NICARAGUA

Daniel Ortega largó sin rivales la campaña electoral

37 opositores han sido detenidos a partir de junio, entre ellos siete aspirantes a la presidencia de la oposición, de acuerdo a reporte de ONG.

Una mujer gesticula frente a una pancarta que promueve la candidatura del presidente de Nicaragua Daniel Ortega en Managua. Foto: AFP
Una mujer gesticula frente a una pancarta que promueve la candidatura del presidente de Nicaragua Daniel Ortega en Managua. Foto: AFP

Arrancó en Nicaragua una campaña electoral con miras a las elecciones presidenciales del 7 de noviembre, marcada por la pandemia de COVID-19, varios candidatos arrestados, la escasez de propaganda partidaria, y el predomino de los símbolos sandinistas, cuyo líder, el presidente Daniel Ortega, busca ser reelegido con su esposa, Rosario Murillo, nuevamente como vicepresidenta.

En contra de la tradición electoral, este año solamente uno de los partidos políticos en contienda realizó una concentración, no hubo caravanas, ni caminadas, pues las siete organizaciones se comprometieron a desarrollar sus campañas totalmente de forma digital, para evitar contagios de COVID-19.

Uno de los cinco rivales que logró inscripción en Nicaragua para enfrentar al mandatario Daniel Ortega en las presidenciales del 7 de noviembre, demandó el sábado la libertad de los opositores detenidos por el gobierno, en el inicio oficial de la campaña electoral.

“(Queremos) su libertad para todos ellos (los presos políticos), sea como sea, porque ellos han despertado más aún a este monstruo (las demandas contra el gobierno)... necesitamos cambiar la historia” del país, dijo el candidato a la presidencia del derechista Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Walter Espinoza.

“¡Vota por la libertad!”, gritaron los seguidores del candidato durante una actividad en Nagarote, departamento de León, al noroeste de Managua. Los mítines están limitados a 200 personas, por la pandemia.

Al menos 145 nicaragüenses están presos por protestar o criticar al gobierno, según un reciente reporte de la ONG Mecanismo para el Reconocimiento de Personas Presas Políticas.

El informe incluye a los 37 opositores que han sido detenidos a partir de junio, entre ellos siete aspirantes a la presidencia de la oposición. Todos están acusados por el gobierno, a través de la fiscalía, de conspirar contra el país y menoscabar la soberanía. Los detenidos “padecen de desnutrición severa” y algunos han perdido hasta 36 libras (16,3 kg) de peso, denunció el grupo.

“Quiero que el pueblo nicaragüense reflexione y esté consciente que si aquí no votamos masivamente el 7 de noviembre, se van a prestar al juego del continuismo” de la exguerrilla de izquierda Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), dijo Espinoza.

Nicaragua vive una grave crisis política a raíz de las protestas antigubernamentales del 2018, cuya represión dejó más de 300 muertos, centenares de encarcelados y 100.000 exiliados.

La oposición, gran ausente

Ninguno de los candidatos que pueden presentarse en las elecciones presidenciales representa un desafío al sandinismo, porque los aspirantes con opciones están detenidos. Entre ellos se encuentra Cristiana Chamorro, hija de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados