España no será la misma

España elige nuevo Gobierno

Luego de una campaña intensa, pero colmada de incertidumbre por el alto e inusitado número de indecisos, los españoles resolverán hoy la contienda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sánchez será recordado por este debate de campaña y por llamar al presidente "no decente". Foto: Reuters.

Hoy algo más de 36 millones de españoles se disponen a elegir a los representantes del Congreso y el Senado, quienes a su vez elegirán el nuevo Gobierno. Hay favoritos, pero no hay certezas. Y la incertidumbre está abonada por el nacimiento de dos nuevos partidos que irrumpieron con fuerza en el escenario político electoral y que amenazan al tradicional bipartidismo español.

Las encuestas consolidaron la tendencia de intención de voto que dieron como favorito al presidente Mariano Rajoy (Partido Popular, PP, centroderecha), y dan en un segundo lugar por estrecho margen al candidato del Partido Socialista Obrero Español (PSOE, izquierda), Pedro Sánchez. Y luego se colocan los partidos emergentes, el liberal centrista Ciudadanos que postula al catalán Albert Rivera, y el líder radical de izquierda Pablo Iglesias, al frente de Podemos, un partido surgido de la enorme movilización callejera del 15-M contra los planes de austeridad tras la crisis.

Esta oferta electoral es la que hoy se ofrece a los españoles, aquejados por una severa crisis económica y al igual que los demás países europeos preocupados por el extremismo islámico. Esta elección tendrá, además, la posibilidad de testear la opinión en torno al movimiento soberanista catalán, un nuevo desafío tras las elecciones legislativas en Cataluña que marcaron un amplio favoritismo por los partidos independentistas.

Escenarios posibles.

Dado que en España no es previsible una "gran coalición" al estilo alemán entre PP y PSOE, las hipótesis de un posible pacto se inclinan porque el PP arregle un acuerdo con alguno de los emergentes. La alianza más previsible sería con Ciudadanos, ya que Podemos se encuentra en las antípodas ideológicas del PP; y aunque Albert Rivera ha dicho que no apoyará un gobierno del PP, no se cierra a abstenerse para "facilitar" un gobierno.

Independientemente de su posición en las encuestas, todos los candidatos se esfuerzan estas últimas horas en dar la imagen de ganador.

Mientras Rivera sostuvo ayer que "algo va a cambiar" en España y que se abre una nueva etapa política, Iglesias está convencido de que las encuestas ocultan un auge de su formación y a partir del lunes vendrá "mucho trabajo".

Todas las conjeturas posibles se evalúan con cautela debido al alto nivel de indecisos —que el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) cifró en un 41 por ciento—, y los acontecimientos de una campaña electoral intensa y agitada. Temas como crisis económica, casos de corrupción en el oficialismo, y terrorismo, como se señaló antes, son los ítems que hoy delinean la agenda.

Frente al peso de estas dos cuestiones, la última semana se impuso el tono bronco por las acusaciones de Sánchez a Rajoy, que le acusó en un debate electoral de "no ser decente" por los casos de corrupción de su partido, mientras el presidente Rajoy le llamó "ruin, mezquino, miserable y deleznable".

Esta tensión, que rechazaron de plano los partidos emergentes, manchó las últimas jornadas de campaña y se intensificó con la agresión que recibió Rajoy durante un acto de campaña, en el que un joven de 17 años le propinó un puñetazo, aunque el agresor resultó tener vínculos familiares con su mujer.

La campaña.

Podemos ha sido el partido que más creció durante la campaña electoral, en tanto que Ciudadanos, crecido en la precampaña, se fue desinflando en estos quince días.

Podemos comenzó la campaña en baja forma como consecuencia del mal resultado obtenido en las elecciones regionales catalanas del 27 de septiembre, que el propio partido presentó como la antesala de las elecciones generales de hoy.

Ciudadanos, en tanto, triplicó su presencia en el parlamento catalán hasta los 25 diputados convirtiéndose en la segunda fuerza política, y extrapoló su éxito en las catalanas a las españolas.

La última encuesta oficial de las elecciones realizada a principios de diciembre otorgaba a Ciudadanos la tercera posición con el 19%, un punto menos que el partido socialista (PSOE) y nueve menos que el Partido Popular (PP), y a Podemos el 15%.

Tras el mal resultado en las catalanas, Podemos hizo acuerdos en Cataluña, Valencia y Galicia con partidos progresistas y locales surgidos de los "indignados".

Además, en lugar de la ambigüedad exhibida en las regionales catalanas, Iglesias anunció que si llega a La Moncloa permitirá la celebración de un referéndum en Cataluña, sobre lo que construyó buena parte de su campaña.

Así, Pablo Iglesias, líder de Podemos, comenzó la campaña repitiendo una y otra vez la palabra "remontada".

El partido izquierdista llamó a culminar el cambio que comenzó en las regionales y locales de mayo pasado, cuando logró alcaldías con su apoyo en Madrid y Barcelona.

De hecho, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, fue exhibida por Iglesias en campaña como un ejemplo a seguir en caso de victoria. Tras subir en las encuestas realizadas en campaña, Podemos aspira ahora a arrebatar el segundo puesto al PSOE.

Albert Rivera, líder de Ciudadanos, comenzó la campaña posicionándose como líder nacional que incluso podía arrebatar la victoria al PP.

Sin embargo, en el debate televisivo del 30 de noviembre pasado con Iglesias, el líder socialista, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, Rivera estuvo nervioso y le faltó contundencia.

Luego, en otro debate con nueve candidatos, la "número tres" de Ciudadanos generó las críticas del resto de los partidos al proponer retirar la agravante de género en las penas por violencia doméstica.

El líder de Ciudadanos tuvo que salir al paso diciendo que lo que propone su partido es elevar la agravante de violencia de género que existe a todos los tipos de violencia doméstica.

El programa de Ciudadanos, cuyo líder acapara todo el protagonismo y manejaba una calculada ambigüedad para no definirse en muchos temas, empezaba a conocerse.

Por último, Ciudadanos esperó hasta el último día de campaña, después de haber jugado a la ambigüedad en cuanto a los pactos postelectorales, para anunciar que permitirá la reelección del presidente, Mariano Rajoy, con su abstención en la investidura.

Rajoy por su parte también ha hecho una buena campaña mostrando una imagen de proximidad a la gente después de casi no haberla tenido durante los cuatro años de legislatura.

En uno de esos paseos por su natal Pontevedra, sufrió una agresión por parte de un joven que le magulló el rostro y le rompió las gafas. Rajoy se negó a participar en los debates de a cuatro y sólo fue al "cara a cara" con el líder de la oposición, el socialista Pedro Sánchez. El mandatario basó su campaña en recordar que fue él quien le evitó a España el rescate (como Grecia) durante la crisis, y que se necesitan sus reformas para terminar de recuperar la economía española.

Sánchez será recordado por este debate de campaña y por llamar al presidente "no decente" por los casos de corrupción que afectan al PP. Además apeló en la campaña al pasado del partido socialista, fue arropado en varias ocasiones por el expresidente Felipe González, y se situó como el único "cambio posible" a Rajoy.

Ahora, la palabra es de los españoles que pondrán en mano de sus representantes la decisión.

El horario para el voto consular en el exterior.

La Junta Electoral Central obligó a los consulados y oficinas consulares de España habilitadas a abrir para el voto en urna de los españoles en el exterior para las elecciones del 20 de diciembre, que es hoy hasta las 8 de la tarde hora española (16 horas en Uruguay). La Junta Electoral ha resuelto así una petición del PSOE de que el plazo de depósito de votos en urna para los electores inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA), se ampliase hasta el lunes 21 ante los problemas registrados en los envíos de los sobres para votar. Los jueces analizaron los informes urgentes recabados de la Dirección General de Españoles en el Exterior y de Asuntos Consulares y Migratorios, de la Oficina del Censo Electoral y de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos, y constataron la existencia de "problemas significativos en la recepción del voto de los españoles inscritos en el CERA".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)