EL PAPA EN PERÚ

Francisco condena el "virus" de la corrupción en Latinoamérica

El papa calificó de “esclavitud” la trata de personas y pidió proteger la selva amazónica.

El Papa en Perú. Foto: AFP
El papa Francisco deplora amenazas a la Amazonía

En Chile el papa Francisco dedicó su primer discurso a reconocer los abusos sexuales de sacerdotes y pedir perdón a las víctimas en nombre de la Iglesia católica. Ayer en Perú, en su primer día de su segunda y última escala de esta gira latinoamericana, Francisco se ocupó de los peligros que amenazan el pulmón verde del planeta que es la Amazonia, condenar la trata de personas como una esclavitud y a reclamar un combate fuerte contra la corrupción, en un país hoy muy golpeado por este "virus social".

"Probablemente los pueblos amazónicos originarios nunca hayan estado tan amenazados en sus territorios como lo están ahora", dijo el pontífice en Pueblo Maldonado, en el sureste peruano rodeado de selva.

El papa habló en el Coliseo, un edificio donde le esperaban impacientes unos 3.500 indígenas peruanos, pero también bolivianos y brasileños, que lo recibieron con cantos y danzas de diferentes tribus, con sus vestimentas tradicionales, algunos de ellos coronados con plumas y collares de colmillos de animales.

El papa denunció "la fuerte presión de los grandes intereses económicos que dirigen su avidez sobre petróleo, gas, madera, oro, monocultivos agroindustriales" sobre esta inmensa selva.

También criticó las políticas, que en nombre de la conservación de la selva, "acaparan grandes extensiones de bosques y negocian con ellas", "oprimiendo a los pueblos originarios" y expulsándolos de sus tierras.

"Hemos de romper el paradigma histórico que considera la Amazonia como una despensa inagotable de los Estados sin tener en cuenta a sus habitantes", dijo el papa.

Puerto Maldonado es la capital de la minería ilegal de Perú, que genera utilidades por 1.000 millones de dólares anuales, pero no deja beneficios a los pueblos aborígenes ni al fisco, que pierde la recaudación de unos 350 millones de dólares al año en impuestos, según cifras oficiales.

"Mujeres pisoteadas".

El papa también condenó la trata de personas que no es otra cosa que "esclavitud" y la violencia de que son víctimas.

"Nos acostumbramos a utilizar el término trata de personas (...), pero en realidad deberíamos hablar de esclavitud: esclavitud para el trabajo, esclavitud sexual, esclavitud para el lucro", dijo el papa.

Al igual que bosques, ríos y quebradas son "utilizados hasta el último recurso y luego dejados baldíos e inservibles", las personas "son también tratadas con esta lógica", añadió, antes de criticar los programas de esterilización, como el que desde el Estado peruano practicó el gobierno de Alberto Fujimori, en los años 90.

"No se puede naturalizar la violencia hacia las mujeres (...). No nos es lícito mirar para otro lado y dejar que tantas mujeres, especialmente adolescentes sean pisoteadas en su dignidad", añadió, en presencia del presidente Pedro Pablo Kuczynski, para quien esta visita es aire fresco que le permite olvidar por un momento la delicada situación política del país tras el intento de destitución que enfrentó en el Congreso.

Contra la corrupción.

En Lima el papa participó de una recepción en la sede del gobierno, donde hizo un alegato contra el "virus de la corrupción, que lo infecta todo".

"Cuánto mal le hace a nuestros pueblos latinoamericanos y a las democracias de este bendito continente ese virus social, un fenómeno que lo infecta todo", dijo el papa en la recepción.

El llamado se produce casi un mes después de que Kuczynski otorgara un polémico indulto humanitario al exmandatario Alberto Fujimori, que estuvo preso por abusos a los derechos humanos y corrupción.

Varios países de Latinoamérica han sido sacudidos en el último año por los escándalos de corrupción de la empresa constructora brasileña Odebrecht, que admitió sobornos a cambio de ganar obras públicas en toda la región.

En Perú, la trama de corrupción ha involucrado a cuatro gobiernos, incluido el del presidente Kuczynski, quien en diciembre se salvó de una destitución en el Congreso, que lo acusó por sus lazos con la firma brasileña aunque el mandatario negó haber hecho algo ilegal o cuestionable. La mayoría de peruanos cree que Kuczynski evitó su destitución luego de una negociación política con un bloque del partido de los hijos de Fujimori.

Metro gratis.

Lima vivirá mañana un domingo de antología en el marco de la visita del papa Francisco: la población podrá viajar gratis en el metro capitalino para asistir a la misa que cierra la gira a Perú, donde la iglesia prevé la asistencia de un millón de personas.

El gobierno peruano decidió la gratuidad del pasaje en el metro de Lima para facilitar la movilización hacia la base de la fuerza aérea donde se realizará la eucaristía, en medio de especulaciones de que la medida obedece al temor a que la asistencia sea menor a la esperada, como ocurrió durante la visita a Iquique, Chile.

La decisión le costará al Estado peruano unos 233.000 dólares, señaló el gobierno.

Odebrecht construyó el metro de Lima, que opera desde 2011 bajo el sistema de concesión a un consorcio de empresas privadas.

La misa de Francisco, el principal acto del papa en Lima, ha estado desde hace meses en el centro de una polémica entre el gobierno y el arzobispo de Lima y cardenal, Juan Luis Cipriani, por la seguridad en un acto con una afluencia masiva.

El purpurado del Opus Dei cifró muy altas sus expectativas de asistencia a la misa, y la estimó en dos millones de fieles. La cifra se fue reduciendo en las últimas semanas, fluctuando entre 800.000 y un millón la cantidad.

Lima tiene 10 millones de habitantes.

Kuczynski

"Un empujón hacia la paz y el diálogo".

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, le pidió al papa Francisco que dé a su país "un empujón hacia la paz y el diálogo", durante una ceremonia protocolar celebrada en el Palacio de Gobierno de Lima.

El pontífice llegó hasta la casa de gobierno para participar en una reunión con autoridades y miembros del cuerpo diplomático, tras lo cual se reunirá en privado con Kuczynski.

En el patio de honor del Palacio, el presidente recordó que ese mismo lugar fue visitado hace 30 años por el papa Juan Pablo II y dijo que "por eso es importante" darle la bienvenida "para que renueve nuestra fe".

Kuczynski dijo que "Perú ha sido un país cuya historia es la integración y la pugna por unirse en un solo país", tras lo cual señaló que en la época que lo visitó Juan Pablo II, el país afrontaba "una época de transición", con graves efectos económicos y el embate del terrorismo. "Ahora, 30 años después, tenemos que recordar lo que han pasado en esas tres décadas, se han ido cicatrizando las heridas del pasado, pero es un proceso que no es nada fácil", sostuvo.

Entre los asistentes a la reunión con el papa participaron también políticos como la líder opositora Keiko Fujimori y su hermano, el legislador Kenji Fujimori, hijos del expresidente Alberto Fujimori, quien fue indultado por Kuczynski el pasado 24 de diciembre, poco después que el mandatario se salvara de la destitución. EFE

PRIMER DÍA DEL PAPA EN PERÚ

Venden entradas para misa.

En medio del fervor por asistir a la misa del papa Francisco este domingo en Lima, cuyo acceso es gratuito y a la que se prevé asistan un millón de personas, por la internet se venden boletos de ingreso. "Las cuatro por 60 soles. Estoy rematando las entradas porque quiero que las disfruten", dijo uno de los vendedores contactado telefónicamente por la televisora Panamericana. Se pedía hasta 20 dólares. La Iglesia católica lanzó una campaña mediática para recordar que nadie debe pagar por asistir a la misa papal en Lima.

El mini papamóvil amazónico.

El papa Francisco, en su visita ayer a la Amazonia del Perú, dejó de lado su tradicional papamóvil para subir a uno notablemente más pequeño y movilizarse dentro del coliseo deportivo donde se reunió con representantes de pueblos originarios. El insólito papamóvil, que parece más bien un carrito de golf color verde acondicionado para la ocasión, recorrió lento el interior del coliseo Madre de Dios, en medio de la algarabía, aplausos y sonrisas de los asistentes, en esta zona fronteriza con Brasil y Bolivia.

Con los 200 niños de El Principito.

El papa Francisco se reunió ayer con más de 200 niños en el albergue El Principito, un lugar que acoge a menores en situación de vulnerabilidad en la Amazonia peruana. La casa hogar fue creada por el padre Xavier Arbex de Morsier en 1997 con el fin de albergar a niños víctimas de violencia física, sexual o psicológica, y otros menores provienen de campamentos mineros. Actualmente 40 niños se albergan en el lugar. "No renuncien al legado de su abuelos, no renuncien a su vida ni a sus sueños", les dijo el papa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)