ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Doble militancia


@|Había quedado pendiente el tema implícito de la tan citada "resistencia a la pérdida de derechos". Se inscribe en la aceptada interrelación entre el gobierno actual y la dirigencia sindical a la que dejan en evidencia todas las declaraciones y actitudes de ambas partes.

La resistencia a los cambios es parte de la condición humana y forma parte de la resistencia a lo desconocido y constituye de por sí un atavismo ancestral como otra forma de la individuación de la persona. Así los niños tienen miedo a lo oscuro, por ejemplo.

Partamos de admitir que algo logrado es defendible. También que a veces es necesario renunciar a algo en beneficio de un bien mayor.

Por ejemplo, casarse implica dejar la soltería y aceptar convivir con otra persona. Y descubrir todos sus virtudes y defectos y aceptar ambas cosas.
Así pues, el salario y las condiciones de trabajo, que es lo básico en un convenio, suponen para los trabajadores que no será a costa de la pérdida de trabajo de sus compañeros. Del mismo modo para la empresa, que no abusará de su posición de poder para violentarlo.

Pero los cambios en el modo de producción o en las formas de ésta que devienen de la tecnología o del mercado o de ambas condiciones, no significan que lo logrado no sea modificable en una negociación. Si cada uno no ofrece hacerlo de buena voluntad, el resultado no será en beneficio de nadie.

Tienden los sindicatos a acusar a las patronales de opresoras o negadoras de datos precisos para negociar de buena fe.

Las empresas se defienden en la defensa de su competitividad para negarlos.

Si los sindicatos tuvieran todos personería jurídica, esto tal vez atenuaría el riesgo empresarial haciendo responsable civil al sindicato de su mal uso.
Pero lo básico sigue siendo el miedo al futuro o peor aún, el no reconocer que del otro lado hay razones valederas para proponer cambios. Y aquí volvemos a los amigos y los socios del poder.

Si no se actúa con verdadera "independencia de clase", al decir clásico, el horizonte se oscurece de forma indebida.

Lo dijo claro Richard Read, hace pocos días, cuando Pereira lanzó su candidatura a la Intendencia sin renunciar a su cargo sindical.

¡Y vaya si sabe del tema y tiene autoridad para decirlo!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas