La entrevista del domingo

Luis Lacalle Pou: “El poder no lo voy a compartir con los sindicatos”

Su nuevo eslogan de campaña busca derribar las acusaciones que lo ponen como “restaurador”: Evolucionar. El líder blanco del sector “Todos” trabaja para ganar las elecciones. 

Luis Lacalle Pou por Arotxa
Luis Lacalle Pou por Arotxa

Dice que aprendió de los errores de la pasada campaña y que no quiere dejarse llevar por el favoritismo que le muestran las encuestas. Tiene en mente ministros, su compañero de fórmula y hasta el número al que le gustaría llevar el déficit, pero por ahora prefiere guardarlos.

Las fotos lo incomodan. Dice que no le gustan. “Me cuesta posar y esas cosas”, comenta. Igual accede a las tomas que el fotógrafo le propuso. “Mirá que la tarea más difícil no la tiene él (por el cronista). La tenés vos para que salga una foto linda mía”, le comenta al reportero gráfico entre risas. Sin embargo sueña con una foto el 1° de marzo de 2020: él con la banda presidencial cruzada al pecho. Para eso trabaja el precandidato blanco Luis Lacalle Pou.

-¿Está preparado para ser presidente?

-Ahí hay una evaluación anímica intelectual personal, y después la del equipo. No es una actividad en solitario. La respuesta personal anímica e intelectual es sí. Y la respuesta en nombre del equipo también es afirmativa.

-¿Y lo estaba en el 2014? ¿Cómo evolucionó usted después de aquella derrota?

-Son distintas etapas de madurez. Primero y antes que nada, si perder no sirve de nada, ¿para qué sirve? Uno aprende perdiendo, aprende las cosas que tiene que mejorar, los momentos de la sociedad, de la política, los personales. Con nuestro equipo hemos crecido mucho y madurado. Hay una evolución propia, y de la realidad nacional, de las expectativas de los uruguayos. Nuestro equipo está a esa altura y en sintonía.

-¿Qué le dicen sus hijos?

-Pasaron de ser meros espectadores… En realidad, cuando hablás con ellos te das cuenta que están metidos. Un día venia con mi hijo Luis -el mellizo varón- a principios de la interna pasada y me dice: “Papá, ¿cómo vas a hacer para cambiar la encuesta si Larrañaga viene con 47% y vos con 9%?” Ahora por supuesto empiezan a entender más los cambios familiares. Las ausencias. Creo que valoran el esfuerzo.

Luis Lacalle Pou, precandidato por el Partido Nacional. Foto: Leonardo Mainé
Luis Lacalle Pou. Foto: Leonardo Mainé

-Ellos pueden llegar a vivir lo mismo que usted con su padre. ¿Hablan de la posibilidad de llegar a vivir en la residencia de Suárez?

-Sí, lo hablamos. Desde el punto de vista de las cosas que no pueden opinar y no tienen que decir. Por supuesto que tienen determinadas responsabilidades. Y lo hablamos también desde protegerlos. No de ponerles una coraza, pero sí anticiparlos de lo que puede pasar. Si nos llega a ir bien; siempre el condicional tiene que estar porque ni yo me puedo ilusionar, ni a mis hijos, hasta que las cosas no pasen. Si llega a pasar, va a haber mucha gente que con papá no esté de acuerdo, que legítimamente piense distinto, que a veces son más duros. Mi abuela paterna, que cuando Herrera se peleaba con alguien en política le preguntaba al padre: “Papá ¿a quién tenemos que dejar de saludar hoy?”. Y yo lo viví después con mi viejo. Y voy a tratar de no dejar de saludar a nadie y que mis hijos tampoco lo tengan que hacer.

-¿Por qué dijo que en 2004 la ciudadanía tomó una decisión sabia permitiendo el triunfo del Frente Amplio?

-Había un cansancio nacional, una desilusión. La sociedad estaba muy golpeada e iba por un cambio. Y si bien el Partido Nacional podía plantarse como alternativa, también estaba vinculado a la coalición, a la gestión del último gobierno, entonces yo creo que la gente decidió… No creo que se haya equivocado.

-¿Siente ahora esa sensación?

-Son procesos distintos. No estamos ante una crisis como en 2002. Sí creo que hay una frustración enorme de las expectativas y elementos que no son necesariamente de índole económico. La gente sabiamente, de nuevo, está pensando en la alternancia. De ahí a que lo haga depende de nosotros. Pero también de los otros partidos de la oposición. ¿Qué van a hacer?

-Si gana, usted dijo que visualiza un gabinete con cuatro partidos.

-Sí. Primero por necesidad para conformar una mayoría parlamentaria vamos a tener que conformar un gobierno de coalición. Le hace bien a un gobierno nacional, porque algunas medidas que vamos a tener que tomar requieren de mucho coraje, y cuanto más amplia sea la base política y por ende la base popular, mejor para un gobierno. Vamos a necesitar un Poder Ejecutivo con un poder de decisión muy fuerte. No tiene que ser uno de consulta, tiene que ser de peso político.

-Dijo que es inédito, ¿visualiza más complejidad al tener que negociar con tres partidos y no solo con los colorados como antes?

-No porque las medidas que se necesitan son sabidas. El Uruguay necesita sentido común y coraje para aplicar las medidas. Acordamos rumbo al balotaje, allí va a haber una plataforma. Si se gana el gobierno será multicolor. El gobierno empieza en la transición. Y allí vamos a tener una gran ley de urgencia donde ingrese todo lo que haya que modificar del Estado, salvo de lo que sea materia exclusiva de la ley presupuestal. El 1° de marzo se arranca con un gobierno que juega de memoria, que sabe a lo que juega y compromisos asumidos que vienen del proceso electoral.

Luis Lacalle Pou, precandidato por el Partido Nacional. Foto: Leonardo Mainé
Foto: Leonardo Mainé

-¿Por donde va en esa ley?

-Con los técnicos hemos conformado un gran archivo en nuestras computadoras donde ponemos los elementos que va a tener esa ley de urgencia. Va todo lo que se modificará. No va a ser una ley corta. Ni chica. Va a ser anterior al Presupuesto. Si no somos capaces de hacer en los primeros días una ley de urgente consideración que tiene plazos perentorios de aprobación, el primer año lo perdiste.

-En ese gobierno de coalición, ¿qué ministerios no negocia?

-Azucena (Arbeleche) es con la que venimos trabajando para Economía. No me gusta arrancar con no negocio. Obviamente educación va a ser Pablo da Silveira. Y después hay otros más: el de seguridad es uno de los que a uno le gustaría conservarlo. Sin perjuicio de eso, la responsabilidad última es del presidente de la República.

-¿A Pablo Bartol lo quiere en el Mides? En el acto del sábado 13 pasado fue muy aplaudido.

-(Risas y piensa unos segundos) A Pablo lo conocí en 2007 en el proyecto Los Pinos. Allí vi transformación y cambio. Dedicación, humanismo. Una persona que lidera procesos con resultados en lo social. En el 2014 le pedí que me acompañara. Quería tener a los mejores. Terminó la campaña, él siguió con su proyecto y yo creo que de ninguna política social del país se puede amputar la experiencia, el conocimiento y humanismo de Pablo. Es un tipo que quiero que juegue hasta donde él llegue. La pelota está en su cancha.

-Dirigentes del Frente dicen que si usted gana se van a perder las “conquistas logradas desde 2005”. ¿Cómo toma eso?

-Creo que fueron a la feria de Tristán Narvaja la semana pasada y justo había en oferta unas jaulas de cucos. Compraron seis. Pero las están largando demasiado a tiempo. Tienen que evaluar para no sacarlas todas juntas. Si vamos a tener una discusión panfletaria y decir las cosas por decir yo no puedo… Para discutir y rebatir hay que leer. Después pueden no creer, pero eso ya es un tema de ellos. Cree el ladrón que todos son de su misma condición. Y que como ellos mintieron en campaña yo también voy a mentir. Los Consejos de Salarios ya la vez pasada se sostenían. Nuestro documento del domingo habla de evolucionar. No es borrón y cuenta nueva. Cuando se me preguntó por la ley de matrimonio igualitario dije que no se va a cambiar. La ley del aborto lo mismo. Estoy en contra del aborto. Pero la sociedad uruguaya tomó una decisión. Voy a tener políticas para tratar de evitar el aborto. Algunas cosas voy a cambiar. El despilfarro en las empresas públicas. Ahora esas conquistas que ellos dicen. Si quieren discutir sobre eso creo que vamos a perder el tiempo.

"Vamos a necesitar un Poder Ejecutivo con un poder de decisión muy fuerte"

Luis Lacalle Pou, precandidato por el Partido Nacional. Foto: Leonardo Mainé
Luis Lacalle PouSenador y precandidato del Partido Nacional
Luis Lacalle Pou, precandidato por el Partido Nacional. Foto: Leonardo Mainé
 Foto: Leonardo Mainé

-Para la dirigencia del Pit-Cnt tampoco es un candidato que caiga en gracia. ¿Está preparado para enfrentar una presión sindical desde la cúpula?

-La Constitución establece que el que manda es el poder legítimamente electo, ¿no? El Ejecutivo y el Legislativo. Y allí es donde va a radicar la autoridad. Sobre todo en el Ejecutivo. Yo el poder no lo voy compartir con los sindicatos. No me parece ni legal, ni bueno. Ahora el ejercicio de la autoridad no tiene que ser refractario. Vamos a dialogar con todo el mundo. Yo me reuní con el Pit-Cnt en la campaña pasada y lo vamos a hacer ahora. Nos vamos a sentar a conversar. En nuestra línea programática se establece la creación de un grupo con empresarios y sindicatos para estudiar las grandes líneas a futuro. Ahora el que manda es el presidente de la República.

-¿Está en condiciones de asegurar que si gana no habrá aumentos de impuestos?

-Si la situación económica y fiscal es la de hoy, y no es que abra el paraguas, pero si mañana explota una crisis peor que la de Argentina o el déficit se va al 5%... Si aumentamos las tarifas o impuestos solo se van a generar efectos recesivos.

-¿A que déficit quiere llegar?

-Lo discutimos en estos días con Azucena. Lo primero que hay que hacer es cambiar la fecha. Está en crecimiento. Hay que frenarlo y achicarlo. No voy a decir un número.

-¿En la campaña tampoco?

-Capaz que sí. Hoy no. A mí me gustaría decir el número exacto. Lo tengo en la cabeza. Y los últimos que dijeron números no cumplieron. Pero tiene que ser un déficit…. No me hagas decirlo. No va a ser solo el ahorro para bajar déficit y bajar el costo de producción. La austeridad va a ser el doble. Parte del ahorro va ser para bajar déficit y parte para bajarle las amarras a los que producen. Si no hay una baja de tarifas y combustibles, difícilmente el país arranque.

-En las últimas campañas el que iba primero en las encuestas analizaba si aceptaba debatir. Hoy está liderando, ¿va a debatir?

-Sí, por supuesto.

-¿Incluso en la interna blanca?

-Y yo no tengo problema. Es más ilógico, pero no tengo problema. Lo lógico es debatir en la nacional, y sobre todo en el balotaje. La ausencia de debate le hace mal al país.

Austeridad desde ya y una ley de urgencia

La plataforma electoral de Lacalle Pou será bajada a tierra, con medidas concretas, a partir de febrero de 2019. Varias de las medidas serán parte de una “gran ley de urgencia” que impulsará en los primeros días del gobierno si le toca ganar las elecciones. Allí entrarán todas las modificaciones en la órbita pública: cargos de confianza, llenado de vacantes, recortes a gastos superfluos, uso de viáticos, flota de vehículos estatales. Pero el precandidato blanco quiere que el ajuste del cinturón para mejorar la economía del país y reactivar el sector productivo se inicie ya. Por eso le enviará al presidente de la República, Tabaré Vázquez, y al ministro de Economía, Danilo Astori, una carta pidiéndole que el actual mandato del Frente Amplio promueva un “plan de austeridad urgente”. Para eso, él ofrece el respaldo político de su partido.

“No podemos esperar hasta el gobierno que viene”, dijo Lacalle Pou en un acto del Movimiento Nacional de Rocha ayer al mediodía. “Cortar cargos de confianza, adscriptos, flota de autos. Ahí donde hay exceso de grasa, donde no toque lo social hay que hacer una dieta importante”, agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)