Ignacio Sienra
Ignacio Sienra

El Frente y Cantinflas

Cuenta la leyenda que el joven Mario Moreno, intimidado por el pánico escénico, cierta vez olvidó por completo su monólogo original. Comenzó a decir lo primero que se le venía a la mente en una completa emancipación de palabras y frases, de lo que emergió una brillante incoherencia.

Cuenta la leyenda que el joven Mario Moreno, intimidado por el pánico escénico, cierta vez olvidó por completo su monólogo original. Comenzó a decir lo primero que se le venía a la mente en una completa emancipación de palabras y frases, de lo que emergió una brillante incoherencia.

Un asistente, molesto le gritó “cuanto inflas”, y así quedó bautizado Cantinflas. El acto eleccionario del FA nos recuerda de una manera patética al inigualable cómico mexicano.

Repasemos: pese a que la cantidad de votantes que participó en la elección cayó un 46% con respecto a la anterior de 2012, la dirigencia oficialista reaccionó con satisfacción a la cifra de participantes en la instancia; el clima en “La huella de Seregni”, donde el FA informó de los resultados, era de satisfacción (¡¡¡Soy del Frente, soy del Frente!!!) se escuchó.

Para Rafael Michelini “es impresionante la votación y no sé si no llegamos a los 99.000” (que es el número de su lista y estaba encantado). “Valió la pena la movida”, reflexionó Javier Miranda, en tanto Rubio consideró que los resultados eran “dignos” (este último el más cuerdo de todos, aunque la dignidad es subjetiva, claro está).

El vicepresidente Raúl Sendic escribió un mensaje en Twitter: “La militancia se puso una vez más al hombro la herramienta del cambio redoblando la esperanza”. Esto es lo más parecido a un discurso de Cantinflas que podamos escuchar. Vamos a desmenuzar la emancipación de palabras de Sendic: “La militancia se puso una vez más al hombro…” ¿Cómo? Perdieron el 46% de los votantes de los militantes de hace solo cuatro años. ¿De qué militancia habla? Lo que el número dice es que los frenteamplistas le dieron la espalda al acto eleccionario y se quedaron en sus casas, o ya no militan más. Sigue el no licenciado: “la herramienta del cambio”. ¿A qué se puede estar refiriendo Sendic? ¿El cambio hacia el tercer mundo? ¿El cambio hacia Venezuela y Cuba? ¿El cambio hacia la peor educación y seguridad de nuestra historia? Y concluye: “redoblando la esperanza”. ¿Cómo alguien puede apreciar un avance en la esperanza de la gente, o de la militancia, cuando cada vez son menos, concurren menos a votar, les creen menos, los quieren menos, proponen menos y hacen menos?

La verdad es que se trata de una frase de antología propia de Mario Moreno “Cantinflas”. Sin desperdicio.

Un análisis final nos permitimos, para desnudar el totalitarismo que engendra el FA que hoy nos gobierna.

En la elección también se votó el Plenario de la coalición que está compuesto por 176 miembros, de los cuales 85 son representantes de los sectores políticos, 85 de las bases, y 6 son personalidades adherentes. Este órgano toma decisiones importantes: el año pasado su posición contraria al TISA llevó al Presidente Vázquez a retirarse de las negociaciones. Luego tomó una polémica decisión de respaldo al Vicepresidente cuando no pudo demostrar ser Licenciado. Ahora deberá definir sobre la reforma constitucional que impulsaría el Frente Amplio. Los sectores “moderados” casi no tienen delegados de base.

Entonces 90.000 votantes eligen un órgano que tiene un poder desmesurado respecto al gobierno al que votaron más de 1.200.000 ciudadanos. ¿Eso es democracia?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)