POLÍTICA EXTERIOR

La hermana de Kim Kim Jong-un sale a escena y arremete contra Estados Unidos

Kim Yo Jong arremetió contra Estados Unidos con motivo de la visita de los nuevos secretarios de Estado y Defensa estadounidenses a Tokio y Seúl.

Kim Yo Jong: la hermana del dictador cada vez más influyente. Foto: AFP
Kim Yo Jong: la hermana del dictador cada vez más influyente. Foto: AFP

Kim Yo Jong, la cada vez más influyente hermana del dictador norcoreano Kim Jong-un, arremetió ayer martes contra Estados Unidos con motivo de la visita de los nuevos secretarios de Estado y Defensa estadounidenses a Tokio y Seúl esta semana.

Estados Unidos y Corea del Sur iniciaron ejercicios militares conjuntos la semana pasada y el diario oficial norcoreano Rodong Sinmun, citado por la agencia de prensa surcoreana Yonhap, publica una declaración de Kim Yo Jong con un “consejo a la nueva administración de Estados Unidos que está luchando por difundir el olor a pólvora en nuestra tierra desde el otro lado del océano”.

“Si quieren dormir bien en los próximos cuatro años, sería mejor que no hagan nada que les haga perder el sueño”, dice Kim Yo Jong, según el Rodong Sinmun.

Es la primera referencia explícita del régimen norcoreano a la nueva administración de Joe Biden. Y se produce con motivo de la visita del secretario de Estado, Antony Blinken, y el de Defensa, Lloyd Austin, a Tokio y Seúl para reforzar los lazos entre Estados Unidos con sus socios asiáticos frente a China.

El enfoque inusual que dio Trump a la política exterior le llevó a intercambiar insultos y amenazas de guerra con Kim Jong-un antes de intentar un proceso de diálogo con el dictador norcoreano, marcado por encuentros tan históricos como simbólicos. Pero al final, la relación no se tradujo en avances hacia la desnuclearización de Corea del Norte, que es objeto de sanciones internacionales por su programa armamentista.

Las negociaciones están en punto muerto desde el fracaso del segundo encuentro entre Kim Jong-un y Trump a finales de febrero de 2019 en Hanói.

Unos 28.500 soldados estadounidenses están asentados en Corea del Sur para proteger a ese país de un eventual ataque de Corea del Norte.

“El gobierno surcoreano otra vez ha elegido la ‘Marcha de guerra’”, la “Marcha de crisis””, aseveró Kim Yo Jong en su declaración sobre los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur.

Más allá de los ejercicios militares, el mensaje de Kim Yo Jong parecía destinado a advertirle a Corea del Sur y Estados Unidos por lo que puedan acordar a partir de hoy con la visita a Seúl de Blinken y Austin.

China en la agenda.

Blinken y Austin llegaron el lunes a Tokio, y ayer martes mantuvieron conversaciones con sus homólogos japoneses sobre China.

Estados Unidos y Japón advirtieron a China sobre cualquier intento de “coerción” y “desestabilización” de Asia.

En una declaración conjunta con sus homólogos japoneses, Toshimitsu Motegi y Nobuo Kishi, Blinken y Austin dijeron que “el comportamiento de China, cuando es incompatible con el orden internacional existente, presenta desafíos políticos, económicos, militares y tecnológicos”.

“Los ministros se comprometieron a oponerse a la coerción y el comportamiento desestabilizador (de Pekín) hacia otros en la región”, añaden.

China está “erosionando sistemáticamente la autonomía de Hong Kong, socavando la democracia en Taiwán, violando los derechos humanos en Xinjiang y Tíbet, y reclamando zonas marítimas en el Mar de China Meridional en violación de los tratados internacionales”, enumeró Blinken en una conferencia de prensa conjunta.

En particular, se refirió a la creciente presencia de barcos chinos en las islas Senkaku, un microarchipiélago deshabitado administrado por Japón pero reclamado por China.

“Tomaremos represalias si es necesario, si China utiliza la coerción o la agresión para salirse con la suya”, advirtió el secretario de Estado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados