Calles, tránsito y personas

Las ambulancias lidian con el mal estado de las calles

En varios casos, las unidades eligen rutas alternativas para eludir los pozos.

Pacientes con algún tipo de fractura son los más afectados ante esta situación. Foto: archivo El País
Pacientes con algún tipo de fractura son los más afectados ante esta situación. Foto: archivo El País

El mal estado de las calles de Montevideo y Canelones afecta el tránsito de las ambulancias. Ante los desniveles de calzada y los pozos los choferes eligen rutas alternativas.

"A veces el deterioro de las calles hace que el paciente sufra. Si bien los conductores tienen la capacidad de ir a una cierta velocidad, a veces es inevitable que sientan algún dolor", indicó Jenny Caraballo, gerente de Ambulancias Russomando, que dispone de 40 vehículos en la capital y que utilizan distintos hospitales.

Cuando un paciente está acostado tiene una percepción distinta del movimiento que si va sentado, aseguran los médicos. En la zona donde está el Banco de Prótesis, en Avenida Italia a la altura del Parque Rivera, "tenés que ir a siete kilómetros por hora", comentó Caraballo. "Ahí el paciente siente los pozos", agregó la empresaria.

"En general no están en estado tan malo como para cambiar la ruta. A veces uno elige cambiar el camino si el paciente está muy grave y no puede agarrar una calle empedrada. Son los casos más excepcionales", comentó el encargado de otra firma que maneja ambulancias en Uruguay. Considera que estos casos son un 10% de los que se suelen trasladar en ambulancias.

Los móviles de esta empresa —que brinda cobertura a la Policía a través de los llamados que se reciben del 911—, cuando el paciente sufre fracturas de miembros inferiores o lesiones de grandes órganos buscan rutas alernativas para lograr un mayor cuidado.

"Lo más feo que tenés en Montevideo es la periferia. Y en la Costa de Oro hay ciertas partes que se complica", indicó el responsable de una conocida empresa que moviliza más de 35 ambulancias diarias en la zona metropolitana. Los lugares por donde mejor se desplazan, agregó, son en las zonas céntricas como Pocitos, Carrasco y Punta Gorda.

Los pozos son obstáculos de todos los días en Ciudad de la Costa y, cuando llegan las inundaciones, el problema se agudiza. Así lo revela una crónica de El País de julio de 2016: "Una ambulancia debió estacionarse frente al colegio Santa Elena, en Lagomar, a una cuadra de la rambla. Salió lentamente, tocó un pozo pequeño que sacudió todo el vehículo. Cuando el chofer enderezó el vehículo, debió atravesar un enorme cráter que ocupaba toda la calzada. La ambulancia se vuelve anfibia y a duras penas logra salir".

Más visiones.

Para el SEMM, el tránsito es "el peor enemigo". El director técnico de la emergencia Escipión Prósper dijo a El Empresario en una entrevista publicada en mayo, que es un tema que dificulta la labor diaria. "El parque automotor creció, las calles son las mismas desde hace años y no pueden ser ensanchadas. Para lograr una asistencia inmediata es muy complicado llegar a algunos lugares", manifestó.

Prósper contó que si quieren entrar a Ciudad Vieja se dirigen por la rambla, pero al ingresar es "muy complejo" y "cuesta mucho estacionar". Además, criticó el poco respeto que hay sobre la sirena.

Este tema llegó a estar en la discusión del nuevo presupuesto en la Junta Departamental de Montevideo. El edil blanco de Alianza Nacional Javier Barrios Bove criticó el mal estado de las calles y agregó una historia personal. "Todos saben que mi madre sufrió un accidente, y terminó en una operación de cadera, hecho que motivó que la tuviera que acompañar en cuatro viajes en ambulancia (…) El reclamo de los choferes de esas ambulancias era el estado de las calles", comentó.

