Costos de la Salud

Mutualistas ganan la guerra a ASSE

Gobierno laudó y costos de atención en urgencias se inclinan a favor de ciertos privados.

Disputa: la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) no salió favorecida tras la puja por quién paga la reforma de salud. Foto: Ariel  Colmegna.
ASSE no salió favorecida tras la puja por quién paga la reforma de salud. Foto: A. Colmegna

El debate por quién de-be asumir los costos de la reforma de la salud culminó esta semana tras la firma del decreto por parte del presidente Tabaré Vázquez que fijó los precios que deben pagar mutualistas y hospitales de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) por atender emergencias y urgencias de pacientes que son socios de otro prestador en cualquier parte del país.

La medida que ya se aplicaba entre algunas instituciones, sobre todo del interior, establece de ahora en más, por ejemplo, que los costos de la atención de una emergencia y/o urgencia de un paciente montevideano que por ejemplo se encuentra en el interior del país y que deba ser atendido en la mutualista más cercana, sean trasladados a su prestador de origen. Esta es una situación muy común en temporada de verano, cuando miles de turistas visitan el este del territorio y deben atenderse en algún centro de Maldonado o Rocha.

Pero la medida, en un intento por fijar los criterios de mo-do que ningún prestador cobre precios diferentes por una atención que se cree debe ser la misma, desató una reciente polémica por diferentes posturas sobre los montos que se deben pautar. Para tan solo poner un ejemplo, el precio para una consulta médica completa establecido por el Poder Ejecutivo fue de $ 361, está lejos de la propuesta por la Federación de Prestadores Médicos del Interior (Fepremi) que la situó en $ 805 o de la propia ASSE que se ubicó en $ 740. Según informó Qué Pasa, las mutualistas de Montevideo no pidieron más allá de los $ 299.

El presidente de Fepremi, Carlos Cardoso, dijo ayer a El País que lo establecido por el gobierno "es una forma injusta y asimétrica". Añadió que "esto está claramente por debajo de los costos se mire por el sistema de costos que se mire. No sé de dónde se sacan estas referencias de precios para decretar así; obviamente nos genera un perjuicio". A su vez, reclamó que gracias a la medida "sobre todo en el período de vacaciones, se van a generar subsidios".

Desde la vereda de enfrente, las mutualistas de Montevideo aplaudieron el anuncio del Poder Ejecutivo. Un gerente general de una de las mutualistas de la capital, señaló a El País que la medida no supone "demasiadas dificultades" ya que busca solucionar la "disparidad de precios" en las consultas a emergencias y urgencias. Además, señaló que "hay que ajustar mecanismos de pago, pero no es para preocuparse cuando hoy tenemos Consejos de Salarios".

En ASSE evitaron ayer hacer pública una postura tras la decisión del gobierno, pero a fines del mes pasado, en diálogo con Qué Pasa, el presidente del directorio, Marcos Carámbula señaló que "asumir los costos" con los bajos precios que proponen las mutualistas "sería muy difícil en este momento", e indicó que confiaba en que la Junta Nacional de Salud (Junasa) podría llegar a "un punto intermedio, para que nadie salga perjudicado". En la ley 19.535, la urgencia es una "situación clínica que, sin poner en riesgo inminente la vida o una función del individuo, requiere una atención médica en el menor tiempo posible". En tanto, la emergencia es una "situación clínica de deterioro agudo de la salud del individuo, que pone en peligro inminente su vida o una función y que requiere asistencia inmediata". Es decir, por lo que establece la ley, el cambio no debería llevar a que los usuarios hicieran consultas menores en centros de salud que no fueran el suyo.

Medida impacta en el interior

La decisión del gobierno repercutirá directamente en "algunos servicios del interior", indicaron dirigentes vinculados a la salud a El País, al tiempo que señalaron que "cualquier mecanismo que genere un subsidio hacia otro" provocará cambios. Los privados del interior y ASSE dicen que necesitarán más personal y más instrumental.

PRECIOS Y CONSULTAS.

Desde las glicemias a curaciones

El gobierno fijó los cuatro aranceles máximos para la atención de urgencias: consulta médica ($ 361), paraclínica básica ($ 488), terapéutica básica ($ 566) y la consulta a un especialista ($ 620). El primer ítem corresponde a una valoración médica completa; el segundo incluye diferentes métodos clínicos como hemogramas, glicemias, exámenes de orina simple, oximetrías, hemoglucotests, radiologías simples y electrocardiogramas. Por otra parte, el tercer ítem engloba a las curaciones, férulas, vendajes, aspiraciones, analgesias, anastesias oftalmológicas, diclofenac, sedantes, antialérgicos, antiespasmódicos, antieméticos, antihipertensivos y sueros fisiológicos. La cuarta variante, la más costosa, corresponde únicamente a la intervención o consulta de un especialista tanto clínico como quirúrgico. Para la ley 19.535, la urgencia es una "situación clínica que, sin poner en riesgo inminente la vida o una función del individuo, requiere una atención médica en el menor tiempo posible". La emergencia es una "situación clínica de deterioro agudo de la salud del individuo, que pone en peligro inminente su vida o una función".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)