UN DRAMA COTIDIANO

Realizarán en Uruguay la primera marcha contra trata de personas

La situación “es alarmante” y aumentaron las denuncias, dice una experta.

Joven víctima de la trata de personas. Foto: AFP
Uruguay es país de origen, de tránsito y también de destino de mujeres, hombres y niños. Foto: AFP

La trata de personas es la tercera industria ilegal más grande del mundo, solo por detrás de la de armas y la de drogas. Es, además, una industria en constante crecimiento. El martes 30 de julio se celebra el Día Internacional Contra la Trata de Personas. Ese día se realizará la primera marcha contra la trata de personas en Uruguay, además de diferentes performances vinculadas al tema y una conferencia que contará con la voz de referentes y de algunas personas que fueron víctimas de trata.

La encargada de organizar la marcha y las demás actividades es Sandra Ferrini, presidenta de la asociación civil Sí a la vida no a la trata, quien es sobreviviente de trata. Tiene el apoyo de diferentes operadores, como el Ministerio de Desarrollo Social, la ONG El Paso y diferentes asociaciones de 14 países diferentes. La concentración empezará a las 17 horas en Plaza Libertad. De ahí se trasladarán al Palacio Legislativo, donde se realizará la conferencia.

“Es día que los y las sin voz empezaron a gritar” es el lema de la marcha, adelanta Ferrini. Y agrega: “No es la primera vez que se conmemora este día internacionalmente, pero sí en Uruguay. En la marcha va a haber varias performances, se va a mostrar cómo se capta a las mujeres, cómo se capta a los trabajadores esclavos y otro tipo de personas que son víctimas de trata, porque la trata no es solamente con fines de explotación sexual”. Ferrini dice que su historia es difícil de contar en pocas palabras. “Hacer breve mi historia es difícil porque fueron 37 años. Empecé siendo chica y el infierno fue siendo grande. Lo que puedo decir es que el peligro está en todos lados, puede estar adentro de casa y también puede estar afuera. Cuando sos víctima de trata dejas de ser una persona, te despersonalizan, perdés el autoestima, estás muerta en vida. Aún como sobreviviente no es fácil”.

Sin embargo, Ferrini trabaja desde la asociación Sí a la vida no a la trata para ayudar a otras personas que pasaron por su misma situación.

“El objetivo es crear un hogar. Hoy por hoy tenemos chicas en hogares solidarios pero hay momentos en que no nos dan los lugares para tenerlas y ayudarlas. A veces las derivamos al Mides pero no hay una casa de permanencia para víctimas de trata. Es muy difícil ser una sobreviviente y necesitan un ambiente especial que en Uruguay no existe, y a eso apuntamos nosotros, a la persecución del delito y a un nuevo protocolo que tenga que ser respetado realmente para que las chicas puedan recuperar la dignidad”.

En Uruguay la situación de la trata, sostiene Ferrini, “es alarmante. Aumentaron mucho las denuncias y también aumentaron las denuncias de mujeres extranjeras. Esto es algo que está pasando en todo el mundo y queremos visibilizarlo”. De acuerdo al informe mundial de trata de 2018 del Departamento de Estado de Estados Unidos, Uruguay pasó de ser un país de origen, a ser un país de tránsito y ahora también un país de destino de mujeres, hombres y niños que son sometidos a la explotación sexual y al trabajo forzado.

Los casos de explotación sexual y trata son difíciles a nivel probatorio. Conllevan largas pesquisas sociales. Foto: Archivo El País
En Uruguay la situación de la trata, sostiene Ferrini, “es alarmante. Foto: Archivo El País

Andrea Tuana, directora de la ONG El Paso, dice que “ha habido en los últimos tres años un aumento muy grande de mujeres centroamericanas que son víctima de trata” en Uruguay. “República Dominicana sigue siendo el grueso, hay una ruta de trata muy clara establecida entre ese país y Uruguay”, explica Tuana. Las redes reclutan a mujeres que viven en zonas de extrema pobreza y vulnerabilidad y les ofrecen un futuro mejor en Uruguay, se encargan de los trámites de migración y de todo lo que necesiten para llegar al país.

“En general el modus operandi es traerlas a pensiones en situaciones deplorables donde hay otros dominicanos y dominicanas. Cuando ellas llegan y encuentran que esas oportunidades laborales no existen y que además están muy endeudadas, les ofrecen la solución, que es trabajar en prostíbulos o whiskerías de todo el país”, cuenta la directora de la ONG.

La trata interna en Uruguay, explica Tuana, está muy vinculada a adolescentes de entre 13 y 17 años, que son captadas por diferentes redes y “las van trasladando a los departamentos del interior del país en función de las distintas zafras”, como la temporada veraniega, el turismo termal, al igual que algunos emprendimientos como la futura planta de UPM 2.

Contra la trata y la explotación

Hace poco más de una semana se creó el Consejo Nacional de Prevención y Combate a la Trata y Explotación de Personas, en el marco de la ley 19.643. Está conformado por representantes del Ministerio del Interior, Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio de Salud Pública, Ministerio de Defensa, y Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Además, cuenta con un representante del INAU, uno de la Fiscalía de la Nación, uno del Poder Judicial, del Instituto Nacional de las Mujeres, representantes de la sociedad civil y también de la Asociación General de ONG.

La ley 19.630 contra la trata ha sido un avance en materia de políticas públicas, dijo a El País la directora de la ONG El Paso Andrea Tuana, pero explicó que aún sigue habiendo grandes debilidades.

“Una tiene que ver con el acceso a la justicia y la persecución del delito, que no se hace tanto a nivel proactivo sino que se realiza basándose en las denuncias de las víctimas”, explicó Tuana.

“En general las víctimas no quieren denunciar porque tienen miedos a las represalias de los tratantes, miedos lógicos y reales porque ha habido casos en nuestro país que son muy preocupantes”, indicó. La otra debilidad, agregó la directora de la ONG El Paso, tiene que ver con las respuestas hacia las víctimas en el momento en que salen de una red de trata: “no tenemos dispositivos para alojar a una mujer en un lugar que le dé seguridad y garantías”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error