Aseguró que debían planificar en el momento por dónde era mejor ir. Eso "para que una persona que está fracturada no sintiera los desniveles de la calzada y al mismo tiempo no se vieran en un embotellamiento como los que hoy sufre Montevideo en ciertas arterias a las horas pico".

Datos y obras.

Montevideo tiene el 62% de las calles en "mal" o "regular" estado, según datos de enero de este año proporcionados a El País por la comuna a partir de un pedido de acceso a la información pública.

Hay 1.121 kilómetros de la ciudad que están en "malas condiciones", 726 que se encuentran en estado "regular", 611 en "buen" estado y 553 son de "muy buena" calidad.

Este año la Intendencia empezó a realizar obras que buscan mejorar estas cifras. La más significativa fue la de Bulevar Artigas y Avenida Italia en donde se hicieron trabajos de bacheo en hormigón.

Desde el lunes 14 de mayo comenzó la obra de reparación vial en Avenida Italia y a fines del mes pasado iniciaron la reparación de Carlos María Ramírez.

Estas obras "son visibles en las zonas más céntricas, pero no son muy visibles en los barrios aledaños". "No estoy estigmatizando, pero no es lo mismo que vayas por Colón, la Aguada, el Cerro o Mendoza. Hay partes que están bituminizadas y partes que no", agregó Caraballo.

Además, se viene llevando a cabo una mejora de la señalización de las principales avenidas. Esto incluye el repintado de carriles preferenciales y cruces peatonales. Otra de las medidas que impulsa la IMM desde marzo es la instalación de cartelería de velocidades máximas y preferencias ("Pare" y "Ceda el paso") en avenidas como Bulevar Batlle y Ordóñez, la Rambla, Bulevar Artigas y General Flores.

Permiten luces verdes para diferenciarse de los policías

En octubre del año pasado, la Cámara de Emergencias y de Asistencia Médica Extrahospitalaria del Uruguay pidió a la Intendencia de Montevideo que los colores de las sirenas de las ambulancias cambien de rojo, azul y blanco a verde para lograr una mayor diferencia con los móviles policiales.

Esto se debe a que los ataques a estos ve-hículos de la salud son habituales en algunos puntos de Montevideo. Por ejemplo, en la tarde del 1º de julio uno de estos coches fue atacado en Flor de Maroñas. Un grupo de delincuentes balearon a un móvil de una emergencias médica privada. Una bala no llegó a impactar en el conductor, pero sí atravesó su asiento. Según las víctimas, creen que confundieron las luces de la ambulancia con las de la Policía.

El pasado 16 de julio, la Intendencia de Montevideo dictó una resolución —firmada por el secretario general Fernando Nopitsch y el intendente interino en ese momento, Oscar Curutchet— acatando el pedido de estas ambulancias y, a partir de ahora, podrán cambiarlas.

Seguridad.

Más allá de esta resolución, existen otros episodios en los que los delincuentes tienen una intención deliberada de robar a las ambulancias. El pasado 15 de julio un móvil de UCM que asistía a un llamado de emergencia médica a cuadras del Borro fue asaltado. Los ladrones robaron pertenencias del médico, del enfermero y del chofer.

La Comisión Multinstitucional por la Seguridad del Personal de Atención Extrahospitalaria —integrada por el Ministerio del Interior, la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), los gremios médicos y la Cámara de Emergencias— ha tratado en varias oportunidades este tema.

En algunos casos, pidieron que la Policía traslade a pacientes que están ubicados en zonas consideradas "de riesgo".

Reparaciones de los coches por el estado de las calles

Jessy Caraballo, gerenta de Ambulancias Russomando, dijo que los vehículos tienen "controles estrictos" de parte de la Intendencia de Montevideo. "Nos controlan la cubierta, la limpieza", agregó. El período en el que suelen realizar el mantenimiento de los vehículos se acorta por el mal estado de las calles. "No es que influya en la economía a un nivel extremadamente alto, pero por supuesto tiene que ver", indicó Caraballo. En general sufren daños de amortiguadores y cubiertas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º