ELECCIONES

Clérigo y Jefe del Poder Judicial elegido nuevo presidente de Irán

Logra 61,9% de votos; es una de las figuras con más posibilidades de suceder al líder supremo, Alí Jameneí.

Ebrahim Raisi. Foto: AFP.
Ebrahim Raisí afirma que se basará en las valiosas opiniones de expertos para gobernar. Foto: AFP.

El clérigo Ebrahim Raisí, jefe del Poder Judicial, logró una holgada y esperada victoria con el 61,9% de los votos en las elecciones presidenciales de Irán.

El triunfo de Raisí se daba por hecho debido a que sus contrincantes no suponían una real competencia, lo que también influyó en el desinterés de parte de la población por la cita electoral.

Según anunció en rueda de prensa el ministro iraní de Interior, Abdolreza Rahmaní Fazlí, Raisí obtuvo 17.926.345 votos del total de 28.933.004 sufragios depositados, es decir, un 61,9%.

En segundo lugar quedó Mohsen Rezaí, secretario del Consejo de Discernimiento, con unos exiguos 3,4 millones de votos, poco más del 11%.

El único candidato moderado y exgobernador del Banco Central, Abdolnaser Hematí, tuvo 8,3% de los votos, y el diputado conservador Amirhosein Qazizadeh Hashemí, el 3,4%.

Lo que realmente estaba en juego en estas elecciones era la participación. De los 59 millones de iraníes convocados a las urnas, acudieron el 48,8%, el dato más bajo de todas las presidenciales celebradas desde el triunfo de la Revolución Islámica en 1979.

“Haremos nuestro mejor esfuerzo para cumplir con la pesada tarea que la gente nos ha encomendado”, dijo Raisí en sus primeras declaraciones. Prometió recurrir a “las valiosas opiniones de los expertos”.

El próximo presidente de Irán está bajo sanciones de Estados Unidos.

Durante la campaña electoral ha intentado suavizar su imagen, consciente del temor que despierta en los sectores de la población más liberales, y se ha presentado como “un candidato de consenso” que, al margen de tendencias políticas, va a “servir a todo el pueblo”.

Siempre ha desempeñado altos cargos en el sistema de la República Islámica, en su mayoría de supervisión del correcto cumplimiento de las estrictas normativas del país, y es una de las figuras con más posibilidades de suceder al líder supremo, Alí Jameneí.

El líder le designó en 2019 en su actual cargo, jefe del Poder Judicial, y con anterioridad, en 2016, como custodio de la importante fundación Astan Quds Razavi del mausoleo del imán Reza de Mashad, que gestiona un gran patrimonio.

Desplegó una campaña con el lema “Una administración popular, un Irán fuerte” y prometió luchar contra la corrupción y la pobreza, crear empleo y contener la inflación.

Nació el 14 de diciembre del año 1960 en Noghan, un distrito de la ciudad santa de Mashad, en una familia religiosa descendiente del imán chiíta Husein y del profeta Mahoma, de ahí su turbante negro.

Siguiendo la estela de su padre y su abuelo materno, que también eran clérigos, estudió hasta los 15 años en escuelas religiosas de Mashad y, después, se trasladó a la ciudad santa y de Qom para continuar su formación.

Fue alumno del líder supremo en uno de los seminarios chíítas de Qom y amplió más tarde sus estudios con un máster postgrado en Derecho Privado y con un doctorado en Jurisprudencia y Derecho Privado.

Con esa formación, entró en el mundo de la judicatura en la década de los 80. De esa época data uno de los puntos más oscuros de su carrera. Formó parte del comité que supervisó las ejecuciones de presos políticos de 1988, que acabaron con la vida de miles de miembros de la Organización Muyahidín del Pueblo y de partidos izquierdistas.

Séptimo intento para que EE.UU. vuelva al acuerdo

Las negociaciones para restablecer el acuerdo nuclear con Irán se reanudan hoy domingo en Viena, informó el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE). Esta sería la séptima ronda de las negociaciones iniciadas en abril y que coordina la Unión Europea (UE). Los países del acuerdo, conocido como JCPOA (por sus siglas en inglés), negocian en la capital austríaca desde comienzos de abril para encontrar un mecanismo que permita el retorno al pacto por parte de Estados Unidos y de Irán. Estados Unidos, que abandonó el tratado en 2018, participa de manera indirecta a través de intermediarios. La reunión será presidida por el alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell. A la reunión asistirán representantes de China, Francia, Alemania, Rusia, Reino Unido e Irán.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados