El caso de Meng Hongwei

La misteriosa desaparición del presidente de Interpol

Salió de Francia a fines de septiembre; sospechan de un arresto en China.

Meng Hongwei: ocupa la presidencia de Interpol desde 2016; fue vicepresidente de Seguridad en China. Foto: Reuters
Meng Hongwei: ocupa la presidencia de Interpol desde 2016. Foto: Reuters

Interpol, la organización mundial de cooperación policial, es capaz de buscar y detener delincuentes alrededor del globo y entregarlos a los países que los reclaman para juzgarlos. Entonces, que desde hace días no se tenga noticias de una de las máximas figuras de Interpol y que su familia lo dé por desaparecido, es un hecho por demás inusual. Pues esta es la situación de Meng Hongwei, el primer chino en llegar a presidente de Interpol.

Francia alertó de su desaparición ayer viernes cuando anunció una investigación para saber de su paradero. El rastro de Meng se perdió el 29 de septiembre, cuando embarcó en un avión en Lyon con destino a China.

La policía francesa abrió una investigación, mientras la prensa de Hong Kong reveló que Meng estaba siendo investigado en su país y puede haber sido víctima de una purga interna del régimen comunista.

Su esposa, que permanece con sus hijos en Lyon, dejó transcurrir unos días para ver si tenía noticias de su marido. Hasta el jueves de noche que acudió a la policía francesa y denunció la desaparición.

En un comunicado difundido en su cuenta de Twitter, Interpol dijo estar "al tanto de los reportes de prensa sobre la presunta desaparición" de Meng. La investigación "depende de las autoridades en Francia y China", agregó la organización. Además, dijo que la continuidad de su misión está garantizada, ya que el peso operativo de Interpol recae en el secretario general, el alemán Jürgen Stock.

Por su parte, el Ministerio de Interior francés compartió ayer en un comunicado su "preocupación" por la desaparición de Meng, así como por las amenazas que ha recibido su esposa, y señaló que ha puesto a disposición de la familia un "dispositivo policial adaptado" para garantizar su seguridad.

Por el momento, los agentes franceses han podido determinar que Meng, de 64 años, tomó el avión que iba a llevarle a China. A partir de ahí, se pierde la pista. La familia no ha vuelto a tener contacto con él.

Según el diario South China Morning Post, de Hong Kong, Meng es objeto de una investigación en China y fue arrestado por los servicios disciplinarios del Partido Comunista nada más poner pie en el país.

El rotativo tampoco ofrece más pistas sobre los posibles motivos por los que Meng, considerado un peso pesado del Partido Comunista Chino, estaría siendo investigado, ni sobre cuál es su paradero actual.

Una tesis similar manejó ayer el diario francés Le Monde.

De acuerdo con el rotativo parisino, que no revela sus fuentes, se trataría de una detención temporal por parte del régimen comunista "en el marco de un ajuste de cuentas internas en el poder chino".

Meng era vicesecretario de Seguridad del gobierno chino cuando en noviembre de 2016 fue elegido presidente de Interpol —por un período de cuatro años— en sustitución de la francesa Mireille Ballestrazzi.

Desde ese cargo en el gobierno chino, Meng tenía bajo su mando a la Policía y los servicios de espionaje.

Ahora su cargo en Interpol es honorífico, pero aun así levantó sospechas entre organizaciones defensoras de los derechos humanos. Estas organizaciones consideraron que Pekín había movido bien sus peones para situar a un hombre suyo en la cúspide de una organización que, denuncian, el régimen comunista utiliza para acosar y perseguir a sus opositores, en particular en el extranjero.

Human Rights Watch consideró que China se sirve de Interpol para intimidar y detener a familiares de disidentes. Algo similar denunció Amnistía Internacional en el momento del nombramiento de Meng.

Pero Interpol rechazó las acusaciones y recordó que el artículo 3 de su estatuto estipula que "está rigurosamente prohibida a la organización toda actividad o intervención en cuestiones o asuntos de carácter político, militar, religioso o racial".

Interpol, organización creada en 1914 con sede en Lyon, permite facilitar la cooperación entre las policías de sus 192 países miembros. Es conocida, entre otros, por sus "notificaciones rojas", que se utilizan para solicitar la localización y detención de una persona buscada por las autoridades judiciales de un país determinado o por un tribunal internacional con miras a su extradición.

Purga.

Medios franceses han hecho notar además que en noviembre pasado el presidente chino, Xi Jinping, puso al frente de los servicios de seguridad del país a Zhao Kezhi y lanzó una purga de altos cargos procedentes de los aparatos de sus predecesores, Hu Jintao y Jiang Zemin.

Además, desde su llegada al poder hace seis años, Xi Jinping lanzó una dura campaña contra la corrupción, que ha costado la caída en desgracia de influyentes funcionarios. El más prominente de ellos es el antiguo superior directo de Meng, el exministro de Seguridad Pública y otrora uno de los nueve hombres más poderosos del país, Zhou Yongkang, condenado a cadena perpetua por abuso de poder. Los críticos del presidente Xi alegan que, en parte, esa campaña ha servido al régimen para deshacerse de posibles rivales políticos.

Experiencia en combate a narcotráfico y terrorismo

Nacido hace 64 años, en Harbin, provincia de Heilongjiang, Meng Hongwei tiene casi cuatro década de experiencia en justicia penal, asuntos policiales, lucha contra el narcotráfico y contra el terrorismo, control de fronteras, inmigración y cooperación internacional, según indica la página web de Interpol. Meng Hongwei es licenciado en Derecho por la Universidad de Pekín, ingresó a la política en 1972 y ocupó importantes cargos de gobierno en China, como viceministro de Seguridad Pública, director de la Guardia Costera y director de la Oficina Nacional de Lucha contra el Terrorismo. Fue elegido presidente de Interpol en la asamblea general que el organismo de cooperación internacional celebró en 2016, donde deberá cumplir el cargo hasta 2020. También se desempeña como director de la Oficina Central Nacional de China de Interpol. En octubre de 2017 estuvo en Buenos Aires, donde visitó el Departamento Central de la Policía Federal Argentina. LA NACIÓN, GDA

Actriz acusada de evasión fiscal

Fan Bingbing. Foto: AFP
Fan Bingbing. Foto: AFP

Fan Bingbing, una de las actrices más famosas de China, fue multada con "cientos de millones de yuanes" por un delito de evasión fiscal. El Gobierno chino anunció el pasado julio la apertura de una inspección de posibles casos de evasión fiscal entre famosas estrellas del cine y la televisión del país, a raíz de que Fan Bingbing fuera acusada públicamente de ocultar parte de sus ingresos. "Fan Bingbing recibió la orden de pagar impuestos y multas por valor de cientos de millones de yuanes por evasión fiscal", señaló la agencia estatal Xinhua, citando a las autoridades chinas. Fan, de 36 años, ha dado el salto a Hollywood con su papel de la superheroína Blink en la película X Men: Days of Future Past. Después de que en mayo un colega le acusara de falsificar facturas, la actriz ha desaparecido en sus redes sociales y no ha hecho ninguna aparición pública desde julio, lo que ha alimentado entre sus fans el temor de que esté detenida por presunta evasión fiscal. El popular presentador de televisión Cui Yongyuan aseguró que en una colaboración que tuvo con ella, la actriz cobró oficialmente y declaró a hacienda 10 millones de yuanes (1,4 millones de dólares) pero se le pagaron a escondidas otros 50 millones de yuanes (7,3 millones de dólares).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º