Chérif Kouachi se sumó al yihadismo tras la invasión de EE.UU. a Irak

El ideólogo estuvo preso y salió por falta de pruebas

Cuando Chérif Kouachi llamó la atención por primera vez de las autoridades francesas como posible terrorista una década atrás, tenía poco más de 20 años y, según su testimonio durante un juicio que se realizó en 2008, soñaba con atacar objetivos judíos en Francia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Chérif y Said Kouachi, de 32 y 34 años, presuntos autores del atentado.

Bajo la influencia de un predicador radical de París, sin embargo, decidió que combatir a las tropas estadounidenses en Irak presentaba una mejor oportunidad de mostrar su compromiso con la yihad ("guerra santa").

El miércoles, según los investigadores, Kouachi, volvió a su plan original de llevar la guerra santa a Francia. Junto con su hermano mayor Said y un tercer francés musulmán de ascendencia norteafricana, fue identificado como uno de los tres hombres involucrados en un ataque a un semanario satírico en París que dejó al menos 12 muertos.

Se sospecha que Chérif y Said, de 32 y 34 años, fueron los hombres armados enmascarados que entraron en la oficinas de Charlie Hebdo en el número 10 de la calle Nicolas-Apert en el distrito 11 en la mañana del miércoles y mataron miembros del staff de la publicación y a dos oficiales de la Policía con armas Kalashnikov automáticas.

De acuerdo con las autoridades, el tercero y más joven de los sospechosos, Mamyd Mourad, de 18 años, condujo el auto en el que escaparon. Mourad se entregó a última hora del miércoles en un puesto policial en Charleville Mézieres, en el norte de Francia. El diario Le Point informó que los dos hermanos eran conocidos de los servicios de inteligencia y que Mourad, cuñado de ellos, estaba desempleado. Señaló que la policía identificó a los sospechosos luego que uno dejara sus do-cumentos de identidad en el vehículo Citröen que utilizaron para escapar.

La masacre dirigida a los caricaturistas y otros miembros del staff de un semanario que frecuentemente se burlaba del Islam, del cristianismo y de todas las formas de religión y de las autoridades seculares, dejó a Francia sorprendida. También generó preguntas respecto a cómo Chérif Kouachi, tan bien conocido por la policía durante tantos años y su hermano, se las ingeniaron para esconder sus intenciones. Nacidos en el Décimo "arrondisement" (distrito) venían de ambientes seculares y al comienzo se volcaron a los pequeños delitos y no al fanatismo religioso, según "The New York Times".

Libération, un diario francés, describió a Chérif Kouachi como un huérfano, cuyos padres fueron inmigrantes argelinos. Informó que se crió en un orfanato en Rennes, en el oeste de Francia, y se capacitó como preparador físico antes de mudarse a París, donde vivía con su hermano Said. Trabajó como repartidor de pizza, en un comercio y en una pescadería.

Fue arrestado primero en 2005 en conexión con un caso vinculado a Farid Benyettou, un sanitario de 26 años transformado en predicador que daba sermones llamando a la yihad en Irak y justificando los ataques suicidas con bombas. Entre los reclutas de Benyettou estaba Chérif Kouachi, entonces de 22 años, que fue detenido cuando se preparaba para ir a Siria, la primera escala de un viaje que él tenía la esperanza de que lo llevara a Irak.

Llevado a juicio en 2008, fue presentado por su abogado, Vincent Ollivier, como alguien confundido que fumaba marihuana, escuchaba rap y se describía a sí mismo como "un musulmán ocasional". "Un día se encontró con gente que le hizo sentir importante", comentó Ollivier.

El interés de Chérif en el yihadismo, se dijo en el juicio, tenía sus raíces en su furia por la invasión a Irak por parte de Estados Unidos en 2003 y particularmente por el maltrato a los musulmanes presos en la cárcel de Abu Ghraib. Chérif fue condenado a tres años de cárcel por su involucramiento en una red que reclutaba jóvenes franceses musulmanes para pelear con Abu Musal al-Zarqawi, el líder de Al Qaeda en Irak que murió en un bombardeo estadounidense en 2006. Habiendo pasado un tiempo detenido sin juicio, fue liberado.

También se lo acusó de cooperar en la fuga de Smain Ait Ali Belkace, un exmiembro del Grupo Armado Argelino, condenado a cadena perpetua por un atentado en 2002 en el metro de París que dejó 30 heridos, informó El País de Madrid. En mayo entró a prisión. Fue liberado por falta de pruebas.

Los dos eran vigilados antes del atentado

Los hermanos Said y Chérif Kouachi, sospechosos de la masacre en el semanario Charlie Hebdo, son dos viejos conocidos de la policía francesa, pero habían logrado no disparar la alarma sobre sus supuestas intenciones criminales. Tan pronto se conocieron sus identidades, el primer ministro Manuel Valls admitió que los dos estaban bajo vigilancia por sus antecedentes, pero no explicó cómo los dos hombres lograron preparar el atentado sin despertar sospechas. "Tomamos el 100 % de las precauciones, pero eso no significa riesgo cero", admitió en tanto el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve.

Para el Estado Islámico, los atacantes de París son "héroes"


El grupo Estado Islámico (EI) calificó de "héroes" a los autores del atentado en Francia en un boletín de su emisora de radio por Internet "Al Bayán". La noticia del ataque en París abrió el boletín, en el que un locutor anunció que "combatientes heroicos mataron a doce periodistas e hirieron a otros diez que trabajaban en la publicación francesa Charlie Hebdo, y eso en apoyo al profeta Mahoma".

La radio dijo que el semanario galo "no ha dejado de socavar la figura del profeta" desde 2003 y subrayó que, entre los fallecidos, "hay dibujantes de caricaturas que se burlaron del islam".

El EI, de ideología extremista sunita, proclamó a finales de junio un califato en Irak y Siria, donde tomó zonas del norte y del centro.

En la red Youtube apareció un video titulado "Hemos vengado al Profeta" en el que se intercalan imágenes del atentado de ayer con algunos mensajes previos de "advertencia".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)