VENTA ILEGAL DE DROGA

Narcotráfico en Colonia, una carrera que no termina y que en un año dejó más de 100 personas condenadas

Quienes investigan y persiguen el narcotráfico en Colonia aseguran que cuando cae un grupo grande, el negocio queda en manos de los familiares.

Joven detenido en un operativo policial. Foto: Ministerio del Interior
Joven detenido en un operativo policial. Foto: Ministerio del Interior

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Uno queda al norte de la Ruta 1 y el otro descansa prácticamente sobre el Río de la Plata. Uno es El General y el otro, Villa de las Malvinas. Uno es un barrio y el otro un asentamiento irregular. Están ubicados en dos extremos opuestos del departamento de Colonia, pero tienen algo en común: la compra y venta de droga.

“Allá vienen los milicos”, gritó un niño de siete años cuando vio que el pasado lunes la Policía se acercaba en gran número a una de estas dos zonas con el fin de desbaratar a un grupo de narcotraficantes que tenía en vilo a los vecinos colonienses. Y desde ese grito del niño nacen las explicaciones de cómo en el último año, según indicaron fuentes judiciales a El País, más de 100 personas fueron condenadas por estar vinculadas a la venta ilegal de droga.

Quienes investigan y persiguen el narcotráfico en Colonia aseguran que cuando cae un grupo grande, el negocio queda en manos de los familiares. Todos cooperan vendiendo, consiguiendo clientes y avisando si ven a la Policía cerca.

Lucha policial.

Es una carrera que no termina. Primero un gran golpe, luego algunos días de tranquilidad y de nuevo un llamado anónimo que hace recorrer el mismo círculo una y otra vez. Ese llamado da aviso a la Policía de que una vez más está funcionando una organización de narcotráfico en alguna de esas dos zonas conflictivas. Según indicaron fuentes policiales a El País, las organizaciones son desmanteladas y los cabecillas van a la cárcel. Pero una vez que esto sucede el negocio queda en manos de los familiares de los presos.

Patrullero en calle de Colonia. Foto: Fernando Ponzetto
Patrullero en calle de Colonia. Foto: Fernando Ponzetto (Archivo)

Exactamente 29 personas condenadas y otra imputada fue el saldo del último operativo, ese en el que un niño alertó a sus familiares acerca de la presencia policial. El operativo se llamó “Potri Derby” porque los delincuentes mueven rápido la droga como en “una carrera de potrillos” hasta dejarla en alguna boca de El General o de Villa Las Malvinas.

Con “Potri Derby”, la fiscal letrada de Colonia Eliana Travers y la Policía del departamento apostaron a lo más alto. Fueron tras los cabecillas de los grupos que existen en Colonia y lograron detenerlos. En este caso, los delincuentes tenían toda una organización montada y proveían a las bocas de droga de Colonia. La base la tenían en Montevideo. Desde la capital trasladaban la droga a Juan Lacaze y finalmente la depositaban en El General o en Villa Las Malvinas. Uno de ellos iba a buscarla día a día en camioneta a la capital.

“Lo que existe en Colonia es el microtráfico”, explica una fuente de la investigación, que agrega: “Es el negocio más rentable”. La droga llega y se vende rápidamente porque hay muchos consumidores “leales”. Por este motivo es que en un año ya van más de 100 personas detenidas, condenadas e imputadas.

A diferencia de otros lugares, como Rivera y San Carlos (Maldonado), en Colonia no hay dos bandas enfrentadas, sino más bien grupos que cooperan entre ellos en el marco de una organización más grande. “Si falta droga en Villa de Las Malvinas, la banda de El General le provee y viceversa”, explica una fuente policial. “Hay una sociedad entre ellos y la droga va y viene”.

Pero una vez más el trabajo en conjunto entre Fiscalía y Policía permitió detener a 30 miembros de la organización, que una vez que fueron llevados a la Justicia obtuvieron penas de entre dos y cuatro años y medio de penitenciaría.

Hombre esposado es llevado detenido por policías. Foto: Archivo El País
Hombre esposado es llevado detenido por policías. Foto: Archivo El País

Bajo el nombre “Operación Guaraní I”, y más tarde Guaraní II, en 2020 la fiscal Travers había logrado la condena de más de 50 personas pertenecientes a una organización de comercialización de sustancias estupefacientes prohibidas. Entre estos había una famosa familia señalada como “dueños de varias bocas de venta de droga” desde hacía varios años.

Dicen en la Policía que el éxito de los operativos se basa en tareas de inteligencia, vigilancia y en denuncias de vecinos que antes “no se animaban a hablar”. “Ahora se han abierto a aportar datos porque ven que hay una respuesta policial que da resultados, y que no se implica a la gente. Porque la gente quiere colaborar pero tiene miedo”, confió un informante.

Luego de las condenas tras el último operativo, los investigadores se comunicaron y se dijeron: “¿Ahora a dónde vamos?”.

Un homicidio y lesiones personales

En el marco de los dos más grandes operativos que dirigió la fiscal Eliana Travers se lograron resolver otros delitos. En la “Operación Guaraní” se pudo aclarar un homicidio ocurrido en Colonia. En “Potri Derby”, en tanto, también se logró la condena de un hombre por un delito de lesiones personales.

Fuentes del caso indicaron que este había ocurrido tras una deuda de un comprador a un vendedor de droga. Si bien no es común que haya “ajuste de cuentas” entre las bandas que operan en Colonia, la Policía cree que la instalación de bocas en el departamento trae acarreados delitos de hurto. “Cuando un consumidor no tiene plata, va a robar cualquier cosa para vender o cambiar por poca droga”. Durante el último operativo se cerraron 16 puntos de venta de droga en la ciudad. De los 29 condenados a partir del último procedimiento, solo cinco tenían antecedentes penales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados