ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Carta abierta


@ Los firmantes queremos expresar públicamente nuestro reconocimiento al Maestro Igor Yebra por su brillante gestión como Director del Ballet Nacional del SODRE de Uruguay.

Desde el comienzo de su actividad demostró su compromiso con la cultura del país y la promoción de nuevas creaciones que acrecentaran el repertorio de la compañía, así como su ya internacionalmente probada calidad como maestro.

Impulsó la creación de las obras “El Quijote del Plata” y “La tregua”, que concitaron la atención internacional sobre la compañía y deja para el año próximo organizada la obra “Delmira”, sobre la reconocida poeta uruguaya Delmira Agustini. Esta trilogía constituye un aporte único, no sólo para el Ballet del SODRE, sino para el repertorio latinoamericano y es fruto de su talento y rigor creativo.

Gracias a su trayectoria en los principales centros internacionales de danza, ya que ha sido bailarín estrella del Ballet de Australia, del Ballet de la Ópera de Roma y de Burdeos, único bailarín sin nacionalidad rusa en protagonizar “Iván, el terrible”, en Moscú, bajo la dirección de su creador Yuri Grigorovitch y fundador de la Escuela de Bilbao, entre muchos otros hitos de su carrera, llegaron a Uruguay maestros y coreógrafos de renombre internacional que nutrieron la formación de la compañía y brindaron al público espectáculos de inolvidable calidad.

Igor Yebra, cuya indicada experiencia como intérprete del gran repertorio académico le permitió sostener brillantemente dichas producciones, también se ha destacado en su participación en creaciones contemporáneas como las de Han van Manen, Rudi van Dantizig, NilsChriste, William Forsythe, o el superlativo Jïrï Kylián.

Esta versatilidad demuestra la amplitud de su mirada y la resonancia que produjo en nuestra comunidad, siempre ávida de contrastes estéticos.

A la paralización de actividades por la pandemia, le respondió con la creación de un programa denominado “Seguimos con vos” que permitió a los bailarines probar también su creatividad como coreógrafos y siguió así incorporando nuevas obras al repertorio.

Las personas son insustituibles y esta circunstancia se hace más plausible cuando están dotadas de excepcionales cualidades como individuos y artistas.

Este es el caso de Igor Yebra y esperamos que su paso por Uruguay y Latinoamérica se repita con asiduidad en el futuro para continuar su obra por el enriquecimiento de nuestra cultura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas