LA COLUMNA DE PEPE PREGUNTÓN

Control obrero

El caso es público. La empresa MontevideoGas, una subsidiaria de Petrobras en Uruguay, envió a 20 de sus empleados al seguro de paro.

¿La razón? La firma sostiene que la operación lleva años sin ser rentable, que el gobierno no ha cumplido con asegurar a la concesión el suministro de gas a un precio competitivo, y que el accionista (Petrobras Brasil) no hace sino poner millones y millones de dólares en un emprendimiento que solo pierde dinero.

Hasta allí nada nuevo. De hecho, la empresa adoptó una medida similar en 2018, pero el gobierno logró que la dejara sin efecto hasta encontrar soluciones para el sector. Las soluciones no llegaron y otra vez la pelota en la casa de doña María.

Lo novedoso es que, tanto en 2018 como ahora, el sindicato de trabajadores del gas anunció públicamente que si los seguros de paro no se dejan sin efecto no sólo ocupará la empresa, sino que además pondrá a MontevideoGas bajo “control obrero”.

¿Qué es eso del “control obrero? El dirigente sindical Alejandro Acosta advirtió en su momento que “no es solamente una ocupación, sino que la empresa pasa a estar gestionada directamente por los trabajadores”, explicó Acosta, quien sostuvo que el sindicato está preparado “para ejercer las tareas de administración y continuar prestando los servicios con eficiencia”.

El decreto 165/006 de la primera administración del presidente Tabaré Vázquez, el mismo que dispuso que la ocupación de los lugares de trabajo es una extensión del derecho de huelga, deja en claro que el “control obrero” no será admisible. “Los ocupantes no podrán asumir el giro o funcionamiento normal de la empresa, salvo en aquellos casos en que el empleador haya abandonado la explotación o no tenga representante en el país”, señala.

Eso quiere decir que en 2018 y ahora un sindicato amenaza con adoptar una medida que es ilegal. Pero ojo, que no todos creen que lo sea. La entonces ministra de Industria, Energía y Minería, y hoy precandidata presidencial Carolina Cosse, dijo el año pasado que si los trabajadores toman el “control obrero” de una empresa en el marco de una ocupación “están en todo su derecho”. Y hace algunos días el presidente de la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados, Luis Puig, dijo que toda la bancada del Frente Amplio considera que un sindicato tiene “legítimo derecho” de asumir el “control obrero” de una empresa durante un conflicto.

Este caso de MontevideoGas, ¿es una muestra de lo que se viene? ¿Tan lejos va a llegar el poder sindical? ¿Una empresa privada no va a poder enviar a alguien al seguro de paro sin que el gremio le amenace con ocupar y tomar el control operativo, administrativo y financiero de la empresa?
¿Dónde vamos a ir a parar si alguien no le pone ya mismo un freno a los desbordes del Pit-Cnt? ¿Vamos hacia Venezuela? Ya sabemos que la ingeniera Cosse cree que los trabajadores tienen derecho a tomar el control obrero de una empresa. ¿Y Martínez, Bergara y Andrade? ¿Y la oposición?

¿Así pensamos atraer a alguien a invertir, a apostar al Uruguay y a generar empleo?

Vamos mal. Y empeorando.

[email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)