CONSECUENCIAS DE LA PANDEMIA

Estudian la infertilidad en los hombres postcovid

Desde la Cátedra de Endocrinología advierten que aún no se demostró, pero “todo apunta a que sí la haya”.

Infertilidad en hombres. Foto: Shutterstock.
Es necesario observar qué pasa con los pacientes hombres en el largo plazo. Foto: Shutterstock.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Desde la irrupción del COVID-19 en el mundo a comienzos del año pasado se han lanzado muchas investigaciones científicas de todo tipo para estudiar lo que este virus produce en el cuerpo humano. La mayoría han logrado identificar lo que sucede en los pacientes durante la infección, pero cada vez se realizan más investigaciones para averiguar qué secuelas podría dejar en las personas que lo transitaron.

La etapa del postcovid aún tiene varios francos de desconocimiento, por su multiplicidad de efectos y porque hace muy poco que esta enfermedad está entre nosotros. En otras palabras, aún nadie transitó COVID-19 hace más de un año y medio y, por lo tanto, no se conocen los efectos de la infección en el largo plazo.

Una de las consecuencias del nuevo virus se produce sobre la producción de esperma en el hombre. Esto se puede afirmar a partir de que en los últimos meses se han llevado a cabo a nivel internacional decenas de estudios para establecer un vínculo entre la capacidad reproductiva o fertilidad del hombre y el hecho de haber sido positivo de COVID-19.

El director de la Cátedra de Endocrinología y Metabolismo de la Universidad de la República, Raúl Pisabarro, dijo a El País que “hasta ahora con los estudios que hay no se ha demostrado” el vínculo directo de la enfermedad “con la infertilidad masculina, aunque todo apunta a que la haya”.

Pisabarro explica que los estudios demostraron que la mayoría de estos pacientes sufren una orquitis, lo que se traduce como una inflamación de los testículos “a causa de que el virus se acopla allí”. Esto, luego genera una producción “mala en cuanto a calidad y cantidad de espermas” a partir de que el COVID-19 produce la “destrucción parcial de las células que modulan la espermatogénesis”.

Por su parte, Susana Cabrera de la Cátedra de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de la República dice que “lo que es clarísimo es que se produce un daño a nivel testicular, ahora, si ese daño es duradero y va a afectar a la reproducción, no se sabe con precisión”. Por este motivo, “lo que plantean todos los estudios es hacer un seguimiento a estos varones para ver qué pasa con el tiempo”, explica.

Cabrera remarca que los médicos “tienen que estar en alerta a que en el futuro puedan aparecer problemas de fertilidad en los hombres” por el COVID-19.

En esta línea, Pisabarro aclara que el seguimiento debe ocurrir “durante un año o más para saber con exactitud cuál es el efecto a largo plazo”, pero, el experto pronostica que “algo seguramente va a hacer porque el daño que ya se sabe que produce es importante”. De todas maneras, el médico aclara que quizás produzca algo “que luego sea reversible” a través de procedimientos médicos.

Por este motivo es que uno de los papers científicos divulgados sobre los efectos del COVID-19 en los varones advierte que “es urgente e imprescindible seguir a estos pacientes durante su proceso de recuperación del virus”.

La investigadora en salud reproductiva de la Facultad de Medicina Rossana Sapiro, analiza al respecto que aún “hay pocos artículos que investiguen realmente lo que está pasando en el aparato genital masculino y en el semen”, algo que limita las conclusiones que se puedan hacer sobre la fertilidad.

Además, Sapiro remarca que es “claro que si el paciente esta muy enfermo, nadie le estudia el semen, siempre se trata de pacientes recuperados” o con enfermedades no muy graves.

“Lo que más nos impacta ahora es lo que deja (el virus) a nivel pulmonar y a nivel cardiovascular porque es lo más eminente, yo creo que con el tiempo van a haber otros impactos que vamos a ir descubriendo y este es uno de ellos” subraya Cabrera y advierte que no debemos olvidar que “la pandemia lleva un año y poco, hay muchísimo para aprender todavía”.

El principal estudio realizado sobre el COVID-19 y su incidencia en la infertilidad del hombre es el que hizo el equipo de investigadores de la Universidad Justus-Liebig de Alemania. Allí se analizó durante dos meses el esperma de 84 hombres menores de 40 años que habían transitado el virus, en su mayoría de forma grave, y se comparó con el de otros 105 varones que no transitaron la enfermedad.

Entre quienes habían sido COVID positivo los marcadores de inflamación y de “estrés oxidativo en los espermatozoides” eran dos veces más grandes que en el grupo negativo, según el artículo publicado en la revista científica Reproduction.

más

Se descarta alerta de los grupos antivacunas

Desde el año pasado comenzaron a circular en las redes sociales y en diferentes portales de pseudociencia, afirmaciones de quienes militan en contra de las vacunas acerca de cómo estas perjudican la fertilidad.

Lo cierto hoy, es que sucede todo lo contrario. Aunque aún faltan más estudios, el propio virus podría perjudicar la capacidad reproductiva del hombre y las vacunas son en realidad la manera de evitar que eso suceda. El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos publicó días atrás que “no hay evidencia de que las vacunas lleven a problemas de fertilidad”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados