Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

¡Más impuestos!

   

Felicitaciones! Del Uruguay como el que no había otro, la Suiza de América, la Atenas del Plata que nos distinguía dentro de ese desastre promedial que ha sido América Latina -con excepciones como Chile y Costa Rica- tras dura brega de decenas de años de protesta socialista impenitente y casi 15 años de gobierno progresista observatorios reconocidos, consideran que pasamos definitivamente a ser un país más de Latinoamérica. Ingresamos al cuadro de la decadencia continental. Hecho destacado por la economista chilena Marta Lagos directora ejecutiva del Latinbarómetro (EP, 8 de abril de 2019). Antes, nuestra calidad de vida se aproximaba a la de Europa. Ahora dice:”Los problemas más importantes del país según los uruguayos, son la delincuencia, el desempleo y la economía. Lo mismo piensa la mayoría de los latinoamericanos respecto a los problemas de sus países, sin importar si son gobiernos de izquierda o de derecha”.

Del ayer ejemplar republicano, hoy azotados por la inseguridad pública, con la educación estatal por el piso, con estancamiento económico y desempleo institucionalizado, perdimos la vieja realidad. Tomando por muestra el Montevideo “tacita del Plata” vamos rumbo a ser Ciudad de México, Tegucigalpa, La Paz, y en un rato -quizás- si en octubre las urnas se equivocan, nada tendremos que envidiar a La Habana, Caracas, o Managua.
Hay palabras prostituidas. La más relevante es "socialismo".

Un señuelo para captar incautos y atornillarse unos pocos con prebendas de todo tipo y cargos políticos. Lenin, Stalin, Mao, Fidel Castro, Chávez, el "Che, Kirchner, Ortega, Hitler y Mussolini, por definición propia son socialistas. De izquierda o derecha, tanto da. El autoritarismo, la violación de los derechos humanos y las desgracias acarreadas a sus respectivos pueblos los mete a todos en una misma bolsa. Son simplemente sátrapas sanguinarios. Si en nuestro país la envidia fuese un virus mortal se reduciría drásticamente la población. Con consecuencias políticas.

El Frente Amplio desaparecería irremediablemente. Es la que da impulso a comunistas soviéticos y castristas, tupas incluidos, más los socialistas de Vivián Trías, el espía de la caída Checoslovaquia comunista, que recibía paga y llegaba a firmar libros que le escriban sus liberticidas empleadores extranjeros. Lo positivo sería que se generarían décimas folklóricas rimadas a cargo de algún conjunto con oficio, llamémosle "Los Dolareños", que propiedad intelectual mediante, instalado emotivamente ante los micrófonos del Antel Arena, podría aprovechar la ocasión para juntar billetes verdes con el rostro de G. Washington, numismática amada por los artistas populares “progre”.

Nos han traído a la presión tributaria más grande de la vida nacional para financiar negocios y acomodos, empezando por familiares y amigos, y en un próximo gobierno no duden que hagan hasta un hotel cinco estrellas para sus mascotas.

Tienen la receta que claman en unísono coro, con notoriedad pública: ”¡hay que poner más impuestos!”. Obviamente se trata de gravar a los que salen para adelante por inteligencia y esfuerzo. No los van a poner a sus correligionarios, ni a la pléyade que vive miserablemente como siempre, ahora subsidiada -voto comprado- por una generosa limosna estatal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos