hepatitis E es una infección emergente de reciente identificación. En Uruguay los primeros casos fueron identificados en el año 2010, y desde entonces 21 casos han sido notificados. La mayoría de ellos se presentó como hepatitis aguda leve autolimitada, pero sin embargo han sido detectados dos casos potencialmente asociados a VEH, de falla hepática aguda en pacientes con hepatopatía previa y una hepatitis crónica en un paciente trasplantado hepático. Estos subgrupos de pacientes junto a las embarazadas son susceptibles a padecer formas mas graves de la enfermedad. 

Por su presentación clínica inespecífica y la dificultad en el acceso a los métodos diagnósticos, la Hepatitis E es considerada a nivel global una infección sub-diagnosticada, lo que implica que el número de casos humanos reales sea probablemente mayor a los reportados. 

La Hepatitis E es causada por el virus de la Hepatitis E (VHE) y es única entre las hepatitis virales dado que existen reservorios animales: el cerdo doméstico y el jabalí, principalmente. En regiones del sur de Asia y África donde la infección por VHE es muy frecuente el virus se trasmite por vía fecal-oral, a través del consumo de agua contaminada. Sin embargo en países con condiciones de agua potable y saneamiento, como el nuestro, un cúmulo de evidencias sugieren que el principal modo de transmisión de VHE es por consumo de productos derivados crudos o poco cocidos de hígados contaminados de cerdo y jabalí. 

La investigación desarrollada por nuestro grupo de la Sección Virología de la Facultad de Ciencias en cerdos y jabalíes no es representativa de todo el país, puesto que solo se evaluaron algunos establecimientos de crianza de cerdos. Los resultados publicados en la nota referida están incorrectamente interpretados: no es cierto que casi el 50% de los cerdos del Uruguay portan el VHE. Dos razones lo justifican. Primero: el 50% refiere únicamente al porcentaje de animales incluidos en este estudio (300). Segundo: estos animales que conforman el 50% presentan serología positiva, o sea la memoria de haber tenido contacto con el virus en algún momento de su vida, lo que no implica necesariamente que actualmente lo porten. Ser portadores del virus implica poseer capacidad de contagio y constituir un riesgo para la población. El caso de la detección del VHE por PCR en hígados de animales faenados es distinto y debe ser analizado desde otra perspectiva.

Este hallazgo, y aquí hay que ser bien claro, no necesariamente implica que estos órganos sean infecciosos para toda la población que los consuma o manipule. Es un factor necesario para que la trasmisión del virus ocurra, pero no es suficiente; otros muchos factores y variables juegan un rol importante en este sentido. 

Sin embargo, el sólo riesgo de que un patógeno humano, en es e caso un virus, pueda entrar en la cadena de manufactura de alimentos, aún en una pequeña proporción de la industria del sector, debería constituir una alerta y oportunas medidas deben ser tomadas a fin minimizar el potencial impacto en Salud Pública. 

Luego de que la Hepatitis E fuera descrita en Uruguay en 2010, los casos en humanos son notificables desde el 2012 (Decreto 41/012), lo que permite realizar un monitoreo permanente de la evolución de esta zoonosis en el país. Sin embargo, todos los actores, incluyendo autoridades sanitarias, comunidad científica, personal de la salud, productores y veterinarios, debemos aunar esfuerzos para generar protocolos de diagnóstico, denuncia y prevención. 

En resumen, el informe publicado en la página web de la Cátedra de Enfermedades Infecto-Contagiosas de la Facultad de Medicina en un lenguaje de carácter técnico fue interpretado de manera equivocada en la nota publicada en el diario El País, lo que generó una alarma pública desmedida, respecto a los resultados de las investigaciones recientes sobre Hepatitis E.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas