EL PROCESO DE BREXIT

Oposición británica se lanza furiosa en contra de Johnson, primer ministro de Reino Unido 

Buscan evitar por la vía legislativa, judicial o incluso la censura la suspensión del Parlamento antes del Brexit.

Boris Johnson. Foto: AFP
Johnson pidió el miércoles a la reina Isabel II la suspensión de las sesiones parlamentarias entre la segunda semana de septiembre y el 14 de octubre.. Foto: AFP

La oposición y los sectores contrarios al Brexit lanzaron ayer jueves una ofensiva para impedir que el primer ministro Boris Johnson logre suspender el Parlamento hasta dos semanas antes de la fecha de salida del Reino Unido de la Unión Europea, fijada para el 31 de octubre próximo.

Johnson pidió el miércoles a la reina Isabel II la suspensión de las sesiones parlamentarias entre la segunda semana de septiembre y el 14 de octubre. Esto provocó una ola de indignación y protestas. Diputados opositores se declararon determinados a aprobar una ley contra un Brexit sin acuerdo y a lanzar una moción de censura contra Johnson.

El primer ministro también sufrió un duro revés cuando la carismática líder de su Partido Conservador en Escocia, Ruth Davidson, contraria a una salida sin acuerdo de la UE, anunció su dimisión. Aunque sus desacuerdos con Johnson son conocidos (Davidson evitó respaldarlo durante la carrera por el liderazgo conservador), aseguró que la principal razón de su marcha es que quiere centrarse en cuidar a su hijo. No ocultó, sin embargo, que su preferencia es que el Reino Unido abandone la UE con un acuerdo. Los “tories” pierden así a una de sus figuras más carismáticas -Davidson consiguió situarles en 2016 como el primer partido de la oposición en Escocia-, lo que podría perjudicarles si se celebran elecciones generales.

De forma “inteligente”, según el constitucionalista Robert Craig, para suspender el parlamento el primer ministro no aludió al Brexit, sino a una práctica habitual que permite a todo nuevo ejecutivo presentar su programa legislativo.

Sin embargo, la activista antibrexit Gina Miller impugnó “el efecto y la intención” de la decisión mediante una acción ante la justicia: la medida “fue manifiestamente utilizada (...) para impedir que el parlamento legisle contra un Brexit sin acuerdo”, dijo en la BBC.

Miller fue la responsable en 2017 de una victoriosa batalla legal que obligó al gobierno de Theresa May a requerir la aprobación parlamentaria para todo acuerdo con la UE. Esta vez pidió “una audiencia urgente la semana que viene y una orden judicial provisional” contra la decisión de Johnson.

En tanto, en Irlanda del Norte el activista Raymond McCord presentó una demanda, que será examinada el viernes, para obligar al primer ministro a revocar su petición a la reina.

Con eslóganes como “Paren el golpe de Estado”, miles de personas se manifestaron el miércoles en Londres y otras grandes ciudades y más protestas están previstas mañana sábado a nivel nacional. Se convocó además una gran manifestación para el martes, cuando los diputados vuelven al trabajo. Mientras tanto, una petición contra la suspensión sumaba ayer jueves 1,5 millones de firmas, aunque basta con 100.000 para provocar la apertura de un debate parlamentario en el Reino Unido.

Johnson llegó al poder el 24 de julio en remplazo de Theresa May -obligada a dimitir por su incapacidad para cumplir con el Brexit-, asegurando que sacaría al país de la UE el 31 de octubre con o sin acuerdo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados