CRISIS MIGRATORIA EN EUROPA

El C-Star, el barco fascista que bloquea a inmigrantes

Militantes de extrema derecha navegan el Mediterráneo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Protestas impidieron que el C-Star llegara a Túnez. Foto: AFP

Un barco de militantes de extrema derecha europeos que quieren devolver a los migrantes hacia África provocó indignación y fuertes protestas que impidieron que atracara en el puerto de Zarzis, en Túnez.

El C-Star, un barco de 40 metros de eslora fletado por el grupo de extrema derecha Generación Identitaria, persiguió brevemente al Aquarius, una de las numerosas embarcaciones de ONG que realiza labores de salvamento en el Mediterráneo, donde han muerto muchos migrantes en los últimos años al hundirse los barcos con los que intentaban llegar a Europa.

Se cree que el C-Star salió de Chipre el 1° de agosto. "Si el barco se acerca al puerto, cerraremos el canal. Es lo mínimo que podemos hacer dado lo que ocurre en el Mediterráneo, la muerte de musulmanes y africanos", dijo el presidente de la asociación de pescadores de Zarzis, Shamseddin Burassin.

Y así sucedió. Decenas de personas protestaron ayer domingo por la llegada del barco antiinmigración. Sindicalistas, militantes, pescadores y trabajadores portuarios participaron en la manifestación convocada en Zarzis para impedir la entrada del barco.

Al ver la movilización en tierra, el C-Star comenzó a alejarse del puerto de Zarzis con la intención de atracar en la isla turística de Yerba o en la ciudad industrial de Sfax. Las asociaciones de derechos humanos están organizando manifestaciones en esas dos ciudades contra la presencia en aguas de Túnez del barco "racista".

El C-Star fue fletado por Generación Identitaria en el marco de su misión "Defendamos Europa", financiada por simpatizantes de Francia, Alemania e Italia. El barco llegó a aguas territoriales tunecinas desde la vecina Libia en donde fue visto este sábado a 20 millas al norte de Trípoli.

Los militantes ultraderechistas navegaron desde Chipre hasta las aguas libias, después de que se les disuadiera de atracar en puertos de Grecia o Sicilia, donde las autoridades temían protestas antifascistas.

Desde el inicio de su misión, los pasajeros del C-Star tuvieron un viaje accidentado. Las autoridades egipcias retuvieron al barco durante una semana en el canal de Suez para registrarlo en busca de armas. Y, tras su llegada al puerto chipriota de Famagusta el mes pasado, varios miembros de su tripulación abandonaron la embarcación y pidieron asilo en Europa, exactamente el tipo de situaciones que esta iniciativa pretende evitar.

Según los organizadores del viaje, su mayor objetivo es mostrar la colaboración entre los barcos de rescate de las ONG y los traficantes de personas que envían barcos atestados de migrantes desde las costas de Libia.

Varios grupos humanitarios opinaron que Generación Identitaria lleva a cabo una campaña publicitaria potencialmente peligrosa.

Desde principios de 2014, cerca de 600.000 personas de África, Oriente Medio y el sur de Asia fueron rescatadas de barcos de traficantes y conducidas a Italia. Más de 10.000 han muerto en naufragios mientras trataban de cruzar el Mediterráneo rumbo a Europa.

Los barcos de las ONG rescataron a cerca de un tercio de las casi 100.000 personas salvadas este año, pero sus relaciones con Italia se tensaron al tiempo que crecían las presiones para detener el flujo de migrantes.

Las autoridades italianas se incautaron la semana pasada del barco de una ONG, fletado por la asociación alemana Jugend Rettet, y acusaron a su tripulación de estar en contacto directo con los traficantes para organizar recogidas de embarcaciones de migrantes muy cerca de la costa libia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)