inn content para roche

“Estamos trabajando para la cura del cáncer”

El representante de Roche para América Latina habla sobre los últimos avances del laboratorio en materia de investigación de tratamientos oncológicos.

Álvaro Soto, representante de Roche para América Latina, en las oficinas del laboratorio en Montevideo.
Álvaro Soto, representante de Roche para América Latina, en las oficinas del laboratorio en Montevideo.

Según un informe realizado por la Unidad de Inteligencia de The Economist, el cáncer es la causa de cerca del 20% de las muertes en el continente, con aproximadamente 600.000 fallecimientos al año. Ante este escenario la aparición de nuevos tratamientos es una prioridad. Álvaro Soto, directivo de de Roche para América Latina, explica los últimos avances del laboratorio en materia de investigación y desarrollo, así como también la importancia de que los nuevos productos que entren al mercado cuenten con las aprobaciones adecuadas.

—¿Qué tan importante es la innovación y el desarrollo de nuevos fármacos para Roche?

—La investigación es la razón de ser de Roche. Nuestra motivación es buscar soluciones a enfermedades que hoy tienen necesidades. La compañía invierte aproximadamente diez mil millones de dólares en investigación, un 20% de su venta total. Desde 2009 estamos entre las diez empresas que más invierten en innovación y desarrollo de todos los sectores, junto a compañías de vanguardia como Samsung y Microsoft. Somos la única farmacéutica en ese grupo

—¿Cómo es el proceso de investigación para un fármaco biológico?

—La investigación en la industria farmacéutica es un proceso largo, que puede llevar entre ocho y doce años. Se empieza por encontrar la molécula y después probar la seguridad en las diferentes etapas, desde las pruebas en animales hasta humanos. Todo ese proceso se estima que puede costar de 900 a 1200 millones de dólares en ese período de diez años.

—¿Cuáles son los tratamientos en los que el laboratorio marcó una diferencia?

—Claramente una de las área más fuertes es oncología, donde hay un antes y un después de la investigación de Roche. Estamos trabajando para la cura del cáncer. En cáncer de mama, específicamente dentro del tipo HER2 positivo, los tratamientos estándar actuales fueron diseñados a partir de nuestra investigación. Antes, el principal tratamiento para esta enfermedad era la quimioterapia, lo que podía tener una sobrevida de ocho meses. Hoy con la introducción de los fármacos de nuestro laboratorio nos hemos acercado bastante a lo que se podría considerar una cura para este tipo de cáncer, si el paciente es tratado a tiempo.

—¿Cuáles son las últimas tendencias en materia de investigación?

—Una de las tendencias más fuertes es la medicina personalizada. Hoy podemos investigar lo que se conoce como perfiles genómicos de los pacientes. A partir de una muestra de un tumor podemos caracterizar al paciente y determinar todas las mutaciones que están provocando la patología, y en base a ello determinar el tratamiento que sea más efectivo contra estas mutaciones. Esta tecnología está avanzando de manera muy acelerada.

—¿En qué consisten las innovaciones que se están realizando en inmunoterapia?

—La investigación en inmunoterapia lo que hace es explorar cómo activar nuestras defensas, porque uno de los problemas del sistema inmune es que no identifica al tumor y por lo tanto no lo ataca. Eso también está avanzando. También hay otras innovaciones que todavía no están disponibles para el paciente, pero sí son una realidad en materia de investigación. Por ejemplo la vacuna para el cáncer, que lo que hace es extraer las células del tumor, y se va a diseñar un producto específico para ese paciente.

¿Cuánto tiempo lleva transformar una molécula en un medicamento?

—¿En qué otras enfermedades se han logrado avances?

—Si bien la oncología sigue siendo nuestra área primordial estamos trayendo innovaciones importantes en hematología, hemofilia, esclerosis múltiple y para la segunda mitad del 2019 esperamos tener los primeros resultados de los estudios clínicos en alzhéimer. Hoy el 70% de nuestra actividad está enfocada en la oncología, y para el 2022 estimamos que esta proporción se divida 50% y 50% con otras enfermedades.

—En los últimos tiempos se está debatiendo sobre la utilización de medicamentos biosimilares para tratamientos oncológicos. ¿Me puede explicar este concepto?

—Un biosimilar es un producto de estructura, eficacia y seguridad similar al medicamento de referencia que ha cumplido con todos los requisitos en estudios preclínicos y clínicos. Pero nunca es idéntico. A diferencia de los fármacos genéricos, los biosimilares no son copias exactas del producto original. Para hacerse una idea, mientras que un medicamento tradicional se elabora en menos de 100 pasos críticos, el proceso de producción de uno biológico puede incluir más de 5000 pasos críticos y más de 60.000 ingresos de datos.

—¿Qué significa para el laboratorio la llegada al país de productos biosimilares dentro de este sector?

—Roche es un líder en innovación y esto significa que nuestro propósito es brindar nuevas soluciones a los pacientes. Nuestra herencia para los sistemas de salud es la investigación, que luego puede ser replicada a través de los medicamentos biosimilares, las copias de medicamentos biológicos. Sí es importante que las compañías que desarrollen estos medicamentos cumplan con el desarrollo clínico que asegure la seguridad y efectividad para los pacientes.

—¿Cómo perciben esta competencia?

—La introducción de estos fármacos en el mundo no cambia nuestro propósito como organización, que es la innovación. Somos firmes convencidos de que es necesario abrir la puerta a las nuevas soluciones terapéuticas, y que un paciente uruguayo debe recibir el mismo tratamiento que un paciente alemán, japonés o australiano. Entonces la competencia es algo positivo, razonable y forma parte del ciclo de vida normal de todos los productos, siempre que no se pierda de vista la seguridad de los pacientes.

—¿Qué se debe tomar en cuenta para que estos productos sean seguros?

—Al desarrollarse a partir de células vivas y no de síntesis química, estos medicamentos deben demostrar su biosimilaridad con robusta evidencia clínica. De esta forma se asegura la eficacia y seguridad del producto al que se hace referencia. Por eso un aspecto fundamental es el acceso transparente a los estudios preclínicos y clínicos de estos medicamentos, que respalden cualquier decisión médica informada sobre su uso. En Roche compartimos estos datos porque entendemos que ayudan a los médicos, los pacientes y las instituciones a tomar esas decisiones informadas.

Algunos datos sobre innovación y desarrollo

—Roche está presente en más de 100 países. Actualmente, emplea a más de 93.000 personas y cuenta con 30 centros de investigación y 26 plantas de producción alrededor del mundo.
—En 2017, 137 millones de pacientes recibieron tratamiento con uno de los productos de la compañía.
—Roche tiene 72 entidades moleculares nuevas en su cartera de I+D de productos farmacéuticos.
—El programa de investigación y desarrollo de inmunoterapias para el cáncer de la compañía tiene más de 20 productos en fase de investigación.
—Roche International desarrolla nuevos medicamentos para enfermedades que no han contado con avances significativos en décadas, entre ellas: el cáncer de vejiga, la esclerosis múltiple y la hemofilia.
—En 2017, el laboratorio realizó ensayos clínicos con más de 295.000 pacientes.
—En los años 2016 y 2017, más de 215.000 pacientes fueron tratados en América Latina con los productos en oncología e inmunología de Roche.
—Entre 2016 y 2017 Roche promovió en América Latina más de 100 campañas de concientización para crear conciencia acerca de las enfermedades crónicas como el cáncer, la hepatitis y la fibrosis quística, entre otras.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos

º