Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

Futuro del automóvil

UTE procedió a la compra de vehículos eléctricos para su flota. El tema bienvenido se inscribe en una tendencia mundial consolidada que se expresa en el hecho de que todas las marcas importantes de automóviles han venido presentando en las ultimas y más importantes exposiciones, modelos de coche híbridos, eléctricos y últimamente de tracción a base de hidrógeno, lo que importa un cambio relevante en relación con la tradicional combustión a nafta, resultado fundamentalmente de la extracción y refinamiento de petróleo y del gas natural.

UTE procedió a la compra de vehículos eléctricos para su flota. El tema bienvenido se inscribe en una tendencia mundial consolidada que se expresa en el hecho de que todas las marcas importantes de automóviles han venido presentando en las ultimas y más importantes exposiciones, modelos de coche híbridos, eléctricos y últimamente de tracción a base de hidrógeno, lo que importa un cambio relevante en relación con la tradicional combustión a nafta, resultado fundamentalmente de la extracción y refinamiento de petróleo y del gas natural.

Hablamos de nuevas tecnologías que abaratan los costos de funcionamiento de los vehículos y los dota de un sistema de energía ecológico que no contamina el medio ambiente. Para nuestro país cuya importación y gasto más grave es el de petróleo —a lo que suma la administración desquiciada del ente especializado en la materia, ANCAP y la utilización del recurso energético como recaudador tributario del gobierno central— la proyección de futuro es múltiple, ya que de desarrollarse políticas adecuadas tendremos automóviles de un costo de funcionamiento mínimo, más preservación del medio ambiente.

Cabe tratar brevemente las nuevas posibilidades de automóviles que se integran con: coche híbridos, coches eléctricos, coches a base de hidrógeno y hasta experiencias ciertas y a prueba en las calles de coches que funcionan sin conductor y se manejan por sí mismos. Hay una decisión compartida de los grandes fabricantes de estimular el uso de los nuevos autos cuya circulación en el mundo es actualmente reducida, y de imponer la nueva realidad, que en parte requiere un cambio cultural para vencer el escepticismo sobre la bondad de lo nuevo. En este sentido se ha creado la fórmula E de la que participarán en lo inmediato prototipos de carrera eléctricos y que hará su circuito mundial a la par de la fórmula 1, sin afán de competir con ella. Según ha trascendido es posible que una competencia de la nueva fórmula tenga próximamente lugar en este año en Punta del Este, debiendo saberse que en cuanto a velocidad ya se ha llegado a estándares similares a los de coche a nafta.

Los autos híbridos funcionan con nafta y batería eléctrica. Cuando la batería se va descargando comienza a funcionar automáticamente el motor a nafta hasta cargarla y una vez cargada comienza a operar nuevamente la batería. Tienen amplia autonomía de funcionamiento y el ahorro en combustible es entre un 40% y un 50% en relación con los coches nafteros (en carretera llegan a dar 25 kilómetros con 1 litro de combustible común, lo que al firmante le consta por tener un Toyota Prius). Las baterías de litio duran aproximadamente 8 años y son recargables.

Los eléctricos en principio tienen menor autonomía de circulación, deben recargarse enchufándolos luego de determinado kilometraje que depende del modelo, su costo operativo es rídiculamente barato respecto a los vehículos a nafta y ya hay prototipos que tienen sistemas de recarga automático lo que implicará una nueva transformación al respecto.
Los autos que funcionan a hidrógeno, se alimentan con agua y desechan vapor, parten de un recurso enérgetico infinito y se ofrecerán al público más adelante. Lo mismo, los coches que se manejan solos, cuyo buque insignia es uno fabricado por Google, que solo tiene de momento permiso para circular en el estado de Nevada (EEUU).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)