ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

No dividir, nos


@|Este problema (el de “dividirnos”) se incrementa día a día. No se entiende si queremos salir del enterradero, con Covid-19 incluido. Donde la postura mayoritaria nacional es poner el hombro al Uruguay. Luchando contra un enemigo invisible, más una situación socioeconómica que ha creado un desafío de órdago.

Pero surge un problema, que se ve cada vez más claro, el cual considera a las autoridades elegidas por el pueblo como un enemigo. Habiendo individuos que barruntan un tortuoso camino a fin de crear un choque, el cual veladamente insinúan.

Pregunta: ¿lucha de y para qué?, estando en camino de mejoras.
Volvemos al título y épocas con una evocación desdichada. Habiendo aquellos, que ni la conocieron, pero han sido aleccionados a fin de resucitarlo, marcando la posibilidad de la violencia. Allí está la intolerancia característica y radical de quienes viven de la confrontación.

Por lo tanto, la población tiene que saber, fuerte y claro, qué fue lo que llevó al caos y no la distorsión histórica que persisten en mantener. La verdad cruda que no es motivo de repetirla; necesidad imperativa de revelar los hechos como fueron. El tiempo ya aquietó las aguas y permite ver con claridad qué llevó a la oscuridad.

Mientras, quienes han vivido de la mentira y de las bondades obsequiadas, ven el fin de la viveza criolla donde el estado maternal está en su ocaso, materializado por una patria esforzada. Los ejemplos del pueblo trabajador se están acentuando.

Es el continuismo a desarraigar, aquel que colonizó los institutos nacionales largo tiempo. Origen de la pauperización de la enseñanza, sembrando el mal y el odio por quien estudia y trabaja, más si pertenece a los cimientos nacionales fundados en el campo. Con un grado de sindicalización forzosa a fin de doblegar a las personas, apoyado por autoridades aturdidas por el populismo de ocasión.

Ahora, ¿es posible seguir tolerando esos señores que, amparados algunos en sus fueros, atacan de manera permanente y sin un sentido constructivo cada intento de mejora? ¿A qué vienen las amenazas de desestabilización que mencionan? Los paros indiscriminados atacando a la enseñanza ya comprometida por el virus… ¿qué beneficio trae?, todo lo contrario.

Se basan en las metas del foro de San Pablo, quien corroe las bases de la democracia, donde reconocidos sujetos nacionales hacen gárgaras y pretenden seguir adelante. Solo saben mentir, injuriar, fingiendo olvidar los desmanes cometidos.

Por lo tanto, la nación debe saber, estar al tanto y defenderse de quienes se consideran en estado de preguerra.

El pueblo no es alienado, sólo necesita de un baño de realidad ante quienes tanto han tergiversado y se han transformado en enemigos de la patria.

Demostrar que no se es un rebaño, sino un pueblo emprendedor que desea crecer y no se dejará dividir por esos personajes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas