MONITOREO BINACIONAL

Control ambiental a todo el río Uruguay

Luego de años de desencuentros, Argentina y Uruguay acordaron un plan de monitoreo integral del agua, los sedimentos y los seres vivos de los 500 kilómetros del río Uruguay.

Barcaza navegando el río. Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País.

La oposición tajante del anterior gobierno argentino a la instalación de la planta de UPM en Fray Bentos había demorado durante mucho tiempo una mayor coordinación en el monitoreo que ahora se sistematizará.

Una vez por mes y durante dos días se monitorearán tres puntos seleccionados de común acuerdo entre las partes. Un punto corresponderá a la parte norte del río, otro a la zona central y otra a la zona sur. Se analizarán los diferentes puntos con técnicos de la Comisión Administradora del Río Uruguay (Caru) de los departamentos de Ambiente, Hidrología y Navegación de la institución binacional.

Gastón Silbermann, que preside la delegación uruguaya en la comisión, dijo a El País que el río en términos generales está bien pero que se requiere un análisis sistemático. Se decidió adoptar el criterio de que se analizarán puntos de las aguas uruguayas del río que preocupen a Argentina y viceversa, explicó.

El monitoreo abarcará los 500 kilómetros de jurisdicción compartida entre Argentina y Uruguay, ubicados entre Monte Caseros (Argentina) y Bella Unión (Uruguay) hasta su desembocadura en el Río de la Plata, que será ejecutado por los técnicos de la CARU.

La cuenca del río Uruguay tiene 340.000 kilómetros cuadrados (180.000 en Brasil, 100.000 en Uruguay y 60.000 en Argentina). Ocho puentes lo cruzan (cinco binacionales y tres brasileños) y su caudal es dos veces mayor que el del río Nilo. Viven en su cuenca unas 975.000 personas.

Hay 55 islotes en el río que pertenecen a Uruguay y 61 a Argentina. El río requiere de un dragado cuasi permanente

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º