La presidenta chilena habló con estudiantes que salvaron prueba

Bachelet resaltó valor de educación gratuita

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, afirmó ayer que la gratuidad en la educación universitaria, además de otros cambios que ha impulsado su Gobierno, harán que Chile sea “más justo y solidario para todos”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bachelet, dos veces electa presidenta de Chile.

En un desayuno con los jóvenes que obtuvieron más alta calificación en la Prueba de Selección Universitaria (PSU), la jefa de Estado destacó como una “buena noticia” que varios de ellos puedan acogerse a la gratuidad en la educación superior que regirá desde 2016.

Asimismo la mandataria dio importancia al hecho de convertir la enseñanza en un “bien social” y apostó por una educación de calidad, porque “gratis y malo no le sirve a nadie”.

“No queremos que ni un solo joven se pierda la oportunidad de estudiar, porque su familia no tiene recursos”, dijo Bachelet en un discurso.

La gratuidad en la educación superior universitaria fue una de las principales demandas de los estudiantes chilenos que desde 2011 se lanzaron a las calles para reclamar su derecho a estudiar sin estar condicionados por su capacidad económica. La iniciativa fue incluida en el programa electoral del segundo mandato de Bachelet y se estableció que el 70 % de los estudiantes más vulnerables podrían acceder de forma gratuita a la universidad, sin embargo, a causa de la desaceleración económica en Chile, el Gobierno recortó la cuota de forma considerable.

El pasado 10 de diciembre, el Tribunal Constitucional se pronunció en contra del proyecto oficial por considerarlo “discriminatorio” y el Gobierno decidió cambiar el número de beneficiarios.

Finalmente abarca a todas las universidades estatales y también las privadas sin fines de lucro y con una acreditación mínima de cuatro años.

Cae aprobación.

La aprobación de la gestión de la presidenta Michelle Bachelet, se situó en un 24 % la semana pasada, tres puntos menos que en la anterior, según una encuesta difundida ayer por la consultora Plaza Pública-Cadem.
De acuerdo con los datos del sondeo, la desaprobación de la jefa del Estado chileno subió tres puntos y alcanzó el 66 %. El estudio reflejó que un 76 % está de acuerdo con que Chile necesita una nueva Constitución, junto a otro 60 % que piensa que este proceso es un tema “muy o bastante prioritario”.

Los encuestados manifestaron que una nueva Constitución “permitirá superar los problemas que hoy tiene el país”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados