piratería informática 

Kim Dotcom puede ser deportado de Nueva Zelanda

Kim Dotcom, creador del clausurado portal Megaupload, podría, además de ser extraditado a Estados Unidos para declarar por presuntos delitos informáticos, ser deportado de Nueva Zelanda, donde tenía un permiso de residencia permanente.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Kim Dotcom

El empresario alemán Kim Dotcom no solo corre el riesgo de ser extraditado a Estados Unidos por presunta piratería informática sino que además puede ser deportado de Nueva Zelanda, informaron hoy medios locales.

"El Ministerio de Inmigración de Nueva Zelanda todavía evalúa la potencial responsabilidad del señor Dotcom respecto a su (posible) deportación", dijo un portavoz a la cadena TVNZ de la televisión neozelandesa.

El fundador del clausurado portal Megaupload goza desde 2010 de un permiso para residir permanentemente en Nueva Zelanda, pero el año pasado se denunció que Dotcom no informó a las autoridades sobre una condena por conducción peligrosa a la hora de solicitar la autorización para vivir en este país.

El Ministerio de Inmigración de Nueva Zelanda señaló que aún se encuentra analizando la situación con los abogados de Dotcom, quien de perder su estatus de residencia puede ser deportado fuera del país antes de que se culmine la batalla legal de extradición en los tribunales neozelandeses.

Ayer, un tribunal de distrito neozelandés dio luz verde para que Dotcom y tres de sus exsocios de Megaupload sean extraditados a Estados Unidos al considerar que existen indicios para que los acusados respondan en allí por los 13 delitos de piratería informática, crimen organizado y lavado de dinero de los que son acusados.

Tras conocerse la sentencia, los abogados de los acusados, que de ser hallados culpables en Estados Unidos podrían pasar décadas en prisión, presentaron una apelación ante el Tribunal Superior neozelandés y tienen plazo hasta febrero para presentar las argumentaciones de su caso.

La ministra neozelandesa de Justicia, Amy Adams, quien tiene la última palabra sobre la extradición de Dotcom y sus exsocios de Megaupload, se ha negado a pronunciarse sobre el caso hasta que se agoten todas las vías legales.

Este complicado proceso legal comenzó en enero de 2012 con la detención de Dotcom y sus tres exsocios en la mansión que alquilaba el empresario alemán a las afueras de Auckland como parte de un operativo de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos.

Las autoridades estadounidenses creen que ese portal de descargas, que llegó a tener 50 millones de usuarios, logró un beneficio de unos 175 millones de dólares (160 millones de euros) por supuestamente alojar material ilegal.

Hasta ahora de los siete miembros de Megaupload imputados en Estados Unidos solo ha sido condenado el programador estonio Andrus Nomm, al que le impuso una pena de poco más de un año de cárcel en ese país, que ya ha cumplido, tras admitir que violó los derechos de autor 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados