AVANCE DE LA PANDEMIA

Alberto Fernández extendió nuevamente la cuarentena hasta el 20 de setiembre

"El problema se trasladó al interior del país. No vamos a dejarlos solos", dijo el presidente de Argentina sobre el avance del coronavirus en la vecina orilla.

Alberto Fernández, este viernes en conferencia de prensa, anunciando una nueva extensión de la cuarentena. Foto: AFP
Alberto Fernández. Foto: AFP - Archivo

A más de 160 días de aislamiento obligatorio, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, cambió el formato y el enfoque del anuncio de las medidas sanitarias. Por primera vez, no brindó una extensa comunicación conjunta, transmitida por televisión, junto a Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta. El presidente argentino optó por un mensaje unipersonal, que se transmitió en sus redes sociales, con una perspectiva federal, debido al mapa de rebrotes de coronavirus que registra el país. Como novedad, habilitó las reuniones sociales al aire libre, de hasta diez personas.

Fernández anunció que habilitará, en todo el territorio nacional, las reuniones de hasta diez personas al aire libre, con barbijo y distanciamiento social. Fue un planteo que le llevó Rodríguez Larreta para regular lo que ya sucede de hecho en los espacios verdes del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Fernández lo nacionalizó. Las medidas estarán vigentes hasta el 20 de septiembre.

"El problema ya no es solo AMBA, está en todo el país. Hace un mes y medio el 93% de los casos estaban en la zona metropolitana. Ahora las provincias del interior representan el 37% de casos", dijo Fernández en el video que difundió. Quedó en claro que ya no hay una luz cenital sobre la zona metropolitana y que hoy lo que más preocupa Gobierno son los contagios en el interior del país, donde el sistema médico es más susceptible a una saturación.

Varios gobernadores le advirtieron al Presidente que sus sistemas sanitarios son vulnerables a un colapso veloz y que tienen un déficit de terapistas para tratar a los pacientes graves.

Las provincias que registran circulación comunitaria del virus, además de Capital Federal y Buenos Aires son Chaco, Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, Mendoza, Neuquén, Rio Negro, Salta, Santa Fe, La Rioja, Santa Cruz, Santiago del Estero y Tucumán.

En las próximas horas, Fernández definirá con cada gobernador qué localidades o regiones volverán a esquemas de aislamiento más estricto para evitar la expansión del virus. Se dibujará un mapa con zonas de aislamiento (ASPO) y zonas de distanciamiento (Dispo), que quedará volcado en un nuevo Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU).

Área Metropolitana de Buenos Aires

Aunque no hubo mensaje tripartito, Fernández, Kicillof y Rodríguez Larreta mantuvieron ayer una reunión en Olivos y difundieron una foto. Todos intentaron mantener viva la imagen de trabajo coordinado entre las tres jurisdicciones, un esquema que les redituó en términos de gestión y políticos durante toda la pandemia, y que aporta certidumbre en un contexto de fuerte agobio social.

"No hay muchas diferencias epidemiológicas en el AMBA con respecto a la última vez. No ameritaba conferencia de prensa conjunta", justificaron en la Ciudad tras el cambio de formato que propuso el Presidente.

Fernández, Kicillof y Rodríguez Larreta, en rigor, cambiaron todo el ritual que se repite en las "semanas pandémicas" porque, si bien mantuvieron contactos telefónicos, no se vieron las caras hasta ayer. La semana estuvo marcada por un panorama poco claro respecto al comportamiento de la curva de contagios y un contexto político muy tenso con Juntos por el Cambio, por el debate de la reforma judicial. El cambio de formato cerró para todos.

Con la pandemia como telón de fondo, el Presidente espera la semana que viene hacer un raid de anuncios en materia económica y de seguridad, que le cambie el rostro a la comunicación oficial y que apunte a la reactivación del país. De hecho, ayer Fernández abandonó el aislamiento de Olivos y viajó a Santa Fe para firmar el Acuerdo Federal de la Hidrovía Paraguay-Paraná. Allí combinó un anuncio de gestión con un diagnóstico de la situación epidemiológica y señaló: "El problema se trasladó al interior del país. No vamos a dejarlos solos".

Medidas

En el área metropolitana el esquema actual persistirá con pocos retoques. "Seguiremos con el mismo esquema que venimos trabajando", dijeron en el entorno de Kicillof. Es decir, el conurbano seguirá sin avances ni retrocesos, y en el interior de la Provincia, cada localidad podría retroceder de fase de acuerdo a los contagios.

Rodríguez Larreta, en tanto, ayer le pidió a Fernández habilitar actividades puntuales: el take away plus (mesas de los locales gastronómicos al aire libre), la construcción y el servicio doméstico con los trabajadores que residan en Capital Federal, además de regular las reuniones sociales al aire libre, que ya ocurren de hecho. El Presidente le vetó la habilitación de los trabajadores en domicilios particulares y anunció él mismo los encuentros en espacios abiertos.

El Gobierno y la Ciudad, en tanto, mantienen un desacuerdo respecto a la actividad educativa, luego de Nación rechazara el protocolo porteño para abrir los gabinetes informáticos de las escuelas para más de 6000 chicos que no tuvieron contacto con sus maestros en los últimos cinco meses.

Así lo hizo saber el jefe de gobierno porteño en una conferencia de prensa en Uspallata. "Esperamos llegar a un acuerdo lo antes posible para la educación, vamos a seguir insistiendo. Es un tema mucho más profundo que la conectividad", dijo. El jefe de gobierno porteño transmitió en la sede de Uspallata el mensaje que hasta ahora había dado sentado al lado de Fernández. Nadie puede asegurar si el nuevo formato se sostendrá de acá en más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados