El esquema de sobornos llega hasta Cristina

El juez confirma los sobornos

Claudio Bonadio revela que los “beneficiarios finales” del dinero obtenido en 8 años eran Néstor y Cristina Kirchner.

Historia: Cristina Fernández recibe el mando presidencial de su marido, Néstor Kirchner, el 10 de diciembre de 2007, en la Casa Rosada. Foto: AFP
Cristina Fernández recibe el mando presidencial de su marido, Néstor Kirchner.  Foto: AFP

Los expresidentes argentinos Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) fueron, junto a su ministro del área de obras públicas, Julio de Vido, los "verdaderos beneficiarios" de la red de sobornos llevada a cabo durante sus gobiernos, informó el juez que realiza las investigaciones del caso que ha estremecido a Argentina.

Por primera vez desde que se destapó el escándalo, el pasado 1 de agosto, a raíz de la revelación por el diario La Nación de los Cuadernos de las Coimas, en los que el chofer del Ministerio de Planificación, Óscar Centeno registró en detalle los movimientos de dinero provenientes de los pagos que supuestamente hicieron empresarios para asegurarse contratos de obras públicas en los mandatos de los dos presidentes, el Poder Judicial publica de forma detallada los pormenores de la causa en la que está imputada la exmandataria y actual senadora, varios de sus exfuncionarios y decenas de empresarios de la obra pública, que hasta ahora estaba bajo un férreo secreto de sumario en el ámbito judicial.

El informe señala que el caso se inició a raíz de la información aportada por una persona "a quien se le reservó su identidad", quien llevó al juzgado que dirige Bonadio copia de las anotaciones, fotografías y filmaciones efectuadas por Centeno, chofer del ministro De Vido y del subsecretario de Coordinación de su cartera, Roberto Baratta.

Todo ello da cuenta, según la información difundida por el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal 11, de la existencia de una "organización delictiva" conformada por funcionarios públicos y comandados por Kirchner —fallecido en 2010— su viuda, Cristina Fernández, y el Ministerio de Planificación a cargo de De Vido, al menos entre los años 2008 y 2015.

"Procuraron la percepción de sumas de dinero ilegítimas, por parte de diversos particulares, muchos de ellos, empresarios contratistas de la obra pública del Estado", remarca la Justicia.

Revisan otra vez una casa

Efectivos de la Policía Federal, con perros entrenados para detectar divisas y escáneres para revisar estructuras internas de la construcción encabezaron ayer , por segundo día consecutivo, el operativo para revisar "el lugar en el mundo" de Cristina Kirchner, su casa de tres plantas situada frente al lago Argentino, en El Calafate , provincia de Santa Cruz. Cristina habita esa residencia durante sus cortas estadías en El Calafate.

Recaudan.

Bonadio hace un relato de las operaciones y señala que los fondos fueron recaudados por funcionarios de menor jerarquía del Ministerio de Planificación y trasladados en la mayoría de los casos por Centeno, y —previo a percibir el porcentaje que correspondía a sus tareas—, procedían a entregárselos a José María Olazagasti (Secretario privado de Julio Miguel De Vido), Hugo Martín Larraburu (Coordinador de la Unidad Ministro del Jefe de Gabinete de Ministros), Juan Manuel Abal Medina (Jefe de Gabinete de Ministros) y Héctor Daniel Muñoz (Secretario privado de la Presidencia de la Nación), quienes finalmente los derivaban a manos de los expresidentes.

El juez detalla que los recaudadores eran Roberto Baratta (Subsecretario de Coordinación y Control de Gestión del Ministerio de Planificación Federal), Nelson Javier Lazarte (Secretario privado del anterior), Hernán Camilo Gomez (funcionario de la Subsecretaría de Coordinación y Control de Gestión del Ministerio de Planificación Federal), Fabián Ezequiel García Ramón (Director Nacional de Energías Renovables y Eficiencia Energética del Ministerio de Planificación Federal), Rafael Enrique Llorens (Subsecretario Legal del Ministerio de Planificación Federal) y Walter Fagyas (presidente de la firma "Energía Argentina S.A. -"Enarsa").

Requisas.

Asimismo explica que en lo que va de la investigación que ya suma 32 cuerpos, se decomisaron unos 250 cuadros valuados en 41,5 millones de pesos, más de 1.250.000 dólares, 235.000 euros y 6.350.000 pesos. Además se secuestraron pesos chilenos, uruguayos y reales, nueve armas de fuego, equipos de telefonía móvil y electrónicos y una gran cantidad de autos y motos de diferentes marcas y modelos, muchos de ellos de alta gama.

El informe de Bonadio —difundido a última hora del viernes por el Centro de Información Judicial—, incluyó fotos de operativos y copias de resoluciones mediante las que se rechazaron las excarcelaciones de los acusados.

Durante la investigación, que dijo el juez que se inició por una declaración de un testigo de identidad reservada, fueron detenidas 26 personas, 11 de las cuales fueron puestas en libertad y hay dos personas con pedidos de captura.

Dentro de los imputadas, 17 declararon como arrepentidos, y 15 de ellos firmaron acuerdos que fueron homologados por el juzgado y serán beneficiados con una reducción de pena.

"En alusión a las resoluciones dispuestas en el marco de la investigación, se puede mencionar que se ha rechazado un planteo de nulidad y tres recusaciones presentadas contrra el Juez de la causa y una restante, contra el Representantes del Ministerio Público Fiscal", indica el informe.

Si bien no la menciona, se refiere a la recusación que le hizo Cristina.

Empresarios leen y ya se aprestan a declarar

Por estas horas, varios constructores argentinos se dedican a leer. Miran y miran los textos para ver si su nombre o el de su empresa están en alguna de las crónicas que le dan cobertura a la causa de los Cuadernos de las Coimas.

Si aparece alguna mención, entonces sí, tienen decidido caminar mansos en busca de un refugio legal, para confesar sus acciones ante la Justicia. Cohecho, que es lo mismo que decir soborno o coima, es en fin, un delito.

Prácticamente todos los hombres de la construcción que participaron de los años de obra pública kirchnerista han tomado la misma decisión. Solo cuando se haga público algún llamado a su compañía, entonces recién pretenden ir a la Justicia. Mientras tanto, esperan inquietos.

Varias constructoras saben que en los tribunales federales las cédulas a sus domicilios están por llegar.

El vestidor tiene la puerta blindada

Durante el allanamiento realizado en el apartamento que Cristina Kirchner tiene en Recoleta, en la intersección de las calles Juncal y Uruguay, los investigadores no encontraron pasadizos secretos ni bóvedas escondidas detrás de las paredes, pero sí un detalle que les llamó poderosamente la atención. "El vestidor tiene la puerta blindada", dijo un funcionario al tanto del resultado de los operativos. Dentro, no hallaron nada de valor. Como en el resto del inmueble, no había dinero ni joyas. Pero el dato circuló entre quienes participaron del trabajo. El allanamiento en el departamento se extendió por 13 horas. La policía no secuestró nada, pero revisó paredes, techos y pisos con el objetivo de buscar elementos de prueba y corroborar las declaraciones de los indagados en el caso.

Los investigadores hicieron una valuación de cuadros y "artesanías". Los funcionarios de la Policía Científica usaron escáneres y boroscopios, que son accesorios para ver a través de pequeños huecos. "Los operativos fueron muy largos porque había que mover muebles y revisar todo con mucho cuidado", dijeron fuentes que conocían lo que pasaba en el allanamiento. FUENTE: LA NACIÓN-GDA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º