Fernando Mattos
Fernando Mattos

¡Hasta luego!

Escribo estas líneas para despedirme momentáneamente de nuestros lectores. 

Hemos sido honrados por el Presidente Lacalle, a indicación del Ministro Uriarte, para dirigir el INAC, entidad rectora de nuestra principal cadena productiva agroindustrial, la carne, por lo que entendemos conveniente hacer una pausa.

Nos toca esta responsabilidad en tiempos difíciles. Asumimos con la pandemia del Coronavirus instalada en nuestro territorio, en condiciones atípicas y funcionando en base a teletrabajo, en régimen de excepción.

Los mercados externos son el destino de casi dos tercios de nuestra producción, encontrándose totalmente alterados por la fuerte caída del consumo. El aislamiento social, las cuarentenas, el cierre de fronteras, han impactado fuertemente en la actividad económica, el consumo y el comercio. A China, destinamos en 2019 más del 60% de las exportaciones de carne vacuna, generándose un problema comercial enorme agravado por la irrupción del Covid 19, con gran perjuicio económico para los exportadores.

A este problema, más recientemente se agrega Europa, tremendamente afectada por la pandemia que parece haber ganado virulencia, haciendo colapsar los servicios médicos, distorsionando la cotidianeidad de sus habitantes, forzándolos a la reclusión como medida para mitigar el enorme costo en vidas humanas.

Esta situación afecta a la industria frigorífica que ha cerrado un número muy importante de contratos de exportación que están siendo objeto de renegociación, por las alteraciones comerciales que genera la pandemia, significando pérdidas millonarias que aún se están dimensionando.

Si no bastara esta compleja situación, se plantea por parte de los funcionarios de la Federación de Obreros de la Industria de la Carne y Derivados (FOICA), una paralización insólita de actividades por dos semanas con el título de “tregua sanitaria” por los riesgos de contagio que la actividad puede ocasionar.

El gobierno prioriza la salud de los trabajadores y pretende que se dispongan todos los elementos adicionales de seguridad para mitigar los riesgos de infección, que haya suficientes equipamientos, reduciendo las aglomeraciones, el ritmo de trabajo, enviando al seguro por enfermedad a los grupos de riesgo u otorgando régimen especial de licencias para las empresas que lo quieran aplicar, estableciendo un marco especial para que cada frigorífico negocie con su gremio. El Poder Ejecutivo va a asegurar el abastecimiento de carne, alimento esencial de los uruguayos y el derecho al trabajo de todos aquellos que lo quieran realizar, en el caso de paralización.

No podemos parar dicen los emotivos videos que recibimos por las redes desde el sector agroalimentario regional, al considerarse esencial para la sociedad, despertando así el espíritu cívico y patriótico, contrastando con un sector de la FOICA, pues no obedece a una lógica sanitaria, por lo que apelamos a la reflexión de quien impulsa esta propuesta.

Agradecemos la confianza de los Directores de El País que nos abrieron este espacio de opinión, posibilitando ser parte de un grupo de grandes escritores del que soy un mero aprendiz. Mi reconocimiento también a usted, amigo lector, que ha acompañado mis columnas, las que he disfrutado tratando de expresar mis ideas de acuerdo a mis convicciones, en pleno uso de la libertad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados