SIGUE EL ENFRENTAMIENTO

Los retirados avivan la polémica por la reforma de la ley militar

La consideran “pésima”, que causa “lesiones” y culpan al Frente Amplio y al Partido Independiente.

Los retirados militares se han mostrado molestos con la iniciativa oficial. Foto: F. Ponzetto
Los retirados militares se han mostrado molestos con la iniciativa oficial. Foto: F. Ponzetto

El Centro Militar (CM), entidad social que agrupa a militares activos y en retiro, hizo un cuestionamiento fuerte a los legisladores del Frente Amplio y del Partido Independiente que votaron la reforma de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas, afirmando que la misma causa “lesiones y desvíos” en la institución castrense, que a los legisladores les ha faltado “estudio del tema” y que, si bien están “bien inspirados”, “ignoran nociones y partes sustanciales” de la carrera militar.

Bajo la firma de su presidente, el coronel retirado Carlos Silva, la entidad social militar difundió el jueves 25 una nota en la que afirma que “en la redacción de la ley prevalecieron los prejuicios, la ignorancia de la realidad y en algunos casos un espíritu de encono hacia las Fuerzas Armadas”, fijando críticas a capítulos como el régimen de ascensos, las sanciones disciplinarias, el ascenso solo por vacantes presupuestales, la “modificación arbitraria” de la cantidad de oficiales generales y superiores, entre otros asuntos.

Desde la bancada del Frente Amplio no se les contestó, pero el senador del Partido Independiente Pablo Mieres alzó su voz y envió una carta al CM respondiendo ayer a esas críticas. “El voto está asociado a la señal política de que es necesaria una reforma para actualizar la estructura militar a los nuevos tiempos”, indicó Mieres, utilizando argumentos del diputado del partido Iván Posada que fundamentó el apoyo en el Senado.

Mieres afirmó en la carta remitida al Centro Militar que quizás se pudo “malinterpretar, con o sin intención política, la posición de nuestro partido con respecto al papel de las Fuerzas Armadas”. Y agregó que “nuestro partido está firmemente convencido de que las Fuerzas Armadas tienen un papel relevante en nuestra sociedad”, porque “creemos que su presencia y protagonismo en una concepción moderna de la defensa nacional es un componente indiscutible”.

Según la explicación de Mieres al voto de su partido, “la institución militar debe tener los recursos tecnológicos y estratégicos suficientes para realizar un control efectivo de nuestro espacio aéreo, de nuestra frontera terrestre y del control del mar territorial y su expansión sobre la plataforma continental, atendiendo a los nuevos desafíos y peligros que la sociedad contemporánea produce con respecto a nuestra soberanía y seguridad interna”.

En este sentido, añadió que “la realidad actual del país está muy lejos del óptimo y será necesario invertir con criterio político en la infraestructura necesaria para que nuestro país defienda eficazmente su soberanía territorial de forma mucho más contundente de lo que hoy tenemos”.

También señala “la importancia y la labor positiva del personal militar cada vez que nuestro país se enfrenta a una situación de emergencia o catástrofe”. Como se ve, Mieres en general no es muy crítico contra el pensamiento militar sino que plantea adecuarlo con la ley de reforma a los tiempos que corren.

Ley "pésima".

A vuelta de correo, Silva le dijo que la ley es “pésima” y que el voto a favor fue “equivocado”, quejándose a la vez de que los legisladores no “meditaron debidamente la cadena de lesiones” antes de dar “su desafortunado voto” a favor de la reforma. A Mieres en particular le respondió que “le falta estudio del tema” para “poder identificar los problemas que verdaderamente deben solucionarse” y, lo que “es más grave, los problemas que con su voto ha terminado creando”.

Silva, en nombre del CM, lamentó que los legisladores no hayan podido recibir a los involucrados en la reforma para “evitar el bochorno de hacerse innecesariamente cómplices de la estrategia oportunista y en parte revanchista del partido de gobierno”.

En el análisis que hacen los retirados sobre la ley se señala que “la eliminación de los Tribunales de Honor carece de justificación sustentable, desde que son sustituidos por otros tribunales cuya denominación sugiere ser muy similares”.

“¿Cuál será la verdadera razón de este cambio? Los uruguayos tenemos hoy altos índices de desocupación, inseguridad, el Estado crece y avanza sin pausa, y todo eso nos quita libertad. ¿Estaremos ante el declive de otro de nuestros derechos fundamentales como lo es el honor?”, preguntan.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)