Los frentes judiciales de Trump

Roger Stone, el amigo de Trump que compromete al presidente

Ayer fue acusado de mentir al Congreso sobre los vínculos con Rusia.

El asesor político de Trump al salir ayer de la corte luego de pagar una fianza de US$ 250.000. Foto: Reuters
El asesor político de Trump al salir ayer de la corte luego de pagar una fianza de US$ 250.000. Foto: Reuters

Roger Stone, amigo y asesor de larga data de Donald Trump, fue arrestado y acusado ayer viernes en la investigación por supuesta connivencia entre el equipo de campaña del presidente y agentes rusos.

Al salir de la corte luego de pagar una fianza 250.000 dólares, Stone, de 66 años, anunció que se declarará "no culpable" de lo que llamó cargos "políticos" lanzados por el fiscal especial, Robert Mueller, que investiga la conexión del equipo de Trump con los rusos.

Stone fue detenido por policías fuertemente armados durante una redada antes del amanecer en su casa de Fort Lauderdale, Florida, acusado de mentir sobre sus relaciones con WikiLeaks, la organización que publicó correos electrónicos pirateados contra la candidata demócrata Hillary Clinton durante la campaña electoral de 2016.

"¡La caza de brujas más grande en la historia de nuestro país! NO HAY COLUSIÓN! Coyotes fronterizos, narcotraficantes y traficantes de personas reciben un mejor trato. ¿Quién alertó a CNN para estar allí?", tuiteó Trump luego de ver las imágenes del operativo policial para arrestar a su amigo que difundió en exclusiva esa cadena.

Stone enfrenta siete cargos, entre ellos falso testimonio, manipulación de testigos y obstrucción de los procedimientos oficiales.

"Me declararé no culpable de esos cargos", dijo. "Creo que esta es una investigación motivada políticamente". A su alrededor, se oían gritos de "¡Enciérrenlo!", una referencia al "¡Enciérrenla!" que coreaban partidarios de Trump durante la campaña de 2016 contra Hillary Clinton.

Stone insistió en que no "testificará contra el presidente". "Soy uno de sus amigos más antiguos, soy un ferviente partidario del presidente, creo que está haciendo un gran trabajo", afirmó.

Los cargos contra Stone ponen más presión sobre Trump, en momentos en que la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes planea acelerar las investigaciones contra el presidente. Stone tiene un reputación de estratega político agresivo que se remonta al escándalo de Watergate de la década de 1970, cuando trabajaba para Richard Nixon, incluso tiene un tatuaje con la cara del expresidente en la espalda.

WikiLeaks ha negado cualquier relación con Stone. Y en diciembre de 2018 Stone negó haber tenido contacto con Julian Assange, refugiado en la embajada de Ecuador en Londres.

De acuerdo con la acusación, Stone también trató de encubrir sus acciones mintiéndole al Congreso y presionando a otro testigo, identificado como Persona 2, para que se negara a hablar ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, llegando a mencionar a un personaje de la saga El Padrino.

"En múltiples ocasiones, incluido el 1 de diciembre de 2017 o alrededor de esa fecha, Stone le dijo a la Persona 2 que debería hacer como Frank Pentangeli ante el Comité de Inteligencia", dice la acusación. En El Padrino II, Pentangeli testifica ante el Senado, donde declara "No sé nada de eso" cuando se le pregunta sobre sus posibles vínculos con la mafia.

Stone dijo en mayo pasado estar listo para enfrentar posibles cargos del equipo de Mueller, y criticó públicamente al fiscal especial, haciéndose eco de las afirmaciones de Trump de que la pesquisa es una "caza de brujas".

"Atacar, atacar y atacar, no defenderse"

Roger Stone es un veterano de la política en Estados Unidos que se ha forjado una carrera rompiendo las reglas. Stone, un dandi de 66 años que tiene un tatuaje de su héroe político Richard Nixon en la espalda, es considerado un maestro de las noticias falsas, mucho antes de que ese término se acuñara. Su imagen bien cultivada de maestro manipulador le valió un documental, el exuberante Get Me Roger Stone (Traíganme a Roger Stone), estrenado en 2017. Participó en las campañas de Nixon, Ronald Reagan y Trump. En su carrera cultivó varias máximas, la más famosa de ellas: "Atacar, atacar y atacar y nunca defenderse".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)